Cómics

Factor X 1. Vuelven los detectives mutantes

factor-x

Vuelve Investigaciones Factor X, pero esta vez no son noir, y no aceptan casos, los toman directamente. EL español David Baldeón dibuja la nueva serie mutante de Amanecer de X.

Con la serie de Peter David en mente, nace una nueva agencia de investigación mutante Factor X. Esta vez no son detectives parafraseando a Chandler o Spillane, esta vez son la oficina que investiga a los mutantes que tienen que resucitar, porque en un mundo que los odia, a veces las muertes de los mutantes no son accidentales.

Estrella del Norte es el menos indicado para dirigir nada, su carácter es tan voluble como rápido su cuerpo. Y la desaparición de su hermana Aurora significa que ambos están haciendo horas extra. La investigación se ha iniciado, y necesita un grupo preparado para ello, pero para lo que no está preparado Krakoa es para los miembros del equipo.

Estrella del Norte, Polaris, Daken (Lobezno oscuro) Prodigio, Prestigio y Chico ojo forman un grupo de ayuda que busca las respuestas que las distintas instituciones de Krakoa no pueden, desapariciones, muertes inexplicables y son necesarios, porque aunque la muerte ya no es problema para los mutantes, si lo es la acumulación de personas para traer de vuelta, y la lista de espera es larga, saber a quien traer es importante. Para eso está Factor X, si es que son capaces de mantenerse unidos mucho tiempo.

Leah Williams inicia su andadura en la franquicia mutante con una historia que une la sitcom con las investigaciones y los superhéroes. Plantea una historia a lo Castle, en la que la mitad del grupo son el escritor, aunque sean un canadiense francoparlante con un genio de mil demonios, un asesino con los poderes de Lobezno, o una ex rastreadora caza mutantes. No es precisamente el mejor grupo, pero la elección es la receta perfecta para poder plantear situaciones cómicas, y bastante dramáticas, ya que la tragedia de cada muerte se repasa al dedillo.

Con su elección de personajes, Williams busca una evolución de la serie a través de las interpretaciones y lo que entienden y ven cada uno de ellos. Estamos ante una obra que se percibe muy coral desde el principio. Y con una dirección tan clara, no es difícil sentarse a  disfrutar, porque cada uno de los miembros de Factor X, tiene mucho que demostrar.

A los lápices de la serie tenemos al español David Baldeón. Pocas veces han dado tanto en el clavo con la elección del artista en una serie. Su arte tiene el tono justo de humor y cartoon para que no haya una disonancia entre las investigaciones de asesinato y el carácter de la serie. Con un trazo ágil y muy dinámico, el español narra certeramente una historia que necesita de su espectacularidad, de sus grandes efectos, son superhéroes y es algo básico. Pero más allá de la gracia, del hermoso dibujo, Baldeón sabe contar claramente todo lo que se le pide, es un valor seguro para que cualquier escritor le entregue sus palabras, las escucha, y las interpreta como mejor sabe, y el resultado, suele ser notable.

La nueva agencia de investigación Factor X ha llegado para quedarse, y para demostrar que son capaces de hacer un trabajo importante, que nadie pensaba que fuera necesario, y que desde luego no les habían encomendado.