fbpx El Mandaloriano demuestra lo mala que es la nueva trilogía de Star Wars
Star Wars

El Mandaloriano demuestra lo mala que es la nueva trilogía de Star Wars

El Mandaloriano demuestra lo mala que es la nueva trilogía de Star Wars

Llega el final de la segunda temporada de El Mandaloriano y los fans de Star Wars están alucinando con el gran “fan service”.

Atención SPOILERS. Cuando Disney compró LucasFilm y anunció que haría una nueva trilogía de Star Wars, todos los fans se emocionaron, cuando confirmaron a J.J. Abrams como el director del Episodio VII, parecía la elección correcta. Pero lo primero que se le ocurrió es pasar de todo lo que habían preparado e hizo una mala copia del Episodio IV. Así que ahora que ya se han estrenado las tres películas, nos damos cuenta de que podrían haber hecho algo muy grande. Pero si las ves todas juntas ni siquiera la historia es coherente. Por suerte, el final de El Mandaloriano da una lección de amor a la saga y a los fans que en el fondo son la base para que Star Wars sea tan popular.

Muchas veces se puede pensar que los fans de Star Wars son tan exigentes que es difícil que el 100% de ellos queden satisfechos por las series y las películas. Puede que eso sea cierto, pero es más cierto todavía que el porcentaje de gente que se emociona con las historia es más elevado si se hacen bien las cosas.

Uno de los grandes problemas de la nueva trilogía de Star Wars es el uso de Luke Skywalker, ya que llevábamos 40 años esperando volver a verlo y hasta el propio Mark Hamill quedó insatisfecho con el resultado final. Sobre todo por culpa del Episodio VIII: Los últimos Jedi (2017), que es donde más minutos tiene.

Una sola escena es mucho mejor que toda la nueva trilogía.

En el final de la segunda temporada de El Mandaloriano, Luke Skywalker acude a la llamada de Baby Yoda y salva a los protagonistas enfrentándose a los soldados oscuros. Ese momento es tan épico que borra por completo todo el mal sabor de boca que dejó la nueva trilogía de Star Wars. Que yo no dudo que le gustaran estas películas, pero está claro que se alejaron de lo importante que es el “fan service”.

Ya que Star Wars es para los fans, para que se emocionen, para que disfruten y para que después comenten con el resto de amigos y familiares lo que les han hecho sentir. Todo eso lo olvidaron y no supieron manejar una franquicia que casi se hunde por completo. Pero una vez más los fans salvan la saga. Y me refiero a dos fans en concreto, Dave Filoni y Jon Favreau. Ellos dos son los motores principales de El Mandaloriano y han introducido una nueva tecnología, a la vez que han conseguido reunir a millones de espectadores entorno a la saga.

Ahora solo hay que pensar cuantos spin-off o series secundarias saldrán de la nueva trilogía de Star Wars, nadie está pidiendo más aventuras de Rey (Daisy Ridley), Poe Dameron (Oscar Isaac), Finn (John Boyega), Maz Kanata (Lupita Nyong’o), Zorii Bliss (Keri Russell) o algún otro personaje que hayamos visto. Sin embargo El Mandaloriano tendrá series paralelas como la de Boba Fett (Temuera Morrison), Ahsoka Tano (Rosario Dawson) o Bo-Katan Kryze (Katee Sackhoff).

¿Abusar del pasado es malo?

Hay gente que critica El Mandaloriano precisamente porque usa demasiado a la trilogía original de Star Wars, pero hay que recordar varias cosas. La primera es que está bastante cercana en el tiempo, apenas han pasado 5 años desde la caída del Imperio y que saben aprovechar lo que realmente funciona. Solo hay que ver la escena de Luke Skywalker que recuerda a la de Darth Vader en Rogue One (2016), para comprobar todo el potencial del personaje que ya habíamos visto en cómics y en libros que por desgracia ahora son considerados leyendas y que ojalá hubieran revisado antes de hacer la nueva trilogía de Star Wars.

¿Os ha gustado el final de El Mandaloriano? Creéis que es lo mejor de Star Wars que hacho Disney desde que compró LucasFilm? Dejadnos vuestros comentarios a continuación.