Inicio Cine ‘Deadpool’ o como hacer una buena película sobre un bocazas para la...

‘Deadpool’ o como hacer una buena película sobre un bocazas para la Fox y que no tenga que ver con Donald Trump

1529

Repaso a ‘Deadpool’.

‘Deadpool’ es sin duda una de las películas más exitosas del año.

Deadpool

En un mundo donde los senadores no se presentan a su puesto de trabajo cuando les llaman, pues voy yo y vuelvo por estos lares porque directamente me aburro. Y porque tengo diarrea, que me gusta dejarlo todo pringado por aquí. Soy así, que le voy a hacer. Hoy voy a hablar de algo muy serio que nadie se suele plantear:

¿Para qué vamos al cine?

“Para ver una peli so gilipollas” me diréis. Bueno, sí, es obvio. Pero analizándolo bien: ¿Para qué vamos al cine? ¿qué esperamos encontrar en las películas? ¿mero entretenimiento?, ¿una historia impactante y profunda que haga replantearnos nuestra mugrosa existencia? Si la película se titula Deadpool me basta con una buena historia de acción, y si es con espectaculares (que no apabullantes) efectos mejor. En el caso de X-Men todo ha sido un desastre desde el principio con la Fox, pero fue a partir de la tercera en la que la saga comenzó a desprender un pufazo hediondo e insoportable. ¿Por qué toda la historia y la personalidad de los personajes parecía una excusa barata para saturar la pantalla de FX?, ¿Por qué nos sobraban escenas bochornosas y salidas de contexto?, ¿Por qué se cargan (simbólica y literalmente) a la primera de cambio y de forma forzada a personajes tan importantes como Ciclope, Picara, Rondador Nocturno y Magneto? No hay quien lo entienda en serio.

Por un lado viene un puto subnormal inglesito de los cojones llamado Christopher Jonathan James Nolan con su apestosa adaptación de Batman y no solo se instaura con dos cojones en los anales del celuloide, también hace que sus amos, la gente de Warner Brothers, se forren de billetes para gastarlos en putas y cocaína. Y por el otro, en las oficinas de Marvel Studios empiezan a orquestar un muy estudiado plan de estrenos con el fin de culminar todo en una SUPER-LAPUTAHOSTIA-DECADENTE-SUPER-ULTRA-PRODUCCION- LEGENDARIA-DE LA PUTA HOSTIA JODER, que en el proceso también les está llenando las arcas de oro a base de bien. Teniendo eso en cuenta no me pueden venir ahora y colarme la escoria infecta de Batman como si no hubieran salido chorropotocientas películas la última década demostrando que se han planteado mal su manera de hacer cine.

X-men dias del futuro pasadoPor ejemplo WOLVERINE ES UNA MIERDA PASADA POR EL RECTO POR YA SABEÍS QUE PRODUCTORA, QUE NOS ESCUPE EN LA CARA, NOS PATEA LA ENTREPIERNA Y NOS TRATA COMO A VERDADEROS SUBNORMALES. Y así con todo que sale de la Fox. O no.

Por supuesto la Fox, teniendo el monopolio de los mutantes en el cine (Y los cuatro mandriles fantásticos) no se iba a quedar atrás, pero para hacerlo tan mal se necesita a mucho incompetente y subnormal profundo para así asegurar que va a ser un desastre de tamaño apocalíptico. Y no me digáis que X-Men días del futuro mierdero es buena porque apaga y vámonos. Por esta productora asistimos al suicidio profesional de multitud de prometedoras carreras de directores y actores de cine en tiempo real. Además me parece inconcebible que a estas alturas se despilfarre el dinero en tremenda montaña de caca incompetente, y además coñazo. Esto es más o menos mi resumen de las películas de la Fox.

Mientras veía cine de la Fox en la NEOX, como un Spin off de Wolverine random, no podía evitar preguntarme: “¿Se habrá visto a alguien más sinvergüenza e impúdico que Tom Rothman (jefazo de la fucking Fox entonces)?”. Antes preguntaba por qué vamos al cine, pues con este gilipollas tomando las decisiones nos acostumbremos a que en vez de darnos entretenimiento, nos traten como a retardeds carentes de sentido común e inteligencia. Tali-fanboyismo aparte, vuestro colega Mark Novoa presenciaba anonadado el final de la película, no porque se pasen por el forro de los cojones la historia original, sino porque ante el inmenso derroche de infantilismo y estupidez de las escenas, me hacía pensar en como cagarme en la boca de la madre que parió a tanto sinvergüenza, especialmente del guionista a quién aplaudo fervientemente por vender semejante cagarro como si fuese la hostia. Que huevos dios mío…

Y que decir del mismísimo Deadpool en esa película, pues nada. Sale, suelta dos putos chistes, le meten todos los poderes de los mutantes que estaban pululando por ahí en plan lata de sardinas rancia, y encima de mercenario bocazas nada PORQUE LE COSEN LA BOCA. Esto es una enculada que nos intento colar la Fox al respetable, y sin VASELINA ni nada para que nos entrase mejor. Que puto horror en serio.

Los cuatro fantásticosBueno como digo mi relación con la FOX no mejoro mucho, y mucho menos después de verme toda su escoria como el reboot de ‘Los Cuatro Fantásticos‘ que como pronostique a mis amigos, acabaría arrasando en los Razzie y así fue. Eso si que era una locura, en momentos me pareció ver que Reed Richards era un prepuber barbilampiño que iba a hacerse el rey de los piratas, cual Luffy sombrero de paja de ‘One Piece’, junto a los subnormales que se encuentra según el apestoso guion que estaban manejando. Ni un solo gomu gomu no pistol. Todo el infecto espectáculo al que asistí fue de traca y muy señor mio.

