Cinemascomics.com | Cine, cómics y series
Cine

Sin tiempo para morir: El retraso podría ser una pérdida de 30 millones de dólares

Ayer informábamos que Sin tiempo para morir, la nueva película de James Bond, tiene complicaciones a causa del coronavirus. Esto se debe a que el estudio decidió retrasar la película por dicha enfermedad, pero esto podría ser una gran pérdida

El retraso de la fecha de estreno de Sin tiempo para morir, la nueva película de James Bond, fue estipulado para noviembre cuando la fecha original era la del 2 de abril. Sin dudas, esta decisión puede traer un gran número de consecuencias para el estudio Metro-Goldwyn-Mayer. La decisión sigue la lógica del mal menor, ya que mantener la fecha original acarrearía una bajada de espectadores muy alta en determinados lugares muy afectados por la epidemia del coronavirus.

Fuentes de The Hollywood Reporter señalaron que la productora calcula una pérdida entre 30 y 50 millones de dólares por el retraso de siete meses. Estos costes son inferidos de todos los procesos de marketing y distribución global. Por su parte, MGM señaló que la mayor parte del marketing de Sin tiempo para morir no ha sido presentado aún, aliviando cierta parte de la posible pérdida total.

La alternativa de mantener la fecha de estreno en abril tendría un coste muy superior que ahogaría la recaudación de la 25ª entrega del reconocido espía británico. El presupuesto estimado del final de Daniel Craig como 007 está a la altura de los 245 millones de dólares de Spectre en 2015. Aquella entrega de James Bond recaudó 880 millones de dólares en todo el mundo y no se esperaría menos de Sin tiempo para morir en unas condiciones normales.

Noticia relacionada
James Bond. Sin tiempo para morir presenta nuevo póster IMAX

Sin tiempo para morir: El retraso podría ser una pérdida de 30 millones de dólares

¿Cómo está el resto del mercado?

La alarma del coronavirus está obligando el retraso o cancelación de numerosos eventos de todo tipo en el mundo, desde ferias de tecnología hasta partidos de fútbol. El impacto que dan ciertas estimaciones en la industria del cine es de 5.000 millones de dólares. Las cancelaciones y retrasos por la epidemia siguen impactando en un efecto dominó.

Actualmente, en China han cerrado más de 70.000 cines desde el mes de enero. La anterior entrega de James Bond recaudó el 10% del total en el país chino. Por su parte, el resto de mercados asiáticos se verían afectados de gran manera.