Clone Wars de Genndy Tartakovsky la mejor serie Star Wars
Star Wars

Clone Wars de Genndy Tartakovsky la mejor serie de televisión de Star Wars

Star Wars Clone Wars Tartakovsky

La simplicidad y el ritmo vertiginoso de Star Wars: Clone Wars de 2003 la convierten en la mejor serie de televisión de la franquicia

Star Wars es una franquicia que ha prosperado en la televisión en los últimos años, especialmente en el mundo de la animación. Si bien la serie de acción real The Mandalorian ha sido todo un éxito entre los fans de la franquicia desde su estreno a finales del año pasado, el verdadero ascenso de Star Wars en la pequeña pantalla se produjo gracias al éxito de la serie animada de 2008 Star Wars: The Clone Wars. Esa serie fue seguida por Star Wars Rebels de 2014, que podría decirse que es incluso mejor que la anterior en ciertos aspectos. Sin embargo, una serie animada de Star Wars que el público tiende a pasar por alto en estos días también puede verse como la mejor de todas, y esa es Star Wars: Clone Wars de 2003.

Clon wars 2003

Star Wars: Clone Wars fue desarrollada y dirigida por Genndy Tartakovsky. Que al igual que The Clone Wars después, estaba destinado a llenar el vacío que había entre la película de 2002 El ataque de los clones y La venganza de los Sith de 2005. Además, lo hizo bastante bien: se estrenó en Cartoon Network en noviembre de 2003 y concluyó solo unos días después del estreno en cines de La Venganza de los Sith en mayo de 2005.

Dado la persona que estaba al frente del proyecto, es fácil ver por qué Clone Wars terminó siendo un éxito tan creativo. No es ningún secreto para alguien familiarizado con la industria de la animación que Tartakovsky es todo un experto en el negocio, después de haber creado para Cartoon Network El Laboratorio de Dexter y Samurai Jack, así como Titán Simbiónico, además de ser uno de los miembros clave del equipo detrás de Las supernenas. Con esta experiencia en mente, una serie animada de Star Wars en formato corto fue el proyecto perfecto para que Tartakovsky trabajara.

Después de todo, Star Wars toma mucho de la cultura samurai, con la que Tartakovsky está muy familiarizado, dado su trabajo en Samurai Jack. Trabajar con episodios muy cortos típicamente asociados con los dibujos animados de los niños también hizo que el animador sea experto en ajustar narraciones completas en plazos cortos. Y ahí radica lo que hace de Clone Wars una serie tan buena, que, curiosamente, lo contrario de lo que hace que Rebels y The Clone Wars de 2008 sean tan buenos.

The Clone Wars y Rebels son grandes series porque, además de ser una serie agradable con personajes memorables por derecho propio, también han expandido el universo de la franquicia de Star Wars en general, ambas desarrollando ciertos aspectos de la galaxia y sus habitantes durante varios años. Por el contrario Clone Wars de Tartakovsky, es buena porque es corta y dulce.

Clone Wars de Tartakovsky duró un total de tres temporadas en dos volúmenes. El primer volumen consistió en las dos primeras temporadas, de 10 episodios cada una y cada uno de ellos solo duran entre tres y cinco minutos. La Temporada 3 / Volumen Dos cambió de formato duró cinco episodios y cada uno de ellos fue de 12 a 15 minutos más tradicionales. Cuando todo estuvo dicho y hecho, la serie completa tuvo una duración de poco más de dos horas, lo que significa que todo se puede ver como una película, y la delicia que resulta tanto de argumento como ritmo y la calidad de la animación 2D de la misma.

general grevious tartakovsky clone wars

La influencia que The Clone Wars de 2008 ha tenido en el mito de Star Wars no puede ser exagerada. Ha introducido algunos conceptos y personajes realmente geniales, enriqueciendo no solo la era de la Trilogía Precuela, sino también la Saga Skywalker en su conjunto. Mientras tanto, Rebels ha logrado algo similar con la era de la Trilogía original. Sin embargo, Clone Wars de 2003 se beneficia al enfocarse en un objetivo concreto.

En lugar de redefinir la continuidad de Star Wars, Clone Wars de Tartakovsky se enfoca directamente en vincular Ataque de los clones y La venganza de los Sith, a menudo sintiéndose como una pieza de rompecabezas que fue meticulosamente diseñada para encajar perfectamente entre esas dos películas. Cualquier pregunta que puedas haber tenido mientras veías La venganza de los Sith por primera vez, Clone Wars de 2003 tiene una respuesta.

Una vez más, Tartakovsky sabe cómo hacer más con menos y con Star Wars hizo un trabajo brillante al priorizar los eventos entre las dos películas que justificaban una explicación. Desde eventos importantes como la introducción del General Grievous (y su entrenamiento a manos del Conde Dooku), el ascenso de Anakin a Caballero Jedi y el secuestro del Canciller Palpatine, hasta desarrollos menores, como la introducción del chapado en oro de C-3PO, la cicatriz de Anakin y los nuevos peinados de Anakin y Obi-Wan, Clone Wars de Tartakovsky es legítimamente como un Episodio 2.5 de Star Wars creado con amor. Paradojicamente está serie fue relegada junto al resto del Universo Expandido de la franquicia a ser convertida en Leyendas y no formar parte del canon oficial de la saga. Una injusticia que esperamos que algún día Disney llegue a solucionar, y que resultaría tan fácil como que alguien de Lucas Film diga que es canon.

Os dejamos a continuación un documental dedicado a esta grandiosa serie