Inicio Series de televisión ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’: Un triunfo sobre el Nolanismo

‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’: Un triunfo sobre el Nolanismo

6316

Desde que la Marvel tiene de nuevos amos a la Disney, estos últimos dicen salta y los otros preguntan a qué altura y demás. En esta crítica de ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’, me voy a hacer muchas preguntas a las que intentare encontrar una respuesta, no una respuesta chapucera como la todas las respuestas de la serie, si no que intentare darle algún sentido, si puedo claro. Lo que me atrajo de la serie era que no veía nada de Nolanismo (vuestra nueva y falsa religión) por ninguna parte y eso me convenció. No era dark y angustioso como vuestro colega el Batman cazallero, ni como el millonario ese que va disparando flechitas y clavándotelas por la espalda a lo guarro, veía algo más de iluminación y menos pretensión en este producto. Venido del microcosmos creado por la Marvel a raíz de sus películas, podemos ver que al menos te dan lo que te promete: una historia ligera, aderezada con chistes malos e intentos de hacer que esto va en serio, pero que gracias a los efectos especiales recargados al nivel de Sharknado, y esos cromazos descarados que se meten en las escenas, acaba todo esto en un espectáculo infecto en el que se nota que han perdido el norte desde hace bastante tiempo, básicamente desde el principio.

Esto es lo que llamo una serie Nikita. Y aquí viene mi teoría.

la_femme_nikitaCon serie Nikita me refiero a la serie ‘La Femme Nikita’, una producción Canadiense de los 90 muy probablemente francófona, que a día de hoy me pregunto porque cojones duro 96 episodios. Esta serie va de una tía que tiene de supervisor a una especie de garrulo algo deforme facialmente hablando y que hace como que es una especie de agente secreto de no sé qué ostias. Típica serie que te veías con tus padres en el sofá de casa, pero en la que solo me asaltan malos recuerdos sobre ella. No sabría a ciencia cierta si la serie ‘Nikita’ es una serie ‘Nikita’ ya que me he basado en la sensación que me dejaba después de verla (Michael te odio, no es que odie a tu personaje por qué no lo recuerdo apenas, te odio de una manera totalmente superficial y cruel, sencillamente tu cara me pone enfermo y encima que fueses de fucker no pega ni con cola). Nikita ni siquiera fue la primera serie Nikita que me trague. Probablemente la primera serie Nikita que recuerdo es ‘La Cosa del Pantano’, la memoria se me nubla al intentar rescatar alguna escena de esa serie de mi mente. Solo sé que era espantosamente cutrona, que el malo hacia cirugías estéticas a destajo, que el protagonista era un chaval pedorro con una madre Milf que ponía palote a la Cosa del Pantano (no es biológicamente posible, lo sé) y que en un episodio había dos gilipollas que cuando los mataban echaban espumarajos de Dan-up por la boca. Una buena publicidad para Danone diría yo.

Las series Nikita son un cajón desastre, donde hay ciertos puntos que pueden ser comunes en muchas de ellas pero no en todas. El único criterio de clasificación para las series Nikita es el regusto a cutrez y la acidez de estómago que te dejan después de verlas. Es imposible definir objetivamente cuando la serie es Nikita, simplemente cuando una de ellas se cruza por delante de tu napia, sabes que lo es y punto. No me entendáis mal, hay series Nikita que me gustan mucho, pero no dejan de ser técnicamente una puta mierda así que aquí os dejo un anexo sobre series Nikita a modo de ejemplo (hay muchas más por supuesto):
‘La Cosa del Pantano’. En serio, era para mear y no echar gota.

‘Nikita’. Fijo que estaba en francés y todo.

‘Embrujadas’. Las del poder de tres y todas esas mierdas. Lleno de efectos especiales paupérrimos y con personajes que no aportaban nada a la trama como Leo.

