Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Código fuente’: Intriga informática

Crítica de ‘Código fuente’: Intriga informática

1160

Crítica de la película de acción y ciencia ficción ‘Código Fuente’.

El film Código Fuente es uno de las grandes sorpresas del año. Su director demuestra que puede ser uno de los grandes nombres de la nueva hornada de directores.
Póster de Código FuenteDuncan Jones es de esas personas que parece que tengan un halo especial a su alrededor, hijo del famoso cantante David Bowie. Se hizo un nombre propio al dirigir su primera película “Moon” que recomendamos a todos los que no la hayan visto, fue nominada a 7 premios de cine independiente británico y ganó 2, ambos para Jones.

Hollywood enseguida le llamó a su puerta para dirigir “Código Fuente”, escrita por Ben Ripley responsable de los guiones de “Spices 3” y “Species IV: El despertar”, ahora Duncan Jones suena para dirigir “The Wolverine”, después de la marcha de Darren Aronofsky es uno de los puestos más codiciados.

‘Código Fuente’ esta protagonizada por Jake Gyllenhaal ese gran actor que ha hecho grandes películas de culto como “Donnie Darko”, “Octover Sky” y “Zodiac”. En el reparto sobre salen Michelle Monaghan (“Salidos de cuentas”, “La conspiración del pánico”), Vera Farmiga (“La huérfana”, “Up in the Air”) y Jeffrey Wright (“Quantum of Solace”, “Casino Royale”).

La película trata sobre un soldado americano que es introducido en una maquina con un programa informático que recrea los 8 últimos minutos de vida de una persona. Así después de un atentado en un tren le meten en la mente de un profesor que murió en ese vagón para que vea como se produjo y sobre todo quien es el culpable. Pero el soldado con su afán de protección intenta salvar a todos los pasajeros especialmente a la amiga del profesor, aun sabiendo que se trata solo de un programa de ordenador que recrea un momento especifico y limitado.

El actor Jake Gyllenhaal demuestra que sabe escoger proyectos.

Crítica: En ‘Código Fuente’ Duncan Jones ha intentado crear un mundo diferente a través de la física cuántica y los programa de ordenador, el problema es que eso esta muy visto ya, por ejemplo tiene similitudes con “Matrix”, “Tron” o “Deja Vu”, es decir, la realidad es un mundo y la ficción informática otro aunque parezca muy real. Y es ahí lo que más falla en este film, no innova en nada y sobretodo esperas que el final tenga un giro inesperado, pero te quedas con las ganas.

Fotograma de Código fuenteLo mejor sin duda son los actores, ya que Jake Gyllenhaal siempre esta soberbio y el director también cumple. Por tanto si la película no es todo lo redonda que se esperaba sin duda es culpa del guión, que hace que al final solo pienses que han intentado complicarlo pero no han sabido dar con la tecla adecuada. Deja una puerta abierta a más secuelas ya que el propio programa de ordenador tiene más poder del que sueñan los propios científicos que lo han creado, así que podrían verse secuelas aunque como el éxito ha sido más bien moderado, por ahora se dejara en el cajón de los posibles.

Al director esta claro que le gustan los espacios cerrados, el tren a pesar de ser de dos pisos se hace angosto al igual que la cápsula donde está metido el soldado. Incluso al final se muestra una imagen bastante interesante de un mundo distorsionado.

En definitiva le doy un 6/10, seguiré viendo películas donde salga Jake Gyllenhaal, ya que es uno de mis actores favoritos y el director apunta muy alto, aunque creo que todavía esta un poco verde para que le dejen hacer “The Wolverine”, aun que sin duda haría un gran trabajo.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.