Inicio Cine Crítica de X-men: Primera Generación. Disfrutando con los orígenes

Crítica de X-men: Primera Generación. Disfrutando con los orígenes

1350

Crítica de la película X-men: Primera Generación.

Nuestros amigos de WayToBlue, nos han invitado a cinemascomics al pase de ‘X-Men: Primera generación’ en la sala privada de la FOX, en Madrid. Al evento ha asistido nuestro corresponsal Gustavo Martín que nos cuenta sus impresiones de la película.
Poster final de X-men: Primera Generación

“X-Men: Primera generación”, es una película de ciencia ficción basada en los comics de los X-men, que sirve como precuela de la saga. Ha sido dirigida por Matthew Vaughn, el guión es de Jane Goldman. Jamie Moss y Bryan Singer, y los artistas principales son James McAvoy como Charles Xavier, Michael Fassbender como Erik Lensherr (Magneto), Kevin Bacon como Sebastian Shaw, y Jennifer Lawrence como Raven Darkholme (Mystica).

La historia comienza en la época de la segunda guerra mundial donde dos niños les toca vivir momentos muy distintos. Por un lado Charles Xavier es un niño rico que vive en una mansión y disfruta de la vida, mientras que Erik Lensherr es un niño judío que sobrevive en un campo de concentración Nazi. Los dos tienen en común que tienen ciertas capacidades especiales, debido a que sus genética, ya que han sufrido mutaciones.

Sus caminos se cruzan en los años 60 cuando luchan contra un enemigo común, Sebastian Shaw, un antiguo nazi que intenta provocar la guerra nuclear entre EEUU y la URRS. Los dos entablan una profunda amistad y se dedican a buscar y acoger a jóvenes mutantes, con el fin de educarlos y entrenarlos para colaborar con el gobierno, cooperando con la CIA.

X-men primera generación

Crítica: X-men: Primera Generación es una superproducción repleta de efectos especiales y de acción, ambientada en los años 60. La historia tiene una buena línea argumental y da a conocer el origen de los X-men, sirviendo de precuela a las anteriores películas, y dando a conocer el origen de los dos grandes rivales, que en un principio fueron amigos; Charles Xavier y Magneto. A medida que avanza la historia se van conociendo más personajes y se va abriendo el camino a mas historias sobre los orígenes, y el porque acaban separándose y a favor de Charles Xavier o Magneto. La película es muy entretenida aunque puede que tenga menos acción que en otras entregas. Al ocurrir los hechos en una época más antigua se muestra una tecnología menos espectacular que en el resto de películas, y parece faltar ese toque sorprendente de la maquinaria e instrumentos que acompañan a los X-Men. De todos modos vale la pena verla, sobre todo para los fans de los X-Men.

De 1 al 10 le ponemos de nota un 7.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.