‘Smallville’ (Serie ‘Nikita’ por excelencia). Describiré lo que me pasó con esta serie: Los noventa nos hicieron mucho daño por lo visto, y todo comenzó con una película para la televisión. Con el tiempo se cascaron la serie entera y por lo visto tanto en el FX como en los demás aspectos de la producción, se quedaron en hace una década y decir que era una serie sobre Superman, era decir nada (y yo que pensaba que iba sobre un pueblo de la América profunda donde los chavales obtenían superpoderes cutres cuando les caía un pedrolo verde en la jeta), así que decidí verla un poco más la próxima vez que la echasen por la tele, para ver si la había juzgado mal. Pues no, había acertado de pleno, una serie ‘Nikita’ en todo su esplendor, con colorines epilépticos, villanos de opereta, escenas de supuesta tensión que me hacían deshuevarme de la risa, actuaciones de mierda y una interesante lucha para intentar engañar al canal que compraba esa serie y demostrar que valía para algo seguir emitiéndola.

‘Farscape’. Todas las series australianas y canadienses son series Nikita.

‘Andromeda’. Ni siquiera Kevin Sorbo pudo salvarse de ese esperpento.

Y un largo etc. de series que paso de desgranar, porque si no esto se haría demasiado largo.

Las características comunes sobre las series ‘Nikita’ suelen ser estas:

  • Bajo presupuesto o alto presupuesto mal utilizado (Justo como Nolan).
  • Un increíble abuso del croma como si no hubiese otras formas de hacer las cosas.
  • Una cantidad infumable de chistes facilones.
  • Obligada clasificación PG-7 para que todo el mundo pueda revolcarse en el barro junto a ellas.
  • La peña suele tener superpoderes estrafalarios o increíbles habilidades con tecnología futurista que no usan casi nunca para su propio beneficio a no ser que sea para gastar una broma absurda e infantil que sirva como desahogo cómico
  • Suelen tener uno o varios (casi siempre varios) episodios donde a los personajes se les va la pinza y se vuelven malotes, creando situaciones supuestamente dramáticas aunque tu estés deseando que se maten de verdad los unos a los otros (a veces esto se cambia por el episodio del musical o en su defecto el episodio en el que salen los guionistas hablando de la serie porque no hay presupuesto).
  • Uso a discreción de máscaras y disfraces chorras.
  • Esta es especialmente buena; su concepto de persona fuerte e independiente suele consistir en un gruñón o gruñona que va todo el día con un palo metido en el culo, solo para que dentro de unos cuantos episodios venga otro personaje de sexo contrario a romperle esa coraza que lleva, porque el amor lo puede todo y el verdadero problema de ese personaje es que iba mal follado.
  • Y para finalizar suelen añadir en las últimas temporadas alguna relación homosexual entre personajes para remontar la audiencia y parecer “Súper mega rompedores, tía”.

Como veis en muchas coinciden con ‘‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’ y no es por mera coincidencia.

los vengadores

De esta manera tan cutre, la Marvel ha contado con vuestro apoyo crucial en su largo peregrinaje para meternos sus productos a presión por detrás (sin escupitajo de cortesía ni nada) todo lo que puedan y más, permitiéndoles afrontar nuevos riesgos y retos (y de paso ignorando todo lo que se produjo sobre ellos de antes de Blade del 98), llenando la gran pantalla con sus aceitosos superhéroes en sucesivas producciones como ‘El Increíble Hulk’ (2008) de Louis Leterrier, ‘Iron Man 2’ (2010) de Jon Favreau, ‘Thor’ (2011) de Kenneth Branagh oCapitán América: El Primer Vengador (2011) de Joe Johnston y demás. Las referencias y guiños en estas películas al Universo Marvel, la introducción de personajes como la Viuda Negra interpretada por Scarlett Johansson, los recurrentes cameos de Phil Coulson y Nick Furia, las menciones cada vez menos disimuladas a de S.H.I.E.L.D., han servido como armazón y excusa para ensamblar una continuidad cinematográfica de la Marvel que acabaría mostrándose en su mayor apogeo con el estreno de ‘Los Vengadores’ en 2012 de Joss Whedon. Pero, cuando la Disney incorporó el Universo Marvel a su catálogo de licencias, su intención era llevar la magia potagia de las creaciones de la Marvel a todas las plataformas posibles. Así nació ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’ A partir de aquí Spoilers a tope.

