Inicio Cómics

Reseña. Marvel Team-Up ¡La guerra del mañana!

Reseña. Marvel Team-Up 1 ¡La guerra del mañana!

Marvel Team-Up ¡La guerra del mañana! Spider-man, la Antorcha Humana, Morbius, y muchos más

Marvel Team-Up, la clásica serie que unía a los héroes más populares se reedita en España ¡Descubre el origen de la amistad de Spidey y la Antorcha Humana!

Corrían los primeros años setenta, y Stan Lee no podía escribirlo todo, comenzaba a delegar en varios escritores de talento que fue acogiendo y atrayendo a Marvel, un sello nuevo que brillaba por su originalidad, y su valentía (publicó el primer cómic sin el sello del Comics Code, la autocensura, y obligó a replantear los temas en las publicaciones). Y entre ellos destaca un editor legendario, Roy Thomas, que también es un escritor legendario, y que se ponía manos a la obra para continuar el amplio abanico de personajes que se publicaban, y éste, contrató a Gerry Conway.

Conway es una leyenda, es el primer escritor regular de una serie de Spider-man tras Stan Lee, recibió el legado de la primera figura de Marvel, y lo hizo bien, tan bien que mató a Gwen Stacy al poco tiempo y marcó la vida del arácnido y sus lectores para siempre. Así es Gerry, un tío que arriesga todo cuando escribe. Pero antes, se pulió en una publicación en la que el trepamuros también era el protagonista: Marvel Team-Up.

La serie nacía con el san benito de ser una copia de The Brave and the Bold de la distinguida competencia, pero, la idea de hacer una serie para combinar a los héroes que no se juntan en sus colecciones no era exclusiva de nadie. Así nacía Marvel Team-Up, para unir a Spidey y a la Antorcha Humana y explicar un poco de su relación, al principio competitiva y posteriormente amistosa, pero que acabo deviniendo en un titulo donde el trepamuros se encontraba con héroes tan dispares como la Patrulla X, el Doctor Strange o el Motorista fantasma.

Noticia relacionada
Loki estará en la película Doctor Strange 2

La serie resulto también un buen campo de experimentos, uno de ellos fue para recuperar sagas de las series “madre”. Así, volvía Michael Morbius, el vampiro viviente a las páginas de Marvel. Morbius, era la forma de traer a los vampiros al mundo de la Casa de las Ideas sin que fuera un vampiro real, no rompiendo el Comics Code abiertamente. Aunque posteriormente esta autocensura se relajo y los cómics de terror volvieron, y con ellos Drácula el señor de los vampiros, Morbius fue uno de eso experimentos que debido a su popularidad se mantuvo durante años en el universo Marvel.

Las historias tenían un tono ligero y autoconclusivo. Conway contaba con 19 años cuando las escribía, y la bisoñez se ve en la rapidez de las tramas y en diálogos apresurados, a veces innecesarios, y por una representación excesiva del tono heroico y de la diferencia entre héroes y villanos. EL mismo guionista en una reflexión que acompaña el tomo, afirma que en realidad había buenas ideas en las historias, pero que la ejecución en múltiples ocasiones era desastrosa, y que no es una obra de la que se sienta precisamente muy orgulloso. Pero que le permitió trabajar con algunos de los dibujantes más grandes de su época.

En este punto es donde sobresale la obra, ya que podemos disfrutar en una misma colección del genial Ross Andru, del increíblemente dinámico e hiperexpresivo Gil Kane y los inicios del Buscema menor, Sal, menor en edad, pero no en talento y trabajo. Cada héroe invitado, ya sea Hulk, Pantera Negra, la Antorcha Humana, Namor, Iron Man o la Patrulla X, recibió el tono adecuado de mano de dos gigantes, para finalizar Sal Buscema con el Doctor Extraño y Ojo de Halcón. En estas paginas podemos disfrutar de lo que serían las grandes influencias en el dibujo de superhéroes, los que marcaron el estilo Marvel, y de otras editoriales en las que trabajaron.

Noticia relacionada
El mayor villano de Marvel es oficialmente este antiguo dios cósmico

Marvel Team-Up resulta una colección que posee un valor histórico dentro de la vida de Marvel, la editorial siempre busco que todos sus personajes fueran aceptados y valorados, y en esta serie, recibían de manos del trepamuros, mucho más cariño del que tenían en otras series en las que el publico era menor. Es un tomo donde el arte supera a la historia, que resulta por momentos una mera excusa para poder mostrar a dos grandes héroes peleando, o en escenas de puro impacto. Todo eso le da un valor para los conocedores del medio y para los que están entrando en el mundillo, como ejemplo de como las editoriales se transformaban con el tiempo, y como muchas veces, la fuerza de un cómic viene de que el artista sea capaz de traducir algo muy simple en una imagen muy poderosa.

Noticia relacionada
Reseña de Mística. Quietud. Cuando lo que te estás jugando es tu piel, literalmente
Reseña Panorama
Reseña. Marvel Team-Up ¡La guerra del mañana!
Artículo anteriorActores de Hollywood critican que resuciten a James Dean por CGI
Artículo siguienteConfirman un reboot femenino de la mítica serie Kung Fu
JOTA (J.C. Royo)
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y orgulloso de serlo. Periodista con estudios audiovisuales y gusto por la comunicación a todos los nivéles, cuando me lo permiten escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que esté de verdad vivo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of