Inicio Cómics ‘Piloto fantasma: Leyenda’, el final de la carrera

‘Piloto fantasma: Leyenda’, el final de la carrera

Compartir

Finaliza la saga de Roberto Reyes, el ‘Piloto Fantasma’. El primer Ghost Rider que viaja sobre 4 ruedas se despide con una gran traca final.

Rugen los motores, los coches aceleran, y en segundos la carrera se acaba. Felipe Smith escribe el final de la colección, que no del personaje, que recopila Panini en este tomo. Ahora el Piloto tiene otro destino, las ‘Secret Wars’, y un grupo, el de todos los Ghost Riders.

Tras la primera gran victoria donde se ha distinguido el héroe, le toca lo más difícil seguir siéndolo. Descubrir los misterios, sus fuerzas y sus flaquezas, y como las enfrentará, ahora es cuando Smith se esfuerza, antes tenía que conseguir una base sólida, ahora es cuando puede empezar a sorprender. El “cráneo llameante”, “el robo cráneo”, el barrio de Los Ángeles donde viven los hermanos Reyes tienen un nuevo protector, y las cosas parecen mejorar. Incluso para esta familia todo está mejorando. Pero los enemigos están vencidos, no desaparecidos, y toca continuar por el camino de la venganza, con un espíritu de la misma dentro, ¿o no?

piloto fantasma

Final que deja con la impresión al lector de no ser definitivo ni el que el escritor quería, se ve que tenía más extensión, pero con ‘Secret Wars’ por en medio, pues tuvo que correr. El público será ahora el que decida si veremos un retorno del piloto. Smith tenía claro que los personajes evolucionan, y que son los secundarios los que dan forma a la historia y al protagonista. La mejoría de Gabe, de eso estoy seguro, era la clave para descubrir donde iba la humanidad de Reyes. La poca extensión obligo a que el hermanito se recuperara rápido, para poder plantear la lucha por el alma del nuevo Ghost Rider. Que arranca con un viejo Ghost Rider. John Blaze visita la colección para descubrir el origen del nuevo “cráneo llameante”, y como no podía ser de otra forma, hay una pelea de por medio entre nuestros conductores infernales.

piloto fantasma

Smith decidió que Mr. Hyde era el enemigo adecuado para Reyes, y aunque no tiene un gran papel en este tomo, es el recurso que potencia nuevos desafíos, la banda que usa su droga, la batalla en el instituto con sus compañeros miembros de la misma, no está muy presente pero sí que es culpable. Aunque sonará repetitivo, la verdad es que es una pena que no tuviera más espacio, ya fuera por que las ventas apretaban, o por la cercanía del gran final del Universo Marvel, pero todo lo planteado daba para más páginas, y para mucho más. Felipe Smith demuestra que en poco se puede contar la historia, pero la historia podría haber sido mucho más. Podría haber hablado de cosas que ya había tocado, los barrios marginales de Los Ángeles, las drogas y los adolescentes, la adolescencia perdida, los riesgos de las malas decisiones, el poder descontrolado. Todo está aquí, pero quedaba mucho más que contar.

piloto fantasma

Y tenemos nuevos dibujantes. Y Trad Moore dejó un listón muy alto, el arte era lo mejor del primer tomo, sin querer minusvalorar el resto del cómic, la potencia de Moore es difícil de igualar. Y Damion tiene algunos puntos en común, las líneas cinéticas, las viñetas alargadas, las perspectivas y físicos imposibles, aunque su trazo es de lineas más curvas al contrario que las rectas de Moore. Pero se hace confuso, acumula imágenes y se olvida que el espacio es parte de las mismas, y la narración se ralentiz y pierde consistencia. También el mismo Felipe Smith aparece como ilustrador, encargándose del cierre de su texto, con un estilo que se nota influenciado por oriente, pero que busca contar su historia más que llenarla de imágenes chulas.

Aunque el cierre llega pronto, da la impresión que ha dejado mucho en el tintero. Veremos si tras ‘Secret Wars’ volvemos a ver a Roberto Reyes conduciendo su monstruosidad llameante. Felipe Smith sigue conduciendo el destino de los Ghost Riders, no creo que se olvide de su creación.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.