Inicio Cine Una vida en tres días: Poderoso síndrome de Estocolmo

Una vida en tres días: Poderoso síndrome de Estocolmo

Compartir

El próximo viernes 14 de marzo se estrena en las carteleras españolas ‘Una vida en tres días’ última película del director Jason Reitman (Juno, Up in the air), el cual participa también en un guión que adapta la historia del escritor Joyce Maynard.

Cartel_Una-vida-en-tres-dias
Poster de Una vida en tres días

La historia cuenta cómo Adèle (Kate Winslet), una mujer divorciada recientemente se sumerge en una profunda depresión. Su hijo adolescente intenta animarla, pero sólo consigue sacarla de casa para ir al supermercado. Una vez allí, un misterioso fugitivo (Josh Brolin) les obligará a ocultarle en su casa mientras le busca la Policía. Pero ambos protagonistas empiezan a enamorarse, complicando enormemente sus vidas.

Jason Reitman nos muestra un drama romántico que afianza su propuesta en el conocido síndrome de Estocolmo, por el que las víctimas de un secuestro se sienten atraídas por su secuestrador, desarrollando una necesidad de complicidad, así como un fuerte vínculo afectivo. Esta idea es potenciada en la cinta, reflejándose en la figura de Adèle, que se enamora del hombre que lo retiene contra su voluntad, así como del fugitivo, que se convierte en el marido y padre que tanto necesitaba esta familia rota.

Este síndrome de Estocolmo también lo siente el espectador, que inevitablemente termina atrapado por este drama romántico que consigue embaucar hasta al más escéptico. A Reitman no le sale una película redonda, pero contiene los suficientes matices, escenas y elementos cuasi novedosos que consigue acompañar de forma acertada a dos portentos de la actuación como son Kate Winslet y Josh Brolin, que se entregan en cuerpo y alma en sus interpretaciones.

El fugitivo encarnado por Brolin se convierte en la figura paterna que nunca ha conseguido tener Henry, el hijo de 13 años de Adèle,; el cual, voluntariamente, decide encargarse de realizar todas las tareas típicas de una tarde de domingo del padre de familia, como es arreglar el coche o los desperfectos de la casa.

De igual forma, Reitman construye un guión con fisuras que poco a poco se van reparando, y acaba dando consistencia a una historia que va de menos a más, finalizando en una tierna y auténtica historia de amor que aunque no llega a los niveles de Romeo y Julieta, sí que será disfrutada por las espectadoras devoradoras de telenovelas y novelas románticas.

Acude al cine a verla si: Disfrutas de historias de amor puro y sincero, así como si deseas disfrutar de las grandes interpretaciones de sus protagonistas.

No te molestes en verla si: Te empalagan las historias románticas afincadas en el más puro drama.

Nota: 7

@Eduquintana16


Compartir
Edu16k

“Eduardo Quintana: Licenciado en Derecho que demasiado tarde descubrió que se había equivocado de carrera, se dedica a devorar todo tipo de cine, desde el de culto al tan pésimo que consigue dar la vuelta (como la reciente “Sharknado”).

No concibe un día sin haber visto al menos una película o capítulo de una serie de TV, junto a una cachimba. Adora los videojuegos y los cómics, y cualquier libro que caiga en sus manos será irremediablemente leído.

Fan de los blockbusters, “Juego de tronos”, “Friends”, “The Big Bang Theory”, “Los Simpson”, etc.

También colabora como redactor y Twitter Manager en Cineralia y, cuando le dejan, en De fan a fan.”