Inicio Cine Críticas de cine

A la crítica no le gusta la nueva película de El Rey León

Disney se ha llevado una gran sorpresa al comprobar la opinión de la crítica de su próximo estreno: El Rey León.

Probablemente no afecta a la taquilla, pero las notas que ha obtenido El Rey León en plataformas que reúnen criticas son más bajas de lo esperadas. En RottenTomatoes tiene un 59% de salida y Metacritics un 57. Hay que recordar que la versión de 1994 de animación tiene un 93% en Rottentomatoes y un 88 en Metacritics. Así que esperamos que al menos les reporte un buen dinero, sino este remake no tiene sentido.

A la crítica no le gusta la nueva película de El Rey León

Esto es lo que dice la crítica de la nueva adaptación de un clásico de animación de Disney:

  • Se junta mejor que el horrible remake de Aladdin de acción en vivo que salió en mayo. Pero eso no dice mucho. Hay tan poco en el medio.
  • Un autorretrato bien interpretado pero en bancarrota creativa de un estudio de cine que se come su propia cola.
  • Para toda la majestuosidad tecnológica del remake, esa mística especial única de la original de 1994 se encuentra mucho más allá de donde la luz toca.
  • El Rey León está muerto. Larga vida a El Rey León.
  • Los cineastas toman los momentos y personajes más memorables de la película original y los agotan de todo lo que les dio vida en primer lugar.
  • Esta es una película fantástica por derecho propio, y merece plenamente ser visionada.
  • Esta aventura dirigida por Jon Favreau apunta a traer el mundo animado tan querido a la nueva era. Y si bien logra ese objetivo con la animación transformadora, no tiene el peso emocional de la original.
  • Disney nos trae una versión de El Rey León que no es tan “agradable” como su predecesora.
  • Una de las mejores cosas de esta nueva película es la música. Puedes sentirlo en tu pecho, tu cabeza y casi creer que estás en su territorio.
Noticia relacionada
Netflix pierde 17 billones de dólares en un solo día

En definitiva, Disney debería hacer películas nuevas y dejar de hacer remake de sus clásicos de animación que no llega a igualar en ningún momento.