Crítica a Navidad Sangrienta: ni sangrienta ni remake, ni nada - Cinemascomics.com
Cine Críticas de cine Noticias

Crítica a Navidad Sangrienta: ni sangrienta ni remake, ni nada

Navidad Sangrienta se estrenó el viernes en la cartelera, dirigida por Sophia Takal y protagonizada por Imogen Poots, Aleyse Shannon, entre otras.

Un grupo de estudiantes es perseguido por un extraño durante sus vacaciones de Navidad.

Navidad Sangrienta es el remake de un remake,

es decir, una película que ha perdido todo el parentesco con la original y que es una copia barata y cutre del remake de esta. La temática de las hermandades, ya lo exploró Hermandad de Sangre, y salió airoso, aquí pues… no ha sido así. Este remake explora el feminismo (tan de moda en el cine) y que creo que ha sido esa la razón por la que se ha llevado a cabo.

Navidad Sangrienta hace amago de slasher,

pero escapa muy mal de ello; quizá apunte más el thriller que al terror, porque lo que es terror pues tampoco. Es una película más seca que un pavo asado de más. En cambio, el remake del 2006 aportaba cosas nuevas, aquí solo tenemos una película con fines comerciales que se pegará el batacazo en taquilla y merecidamente. El guion de Navidad Sangrienta es propio de una mala parodia de los años 00, así como los diálogos, que parecen escritos por noveles sin experiencia y genera situaciones “cómicas” cuando no debe, porque es así de mala; los personajes no tienen chispa ni diseño ni desarrollo, están ahí simplemente para que haya película, me importa poco si mueren o viven; son de plástico.

Navidad Sangrienta nos vende un slasher feminista muy poco trabajado y muy forzado,

que no aporta nada ni siquiera a la propia causa feminista. Y, por otro lado, no hay muertes como corresponde en el género y lo poco que se ve es una birria de corto de serie B. Bueno, ni eso, que en las serie B hay más sangre. Y el asesino es una copia muy barata de Ghostface; pero con arco.  Aquí pues una hora y media de pérdida de tiempo.

¿Qué te parece Navidad Sangrienta? Cuéntanos tu opinión en los comentarios o en nuestras redes sociales.