nick-fury
David Hasselhoff como Nick Fury

Eso es precisamente lo que ha vuelto a hacer la Marvel con ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’ ha cogido todo lo que sabe que te gusta y le ha quitado la etiqueta para que no sepas del todo lo que te estás tragando (aunque cuando pase por el recto, sabrás perfectamente que era). Crees que te va a gustar, y lo pruebas. Pero no está bueno, esta insípido de cojones y os diré por qué. Podrían hacerse otros muñecos de “barro” con los mismos moncayitos pero prefieren pasarse por eso del estereotipado básico para vender sus bromas, sus guiños, sus planos y sí, sus “chicas diferentes” parecen que las hemos visto en mil sitios diferentes y causa repulsión cuando te das cuenta. Bueno, es mejor decir “supuestamente diferentes”. Aquí todo está tan estereotipado que casi dan ganas de coger a la Marvel y meterle una patada en la boca a Mickey Mouse para que hagan algo diferente de verdad, porque propiedad intelectual tienen de sobras entre ellos y la Marvel. El problema viene de la ABC, canal de televisión en el que por lo visto tiene más reglas de lo que NO se debe hacer en sus series, que es directamente más sencillo preguntar lo que SÍ se puede y así dejar de auto-flagelarte cuando escribes un guión. ‘Agents of de S.H.I.E.L.D.’ es un “para todos los públicos” muy blandito, con muy poca chicha (y la poca que tiene le añaden serrín para que parezca que hay más) en donde al final te meten a presión que todos los enemigos que tienen son el mismo, y todo para meterte episodios y más episodios en los que no pasa absolutamente una mierda pinchada en un palo. Al menos no tiene tufillo a pretencioso. ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’ incluso se permite algunos momentos en la trama para jugar con la crítica social, intentando encajar el sentido de quedarte maravillado ante lo superheróico de la Marvel (pero sin que aparezcan ninguno de ellos, solo los nombran), en un mundo hasta los topes de supersoldados, monstruos verdes, elementos químicos de no sé qué lugar de la tabla periódica, dioses nórdicos y CGI cutrones que se abre e impacta contra nuestra propia sociedad y donde de S.H.I.E.L.D. es la última defensa que nos queda. Lo cual es muy triste si lo piensas. Al menos este segundo piloto para una serie de televisión sobre de S.H.I.E.L.D. tuvo más aceptación que el anterior. Es posible que muchos de los que descubrieron a Nick Furia de la mano de ‘Los Vengadores’ o de la primera película de ‘Iron Man’ no sepáis que en el año 1998, la Marvel se anticipó al fenómeno de superhéroes audiovisuales por un par de años, con un piloto para la Fox donde presentaba la agencia de espionaje al mundo televisivo. Era una época dorada donde Nick Furia todavía era blanco y no se le reconocía por el rostro del omnipresente en todas partes Samuel L. Jackson (como dicen en Family Guy, hasta algún día puede que aparezca en una porno) y nadie mejor que el puto dios de la interpretación casposil David Hasselhoff (con la excepción de Rutger Hauer) para dar vida al primer espía de la Marvel, en el mil veces olvidado ‘Objetivo Manhattan’ (Nick Fury: Agent of S.H.I.E.L.D.). , de hecho el mismo Hasselhoff aseguro que Stan Lee en persona le llego a decir que era el Nick Furia perfecto y no se imaginaba a otro en el papel. Supongo que se le debió caer el alma al suelo al ver a un Gangsta del gueto haciendo del personaje que el llevo a la pantalla en el 98. Solo es una hipótesis claro. La cadena, sin embargo, decidió no conceder luz verde a este primer episodio escrito por la putita de Nolan: David S. Goyer, ahora adorado por todos vosotros como un falso profeta que ha prostituido cuantos cómics ha podido desde hace casi 20 años. Al contrario, lo retocó para convertirlo en un telefilme de serie B que ha quedado en los anales del cine cutre de serie Z. Nadie por aquel entonces pensó que 15 años después, de S.H.I.E.L.D. volvería a la pequeña pantalla, más que nada porque todos recordaban a “The Hoff” como Nick Furia.

