Inicio Cómics Reseña: Rip Kirby; El primer detective moderno

Reseña: Rip Kirby; El primer detective moderno

Cuando a los los puños los sustituyo el cerebro, cuando el noir dejó paso a la clase y el estilo. Es lo que nos encontramos en Rip Kirby.

El principio de las historias de detectives y de los crímenes fueron los libros, en realidad las revistas como The Strand, donde personajes sesudos y educados resolvían con la lógica los crímenes. Pero el siglo XX daba un giro presentado a personajes como Phillip Marlowe o Sam Spade, duros, capaces de saltarse la ley para resolver los crímenes, el genero negro llegaba para quedarse. Y en el cómic, un medio que estaba naciendo, quedo claro que el noir era ideal para su narrativa. Pero cuando Alex Raymond, tras narrar fantasía, aventuras, y genero negro con X-9, tuvo la oportunidad de crear un detective nuevo, retornó al clásico, al estilo, al cerebro, a lo básico, creó a Rip Kirby.

Los clásicos no dejan nunca de estar vigentes, y Alex Raymond es, junto con Will Eisner para el que suscribe, uno de los padres del cómic americano actual. Su pronta marcha no evitó que dejara un rico legado: Flash Gordon, Jim de la jungla, Agente X-9; aventuras, fantasía, cómic noir, que han sido continuados en algunos casos, pero que no han llegado al estilo y la clase de Raymond.

El origen de Rip Kirby proviene de una injusticia.

Tras su servicio de dos años en el Pacifico, voluntario, Raymond regresó a su trabajo, encontrando que los derechos sobre sus creaciones pertenecían a King Features y estos continuaron con las mismas sin él. No pudiendo trabajar en ellas, y en una situación económica ajustada, aceptó continuar en la empresa trabajando en otro título de creación propia. Abusando un poco de su condición de dibujante estrella, arrancó los derechos del personaje, y así nacía el primer detective moderno del cómic americano, Rip Kirby.

Reseña: Rip Kirby; El primer detective moderno

Este dandy con gafas y nariz rota aparecía para cambiar de nuevo el arquetipo del investigador privado. Tantos Marlowes y Spades habían convertido a los detectives en tíos duros, rudos y que solían rondar más el arroyo que una economía holgada. Rip era educado, vestía bien, y hasta tenía un mayordomo, la violencia era el ultimo recurso, y su cerebro era su arma más importante. El genero negro dejaba paso a un hombre más cercano a Dupin o Holmes, de nuevo un regreso a los orígenes del arquetipo producía un personaje nuevo, fresco, y potente. Con el personaje llegaban nuevas historias, más misteriosas que sucias, más pistas a seguir que soplones a golpear, y funcionaba.

Por si este cambio no fuera suficiente, la maestría de Raymond al dibujo aumentaba, sus pinceles eran cada vez mas poderosos, y su dominio de los espacios, ya sea vacíos, ya fueran llenos, delimitaban personajes, las sombras y los negros añadían tensión o velocidad. Así es como nacía la narración moderna. De la primera tira a la ultima, la diferencia no está tanto en el dibujo, como en la forma de narrar, como los negros de las sombras marcan la dinámica, y los gestos de los personajes, como ese espacio vació, negativo, presiona la intencionalidad, si buscáis el origen del dominio de Frank Miller o Mignola, es Raymond y Alex Toth donde debéis fijar vuestra mirada.

Para todos aquellos que comenzaran hace mucho leer cómics, o aquellos que hayan vuelto atrás lo suficiente para poder conocer los inicios, esta obra será de gran interés por su poder como nacimiento del medio.

Para los aficionados al cómic, es una obra capital del mismo, que debería ser leída. Bien es cierto que para los que acaban de empezar será algo dura, el tipo de publicación, en diarios, como tiras de pocas viñetas y de forma periódica, puede hacer que la narración sea extraña, un poco confusa, no era un cómic mensual o una obra completa, pero vale la pena el esfuerzo para adentrarse en este medio, este noveno arte, que tanto puede aportar si se le da la oportunidad.

De la mano de Planeta Cómic, nos llega una cuidada edición que en USA diseño Dean Mullaney, y que le valió un Eisner a Mullaney por la misma, que nos muestra el arte de Rip Kirby en su mejor formato, el justo para poder ver su arte, el necesario para poder disfrutarlo, como hacían esos lectores de periódicos que buscaban su tira en cada ejemplar de su periódico diario.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!