Noticias / Cine / Noticias Marvel / La conexión de Spider-Man: No Way Home con el final de Vengadores: Endgame
Películas Marvel

La conexión de Spider-Man: No Way Home con el final de Vengadores: Endgame

El final de Spider-Man: No Way Home conecta de una forma brutal con el final de Vengadores: Endgame y el sacrificio de Iron Man.

El sacrificio de Peter Parker en Spider-Man: No Way Home es, en muchos sentidos, un reverso del que llevó a cabo Tony Stark en Vengadores: Endgame. En aquel inolvidable estreno de Marvel Studios vimos a Iron Man entregar su vida para salvar el mundo, lo que marca el final de un arco narrativo de once años para el héroe que posibilitó el nacimiento del UCM. Muere empuñando las Gemas del Infinito, derrotando a Thanos y a su ejército con un chasquido de sus dedos. Las últimas palabras de Tony hacen referencia al cierre de su primera película: «Yo soy Iron Man«. Inolvidable.

Esa frase, de alguna manera, fue el comienzo del Universo Cinematográfico de Marvel. La franquicia de Iron Man siguió adelante y añadió a otros grandes personajes, como Nick Furia o Viuda Negra. Sin embargo, debido a diversos problemas de derechos, no fue hasta Capitán América: Civil War cuando pudimos conocer por fin al Spider-Man de Tom Holland. En la nueva versión, Tony Stark jugaba un papel esencial como mentor del muchacho. Después de la muerte de Iron Man, Peter lucha por descubrir cómo puede abrirse camino en un mundo en el que ya no está su mentor.

Como suelen hacer los adolescentes, Peter comete algunos errores por el camino. Un concepto con el que Tony Stark estaba muy familiarizado. En Spider-Man: No Way Home, Peter debe enfrentarse a las consecuencias de sus actos mientras toma la decisión de dejar que el mundo olvide quién es, que Peter Parker alguna vez existió. Es la única manera de poner a salvo a la gente de un daño que él mismo había causado. Debido a esto, Peter pierde a todas las personas que aprecia. No muere como lo hizo Tony Stark, pero Peter también entrega su vida para salvar el mundo.

La identidad satisfecha frente a la pérdida de la identidad

Los sacrificios de Peter Parker y Tony Stark se reducen a una cuestión de identidad. Este es un tema importante en las películas de Marvel Studios, pero es algo crucial para estos dos personajes. Después de la experiencia cercana a la muerte como prisionero de guerra que tuvo en Iron Man (2008), Tony emprende una misión para hacerse a sí mismo y mejorar la empresa de su padre. Se enfrenta continuamente a desafíos que amenazan con impedirle ser el hombre que anhela ser. Muchas veces falla en esos desafíos, como cuando crea a un supervillano en Vengadores: La era de Ultrón. Pero su historia es la de esforzarse constantemente para ser mejor, luchando contra su propio ego para así encontrar la paz mental.

Por su parte, Peter Parker acaba de llegar a la edad adulta y toda la trilogía de Spider-Man es un arco argumental para encontrar su identidad. Las cosas que hacen que una persona sea quien es. Al pasar de ser un niño ingenuo a un joven más maduro y reflexivo, Peter ha aprendido mucho sobre las decisiones tan difíciles que debe tomar como superhéroe. Durante un tiempo, su crecimiento personal se debió en gran medida a Tony Stark. Ahora ha llegado a un punto en el que debe crecer más allá de Iron Man, como vimos en Spider-Man: No Way Home tras los sucesos de Vengadores: Endgame.

Iron Man y Spider-Man en Vengadores: Endgame

Mientras que la historia de Tony Stark terminó con una aceptación triunfal de su identidad, el final de Peter supone la pérdida de la suya. A los ojos del resto del mundo deberá empezar de cero para construir una nueva vida después de haber sacrificado la anterior. Peter todavía tiene los dolorosos recuerdos de las personas, los lugares y las experiencias que lo han forjado a sí mismo a lo largo de los años. Puede que haya perdido su vida, pero no se ha perdido por el camino.

A diferencia de Iron Man, Spidey puede comenzar de nuevo y convertir su final en un comienzo.

Te recomendamos