Cómics / Reseña MARVEL Now! Deluxe Imposibles Vengadores Tomo 6: Barras y Estrellas. Cuando decae el protagonismo.
Cómics

Reseña MARVEL Now! Deluxe Imposibles Vengadores Tomo 6: Barras y Estrellas. Cuando decae el protagonismo.

Llegamos al final de la recopilación de la colección de Imposibles Vengadores tras treinta números del tercer volumen, y varios especiales, que se suman a todo lo anteriormente publicado. Panini Comics cierra el ciclo con un tomo en tapa dura que incluye las secuelas de Imperio Secreto.

Demasiados eventos siendo convidados de piedra

El principio de Imposibles Vengadores nos ofreció una idea fresca que era consecuencia lógica del enfrentamiento que Mutantes y Vengadores habían tenido poco antes. La creación de un Escuadrón de Unidad por parte del Capitán América no solo era un planteamiento que sirviera para volver a estrechar lazos con los integrantes de La Patrulla-X sino que daba un nuevo aire al concepto Vengadores para hacerlo más inclusivo si cabe, señalizador de que, a pesar de un conflicto, aquellos cuyos dones le llevan a ejercer como superhéroes siempre tienen puntos en común para luchar juntos contra amenazas superiores, lleves una X o una A de Avengers cosida en la chaqueta.

Con el tiempo ese concepto se amplió para dar cabida a los Inhumanos o a un miembro de Los Cuatro Fantásticos y eso nos dejó historias tremendas, como todo el peso de la aventura que tuvo a Cráneo Rojo como archienemigo, siendo poseedor del cerebro y las habilidades telepáticas del entonces difunto Profesor Charles Francis Xavier. Vivimos como un conjunto de mujeres y hombres hacían frente a un escenario invencible y lo superaban con nota. Pero ese brillo se fue perdiendo a medida que les tocó afrontar las consecuencias de un evento Marvel tras otro, la Civil War II, el desastre de Pleasant Hill y para finalizar las secuelas de Imperio Secreto.

La inclusión de Cable o Masacre pudieron sostener un poco la situación hasta que esta se volvió definitiva. Los planes editoriales conducirían a los mutantes por otro camino, estábamos a apenas año y medio del comienzo de la era Hickman y Duggan y Larraz ya habían dado fin a la principal trama que había mantenido viva a la serie, visto en el tomo anterior.

Ni la desaparición ni el enemigo interior

El Escuadrón de Unidad ya se había disuelto anteriormente, lo que seguimos viendo en estos episodios finales es a un grupo que se había acostumbrado a permanecer vinculado por diferentes motivos, a veces por cariño, otras por puro compañerismo. Están todavía asumiendo que el mayor de los héroes, el Capitán América, se ha pasado al bando de Hydra y ha conquistado los Estados Unidos. Todavía no han descubierto toda la verdad sobre ello y se encuentran en estado de shock, sobreviviendo a un golpe de grandes proporciones en su propia línea de flotación, gracias a su iniciativa formaron esa encarnación de Los Vengadores.

Pero ni la inclusión de La Bruja Escarlata, que justo viene de protagonizar otro de sus oscuros pasos por el lado de los villanos al ser de nuevo poseída por Chthon, logra retroalimentar algo más que ese rencor que Pícara siente por ella desde la famosa frase que Wanda emitió al final de Dinastía de M: “No más mutantes”, lo que casi supone la desaparición de la especie, al quedar sobre la faz de la Tierra una pequeña cantidad de ellos que mantuvieron sus poderes, 198 para ser exactos. Apenas una pelea de gatas para dos mujeres carismáticas de por sí. Con Anne Marie dudando de su capacidad para el liderazgo mientras Janet Van Dyne, la que fuera presidenta de Los Vengadores durante la clásica etapa de los años ochenta que estuvo bajo los auspicios del reverenciado Roger Stern, la empuja a ello pero esquiva al mismo tiempo la responsabilidad.

El peso de llegar al final

El guionista detrás de estos últimos episodios de Imposibles Vengadores, es el solvente Jim Zub pero le toca bailar con la más fea tras recoger un testigo que antes había pasado por las manos de Rick Remender y Gerry Duggan. Zub juega con los pocos elementos que le quedan y echa el cierre de la mejor manera posible. Con una lectura positiva tras tanto va y viene. Incluso intenta reverdecer viejos éxitos al incluir ese episodio donde la Bestia (Hank McCoy) y el Hombre Maravilla (Simon Williams) vuelven a hacer de las suyas.

El dibujo de Imposibles Vengadores, corre a cargo principalmente de dos autores notables, Kim Jacinto y Sean Izaakse. Trazos muy limpios para un desenlace repleto de momentos de acción pero que también da paso a otros instantes donde el desenfado se apodera de la escena y nos deja esos momentos más íntimos de los superhéroes que no siempre podemos ver.

No es que este tomo vaya a encantarte, más bien es por completar la historia si la has estado siguiendo. Por terminar de acompañar a Pícara, la única protagonista que se ha mantenido desde el primer momento sin abandonar la formación. En este recorrido que ha sido muy divertido en muchos momentos y que al terminar de pasar la última página al menos te deja con un buen sabor de boca… y un guiño a otra historia de Los Vengadores (fijaros en la estatua que se ve de fondo en la última escena).

Te recomendamos