Cuando dijeron ‘Deadpool’ de la FOX me dije en su momento “iros todos a tomar por culo, en serio”, toca reventar otra vez al mismo personaje cual grano de pus, a ver si al final provocan infartos cerebrales y suicidios masivos. No estaba nada ilusionado la verdad, pero la campaña viral que se cascaron y la pintaza del tráiler acabo atrayéndome al cine, cual mosca a una boñiga de elefante. También es porque leí cosas en la crítica anglosajona como, violenta, indecente, inmadura… Eso, y muchas referencias a sus huevos (y chistes de pollas). Shut up and take mi money motherfuckers!!!!

Todo esto es debido al gran esfuerzo del mismo Ryan Reynolds, que insatisfecho sexualmente con su patética actuación en el spin off de Mierdero quiso darle a los fans lo que pedían: una degeneración. Y eso que el propio Reynolds ha pisado mierda para parar un tren como ‘Blade Trinity’, películas románticas random (inserte el lector la que quiera), o ‘Green Lantern’ (la cual humillan en la película, como al propio Reynolds) y por fin ha conseguido hacer algo memorable y perdurable. Pero con sus peros de los que ya hablare.

A su vez nos encontramos con Morena Baccarin que tras su debacle en el Remake de ‘V’ y haciendo de novia loca de Ted Mosby en ‘Como conocí a vuestra madre’, no le ha ido nada mal. La podíamos ver por Shitland y ahora la tenemos que soportar, el que se siga viendo ese desastre, en ‘Gotham’ ciudad de caspa. En esta película se convierte en el leit motiv y a su vez, como dice un amigo mio, nos regala una de los revolcones más sórdidos follandose a Ryan Reynolds en todas las posturas posibles y soltando cuantos chascarrillos puedan permitirse. Esta es una de esas cosas que Disney jamás permitiría en sus franquicias de superhéroes aunque directamente me sobren y punto.

Por esos lares también sale T. J. Miller (adorado por mi por su papel de Eldritch en ‘Silicon Valley’) haciendo del contrapunto cómico frente a Deadpool y teniendo momentos cómicos muy buenos. Cuando lanzas tantos chistes, muchos terminan funcionando; es simple estadística. Entre Ryan Reynolds y T. J. Miller hacen tantas bromas que el aspecto humorístico de la película resulta lo más maravilloso de todo. Es un no parar, así que siempre hay alguien en la sala que se está deshuevando. Algo admirable y nada pesado para mi.

Y luego tenemos al malo, en este caso a Ed Skrein, que desde que sustituyo a Statham en ‘Transporter’ esta que lo peta. Junto a el tenemos a Gina Carano que junto al bueno de Ed, han dejado un poco de lado la maña interpretativa de Cristopher Lambert ( ‘La Fortaleza infernal 2’) para intentar hacer algo mejor que las muecas de caracol estreñido que se cascan en sus films. Tampoco es que tenga un buen recuerdo de ellos, y esto es probablemente debido a que Deadpool es la estrella del film y acaba acaparando la pantalla como debe ser.

Deadpool

Tim Miller ha hecho una película de superhéroes retorcida y degenerada junto a un Ryan Reynolds totalmente predispuesto, donde es objeto habitual de chistes autorreferenciales. Mejor aún, las ocurrencias irreverentes de Reese y Wernick (Los guionistas de ‘Bienvenidos a Zombieland’ y como dicen en los créditos LOS PUTOS AMOS) siempre van un poco más allá, cuando crees que no se puede degenerar más. Eso solo lo hace peña con dos testículos de Adamantium. Deadpool es el ejemplo perfecto de un personaje que no necesita peligros mortales a los que enfrentarse. Mientras que Lobezno o Batman necesitan tener algo interesante que hacer, la mayor parte del tiempo lo que hace Deadpool es menos importante que los chascarrillos que va soltando mientras va haciendo lo que tenga que hacer. El número total de chistes de pollas no tarda en insensibilizar su impacto, pero se trata de una alternativa divertida a todas esas películas basadas en superhéroes tochos sobre “el fin del mundo a no ser que hagamos algo para impedirlo” tan típicos y tópicos.

Todo esto suena fresco y novedoso porque no se ha visto por el cine con infulas de ser comercial y rentable, pero solo quiero recordaros que el ‘Vengador Toxico’ de la Troma ya era así, he incluso sus spin off, ‘El Sargento Kabukiman’ o ‘El Hombre Delfín’, que aun siendo de los noventa, ya eran tan irreverentes aunque en este caso hablamos de serie Z. Esperemos que no se oxide esto TAN pronto.

En términos generales la película es una barrabasada maravillosa, una bestialidad que no decae y os recomiendo que os la veáis. Por cierto el único pero que podría añadirle es la tan manoseada y más que vista historia romántica que se cascan por el film, que a mi personalmente me sobra. Se que es muy del gusto del Media y es lo que toca aguantar.

¿Puede Fox por fin recibir la tan ansiada redención que necesitan? Yo diría que no, aun les queda mucha mierda que limpiar que han creado, pero esta película al menos me ha dejado un buen sabor de boca y un frescor primaveral único.