Nos encontramos en el mundo de la Marvel donde cualquier panoli puede conseguir superpoderes. Un accidente laboral en el Mcdonalds te puede dar el poder de freír hamburguesas con los rayos láser que te salen de los ojos, un día de paseo te muerde un lemur radioactivo de cola anillada y tienes los colores de su cola que no te sirven para nada, otro estas echándole fichas a una chica y aparece un tío que te da una droga americana para que funciones mejor en la cama, pero no, resulta que puedes convertirte en Trancaman y combatir el crimen con tu arma justiciera. Puede sonar a ‘Mistery Men’, pero está a la altura. Por lo visto alguien tiene que poner orden en plan Sheriff del oeste y ese alguien es de S.H.I.E.L.D., unos espías que tienen tecnología futurista de vanguardia basada en el croma y el muy poco esfuerzo por parte de los becarios de FX, que deciden que ellos partirán el bacalao a partir de ahora. Al frente del equipo está el Agente Coulson, un tío que la palmo en ‘Los Vengadores’ pero que ha vuelto para demostrar que no estaba muerto, solo estaba de parranda. La explicación de mierda que se cascan en la serie para decir que lo han medio resucitado, dan ganas de coger a todos gilipollas que se implicaron en el proyecto y condenarlos a que les sustituyan en las tareas de escritura un grupo de babuinos subnormales borrachos que se pelean entre ellos usando como arma arrojadiza sus propias heces. Al menos lo harían mejor. Sin abordar que mierdas pasa con el resto de personajes secundarios sosos que pululan por el plato, (en donde radica uno de los grandes problemas de la serie al contar con un elenco sin ningún tipo de brillo), acaban explicando que el Agente Coulson en realidad sí estuvo muerto por varios días y que Nick Furia (el negro, no el blanquito lechoso) se empeñó en lograr revivirlo junto a un equipo de médicos que llevaron a cabo intervenciones quirúrgicas tipo Frankenstein que otros doctores jamás se atreverían a realizar, porque ellos no son Nick Riviera. Siempre pueden apretar el botón de reset para decir “Todo lo que sabias hasta ahora es falso, esta es la verdad”, pero por el momento esta es la versión chana y pedorra de cómo Coulson se mantuvo con vida y me parece que es una respuesta de mierda.

agentes-shield

Junto a él se unirá en su nuevo equipo de S.H.I.E.L.D., la China Cudeira con mala ostia, el ingeniero nerd de turno, la cerebrito pedante, el reservado y arisco agente solitario sin aptitudes sociales, y la hacker risueña, guapa y “buenroller” de turno. Tiempo después un hermano de los Black Panther se les unirá para hacer la serie más étnicamente aceptable. Una panda de idiotas vamos. De vez en cuando se dejara caer por algún que otro episodio la lacaya de Nick Furia (Robin de ‘Como Conocí a Vuestra Madre’), el Gangsta del Harlem que maneja la organización esta de marras, otro Gagsta pero cibernetizado y del Bronx, y un par de asgardianas buenorras random para cuando cae la audiencia en picado. La premisa está bien, gente sin poderes de ningún tipo que van buscando, procesando y neutralizando si es menester, cuestiones que no tienen explicación lógica, y mientras van haciendo como que hacen algo. Un par de interrogantes chorras se imponen en la serie para que tengas ganas de ver más como la comentada resurrección de Coulson, quien pollas es el clarividente, quien es Skye (como si le importase a alguien), o porque la china parece estreñida continuamente. Incógnitas básicamente random que luego cuando son solucionadas, dan mala gana como poco.

