Noticias / Cine / Críticas de cine / PIG. Nicolas Cage al rescate de su cerdita cazadora de trufas
Críticas de cine

PIG. Nicolas Cage al rescate de su cerdita cazadora de trufas

En Pig, Nicolas Cage es un cazador de trufas que vive solo en las tierras salvajes de Oregón, debe regresar a su pasado en Portland, en busca de su amada cerdita que ha sido secuestrada.

Michael Sarnoski es un director y guionista estadounidense que hace su debut como director de un largometraje con “PIG”, protagonizada por Nicolas Cage,  Alex Wolff y Adam Arkin.

Crítica

Nicolas Cage comenzó su carrera haciendo películas con directores no comerciales, pero que con el tiempo resultaron ser genios del cine, que plasmaban una imaginación y libertad desbordantes, como David Lynch,  Francis Ford Coppola,  o los hermanos Cohen. Tras alcanzar el máximo de su fama hizo innumerables películas comerciales, con muchísimo presupuesto, mucha taquilla, pero menos calidad. Ahora que ha terminado ese periodo. Nicolas Cage vuelve a sus orígenes, con películas como PIG. Que no siguen un esquema establecido, y que no son moralmente correctas con las ideas que circulan  del momento. El guion de PIG, rezuma de libertad creativa, aunque su estilo ya estaba plasmado, en la década de los 90, en las películas de los Hermanos Cohen.

Nicolas Cage interpreta a un solitario buscador de trufas que vive con su cerdita, y que lleva 10 años sin contacto con la sociedad. Aislado, sin cuidar su higiene y su  imagen física, parece que el titulo PIG hace referencia a él. En una vida pasada fue el más famoso Cheff de Portland, y en el círculo de los chef, es un mito viviente.

Al regresar a Portland se introduce en el oscuro mundo de los cheff, que siguen unas reglas particulares. Se juntan en lugares secretos para realizar peleas clandestinas de cocineros. Es un mundo similar a la de la mafia, pero en lugar de matones con armas de fuego, hay cocineros que preparan platos únicos exquisitos, y en el que el ya no es nadie, pero todo el mundo le tiene un profundo respeto. En estos 10 años de soledad ha adquirido una sabiduría propia, y por medio de la palabra tiene el poder de llegar a la esencia del alma de la otra persona, de sus anhelos, sus miedos,  y ver más allá de la apariencia, dejando a sus interlocutores atónitos sin saber que decir. Y todo esto sin ser capaz de darse una ducha y arreglarse, entra en los mejores restaurantes o mansiones como un autentico cerdo.

En PIG se muestra que el ser humano es el creador de realidades. Que lo bueno, lo malo, y las reglas de vida las creamos nosotros, y existen tantas realidades y morales como grupos de gente existen.

Es una película diferente porque no sigue la línea general de las películas comerciales que educan a la gente, e inculcan ideologías. Tiene libertad de creación, lo que hace que no se sepa  lo que va a pasar, y sorprenda de principio a fin. Peca a veces de demasiado lenta y simple. Con unos directores como los Cohen, la habrían enriquecido un poco más,  y habría llegado a un nivel superior. Aun así es la película que más he disfrutado viendo este año.

Te recomendamos