Inicio Cómics

Reseña de Gandhi la bestia interior

Gandhi la bestia interior. Cuando eres pacifico porque no serlo es ser un monstruo

En Gandhi la bestia interior, Hitler amenaza el mundo con su ambición, la guerra está aquí, solo un hombre puede solucionarlo, y es un hombre que no cree en la violencia, al menos no siempre.

Panini nos trae, Gandhi la bestia interior, una “macarrada” de esas que se hacen para divertir, para hacer que tu cabeza explote con las ideas más bizarras que a sus autores se les ocurra. Y funciona. El hombre más pacífico que se conoce, es en realidad un monstruo con ansias de sangre y con un vocabulario que dejaría a un camionero al nivel de un niño de 3 años. Así es Gandhi. La bestia interior una de esas obras que recuerdas por lo descabellado de lo planteado, y lo divertido que resulta.

Jason Michalsky y Antonio Rojo dejan claro desde el principio que la historia es un homenaje a muchas referencias, desde ‘Doce del patíbulo’ y otras películas de la Segunda Guerra Mundial, a las historias de robots gigantes, de sabios chiflados y proyectos megalomaniacos que van desde el profesor Frankenstein pasando por Fu Manchu hasta cualquier villano de Bond, pero en este caso, le toca a Hitler ser el blanco de esta relectura.

Gandhi la bestia interior

Sin abandonar nunca un tono semi paródico de las historias de guerra, no dejan de burlarse del caso de Jekyll y Hyde, o de Hulk, fuerte influencia en el personaje de Gandhi. Todo ello bien aunado con una delirante historia de alienígenas y objetos caídos del espacio con propiedades asombrosas, hace de esta delirante batalla contra el nazismo un entretenimiento sin ningún tipo de recato ni vergüenza.

Noticia relacionada
Reseña de Mística. Quietud. Cuando lo que te estás jugando es tu piel, literalmente

La historia comienza cuando el departamento de guerra “recluta” forzosamente a Gandhi, que se encuentra de juerga con un poco de alcohol y mozas de cascos ligeros, para una misión que solo él pude cumplir, matar a Hitler. En el camino Roosevelt, Stalin y Churchill se unen para explicar y rogar al pequeño hindú que les ayude, pero este se niega aduciendo que no saben el poder que desataran. Pero como son políticos, al final hacen lo que quieren y lo lanza atado a una bomba, si, has leído bien, atado a una bomba. Y ahí despierta un monstruo cuyo origen Michalski cuenta poco a poco a traes de flashbacks bien medidos para plantear la premisa del protagonista, está maldito con un poder que no controla, y que los demás usarían sin ningún tipo de miramiento, por lo que la única respuesta para no ejercer violencia, es la no violencia.

Noticia relacionada
Young Justice: Robin, cambia de nombre y presenta nuevo look

Como si de Teléfono Rojo volamos hacia Moscú se tratara, la delirante estratagema acaba en una situación que nadie esperaba, y el caos se desata. Violencia, sangres, vísceras, explosiones, robots gigantes y hasta un Tiranosaurio van surgiendo durante la historia y convirtiendo una historia de superhéroes a la fuerza en un surrealista enfrentamiento del bien contra el mal donde todo vale.

Rojo tiene un trabajo duro por delante, el tono de la historia, que aúna humor y acción, pasa de la seriedad a la ultraviolencia en escasas viñetas, y conseguir una evolución orgánica de tantos cambios, es complejo, pero el artista es capaz de hacer con sencillez, simplemente no cambiando su forma de trabajar, y dejando que su estilo adapte la historia. Directo, sin muchos contrastes, con una narrativa definida, Rojo pasa de una situación histrionica a otra sin bajar el ritmo, y estableciendo un ritmo alocado y entusiasta.

Noticia relacionada
MARVEL Valquiria: Jane Foster nº 1. Cuando tienes dos trabajos

Gandhi. La bestia interior es tan divertido como su premisa indica, es loco, rápido, lleno de homenajes a la serie B a la Z, a las películas de guerra, es una carrera de velocidad donde el objetivo es entretener sobre todas las cosas, matando a Hitler, a su ejército de robots, a su T-Rex, y a todo lo que se ponga por delante. SI buscas diversión sin ningún tipo de pudor, es un cómic para pasar un buen rato, sin tener que pensar en nada que no sea un tipo bajito y calvo que se hace grande y golpea todo lo que le rodea y mata todo lo que le molesta.

Reseña Panorama
Reseña de Gandhi la bestia interior
Artículo anteriorLos orígenes de Venom contados en Veneno. Origen Oscuro
Artículo siguienteStephen Amell revela su último día con el traje de Arrow
JOTA (J.C. Royo)
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y orgulloso de serlo. Periodista con estudios audiovisuales y gusto por la comunicación a todos los nivéles, cuando me lo permiten escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que esté de verdad vivo.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of