Está claro que el carismático agente Coulson interpretado por Clark Gregg es el principal reclamo de la serie, ya que era el nexo con las aventuras en la gran pantalla de Iron Man, Capitán América o Thor, pero su regreso se ha hecho a costa de un as en la manga que la Marvel jamás debería haber utilizado en su primera serie de televisión. Ahora nunca terminaremos de tragarnos una muerte por dramática que sea, ya que con una visita a Tahití, todo solucionado. Este punto también ha contaminado el interés generado por el personaje hasta límites del desgarro anal. Lo que comienza como una curiosa y agradable sensación de intriga ha acabado finalmente en algo redundante que una vez solucionado no satisface a nadie. A pesar de todo esto, Coulson sigue siendo el personaje más interesante de ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’, ya que el tío duro con pasado traumático, la robot china que sigue el protocolo, la chica random alegre pero superficial y no tan alocada y el dúo de científicos utilizados a menudo como alivio cómico (algo que funciona mejor en el caso de ella, una especie de versión de Lisa Simpson con miedo a saltarse las normas) son sobre el papel simples estereotipos que hay que desarrollar y darles más profundidad para que realmente nos importe algo de sus vidas. Sí que ha habido ciertos intentos, pero estos finalmente sólo han servido para que pasen de ser tópicos andantes a personas sin interés alguno.

Thor-2-The-Dark-World-Official-Photo-Sif-Jaimie-Alexander
Fotograma de ‘Thor 2: El mundo oscuro’, Jaimie Alexander (Sif), asgardiana buenorra que aparece como invitada en ‘Agentes de S.H.I.E.L.D.’

Lo que me pone de los nervios es que ‘Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.’ contaba con una ventaja que se ha convertido al mismo tiempo en su mayor debilidad. La utilización de seres con superpoderes haría bastante más interesante el asunto y realmente servirían para que complicasen el trabajo a los protagonistas o incluso ayuden a crear una sugerente capa de misterio que ya veremos a dónde nos lleva y que intentaremos solucionar en su momento. Pero eso no sucede (o si sucede es de malas maneras), cada respuesta a cada pregunta es tan chapucera que crees que has sido estafado continuamente. Aun así los pocos que salen no han sido bien utilizados, ya que el Asgardiano interpretado por Peter MacNicol podría haber dado mucho más de sí y todo para acabar convirtiéndose en una nota a pie de página para la serie, o las asgardianas buenorras que solo aparecen para remontar la audiencia y que luego te da igual que pasasen por allí. Ni que decir ya del gangsta del bronx cibernetizado a lo Deathlok (literalmente), que más que parecer un tío con superpoderes chachis, es un tío con psicosis maníaco depresiva continua. Por culpa de los límites de la ABC y puede que de la Disney, esto ha acabado convirtiéndose en una gigantesca piscina de lefa. Todo se centra en ir del punto A al punto B, de vez en cuando van al punto C o D, les falla el plan principal que tenían desde el principio, luego hacen otro plan que funciona bien, vuelven al punto A y reciben los puntos de experiencia del encuentro. En ningún momento consiguen los episodios ser más que simple relleno hasta la aparición del siguiente supervillano con el cual harán exactamente lo mismo. Esto podría cambiar si hubiese un choque de egos más pulido entre los protagonistas, pero hasta ahora no han sabido llevarlo a cabo por mucho que lo han intentado (incluyendo tensiones sexuales no resueltas por doquier). Ni que decir que los intentos de hacer Crossovers entre ‘Thor el mundo oscuro’ y ‘Capitán América: El Soldado de Invierno’, no sirven para nada, solo para hacer más angustiosos los capítulos y que sientas que no están avanzando nada, y si avanzan algo es a velocidad de caracol.

En conclusión, la serie está algo entretenida si obvias a todos los personajes y te quedas con la cara de Coulson, Samuel L. Jackson cuando aparece y algún que otro más, porque el resto de personajes más bien parecen los miembros random de una tuna siguiendo a su líder a todas partes para cantarte el clavelitos. Tras finalizar la temporada y haberme visto incluso las películas que tocaban en los crossover (Es como ver S.H.I.E.L.D. pero más largo, con CGI más caros, pero más de lo mismo) puedo confirmar que me sentí víctima de una violación cerebral consentida.