Inicio Cine ‘Infinito’, el comienzo de algo nuevo

‘Infinito’, el comienzo de algo nuevo

Compartir

‘Infinito’, Thanos acecha la Tierra, los Constructores están en camino para destruirla. Malos tiempos para la Tierra.

‘Infinito’ narra en dos historias simultaneas como el Universo Marvel se enfrenta a estas dos grandes amenazas. Hickman escribe una historia que será el principio de una época de sorpresas.

Panini publica la serie que sirve de nexo para el acontecimiento marvelita del año y sirve de precuela indispensable de Inhumano, la nueva serie estrella de al Casa de Ideas. Jonathan Hickman es la mente tras toda este gran “tinglado”, ciencia ficción y superhéroes, ideal para el guionista. Y acompañándole Jimmy Cheung, Jerome Opeña y Dustin Weaver se encargan de ilustrar esta epopeya cósmica.

‘Infinito’ es en si misma una obra completa y a la vez el hilo conductor que durante 4 meses ha regido en las series regulares de los Vengadores y las de sus miembros, y ha afectado a los títulos principales de los mutantes. La trama no puede ser más sencilla, Thanos ha regresado buscando algo, y ese algo lo tienen los Inhumanos. La aislada raza vive sobre los cielos de Maniatan y sufrirá lo peor de las fuerzas del Titán loco. ¿Y donde están los mayores de la Tierra? En el espacio, acabando con la mayor amenaza que existe, Los Constructores. La raza primordial de ascendencia celestial que ha creado toda inteligencia en el universo regresan para destruir las evoluciones imperfectas. La Tierra está en su camino y su destino es el olvido. Pero los Vengadores no pueden cruzarse de brazos ante tamaña amenaza, y responden reuniendo a todas las razas de la galaxia para evitar tan funesto destino.

Preludio de Infinito

Guerra a escala galáctica, los mayores poderes del Universo enfrentados por la supervivencia y la libertad. Una historia más grande que los personajes que la protagonizan. Una gozada de batallas espaciales y demostraciones de poder bruto por parte de los héroes Marvel. Si complementamos su lectura con las series respectivas podemos disfrutar de una panoplia de destrucción y valor, de planes de batalla y tristes perdidas. Jonathan Hickman se divierte y hace que nos divirtamos, puro espectáculo sin pausa.

Es la otra línea de la historia sin embargo la que más importancia tiene, la de la Tierra ante Thanos y sus lacayos. El Titán loco vuelve a posar su mirada en la Tierra, exige obediencia y tributo, pero no a los gobiernos humanos, sino a la corte inhumana. La familia real inhumana con Rayo Negro a la cabeza se ven amenazados por el poder de Thanos. La clave de todo esta en lo que busca el semidiós, a su último hijo. Y es gracias a toda esta crisis que el rey de Attilan pone en funcionamiento su plan, el futuro de los Inhumanos depende del ser mas poderoso de la Tierra.

Con la idea de cambiar el mundo de la Casa de las Ideas, Hickman propone un escenario que vas aumentando progresivamente. La historia de la guerra galáctica es simple y llanamente espectacular. El Capitán América y Thor reclaman su papel crucial entre el Olimpo de los héroes y todos los Vengadores les secundan en el ascenso. Batallas de naves espaciales, explosiones, grandes choques de poder bruto y un mensaje, la libertad es un derecho que hay que ganarse, y nadie puede arrebatarla sin luchar.

El segundo escenario es la verdadera revolución, los Inhumanos llegan para tomar el control del futuro de Marvel. Con vista a la nueva serie de su amigo Matt Fraction, Jonathan Hickman prepara el escenario para la nueva invasión de una vieja raza. Los hijos de Attilan siempre usados como recurso o como un elemento secundario, serán a partir de esta serie un pilar principal. La humanidad ya sabe que existen, y ahora les toca compartir el planeta con ellos. Y los hombres siempre han temido al cambio y a las cosas diferentes. Los Inhumanos se convierten en algo así como los nuevos mutantes, temidos seres superiores. Aún no está claro si serán odiados, eso lo veremos en sus nuevas series.

El trabajo de Hickman es mayúsculo, no dejando desfallecer la acción y mostrándonos un universo unido ante los Constructores, poco a poco cuenta como los Vengadores se ganan corazones y mentes para ganar la guerra. Es muy americano todo esto, pero quitandole ese valor de ser la base de la democracia, ahora interestelar, la historia atrapa y emociona, una guerra digna de Star Wars, pero sin muñequitos graciosos.

Y sigue el americano marcando en cada trabajo que hace, y con todos los elementos plantados en las series que ha trabajado llega al punto culminante de todo su plan, los Inhumanos son la siguiente raza en evolucionar y crecer, todo cambia. Y lo hace en pocos pasos y sin dudar en cada uno. Sus piezas son los Illuminatti, Rayo Negro y Maximus el Loco, y Mandíbulas, y no necesita mas para revolucionar todos los cómics Marvel, un poco de espacio y un plan genial, así es Hickman.

El campo de la ilustración no podría estar mejor defendido. El primer soldado en tomar el lápiz fue Cheung, cumpliendo de sobra con la espectacularidad que pedía la saga, pero después llegaba la caballería. Jerome Opeña y Dustin Weaver llegaban con las pilas mas que cargadas y le daban a la historia el empaque galáctico y espectacular que exigía. Ya sea la historia de la guerra espacial, como la gran crisis terrestre, ambas están ilustradas de forma magistral, grandes batallas, poderes crudos y un lucimiento de los especialistas elegidos por Marvel. Y en el último número y para cierre y colofón, Cheung vuelve para relatar el fin de la batalla, el fin de Thanos, el fin de lo que conocíamos y el principio de la era Inhumana.

En conclusión, ‘Infinito’ es lo que es, una saga unificadora de una historia que involucra muchas series. Y es también el inicio de una nueva era para Marvel. Ero sobre todo es una buena historia divertida, entretenida, absorbente y que no abandonara ningún lector hasta haber finalizado. Soberbio trabajo el de Jonathan Hickman que confirma la apuesta que se hizo sobre él.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.