Noticias / Cine / Críticas de cine / Crítica a Voy a pasármelo bien. Divertidísimo viaje al pasado
Críticas de cine

Crítica a Voy a pasármelo bien. Divertidísimo viaje al pasado

Ya está en cines Voy a pasármelo bien. Película que homenajea la década de los 90 al son de la música de la mítica banda Hombres G

Se estrena en cines la comedia / musical Voy a pasármelo bien, película dirigida por David Serrano (Días de Fútbol, Tenemos que hablar), a partir de un guion que ha co-escrito junto a Luz Cipriota, y protagonizada por Raúl Arévalo, Karla Souza, Izan Fernández, Renata Hermida Richards, Dani Rovira, Raúl Jiménez, Jorge Usón, Michel Herráiz, Isabel Aerenlund, Álex Barahona, Rodrigo Gibaja y Teresa Hurtado de Ory entre otros.

Voy a pasármelo bien nos transporta al Valladolid de 1989. David y Layla acaban de empezar octavo de E.G.B. y les gusta mucho Hombres G. También se gustan mucho entre ellos, pero como a David le aconsejan tan mal sus amigos, todas las cosas que hace para conquistarla terminan siempre siendo un fracaso. A pesar de todo, los dos se hacen inseparables y se meten en líos cada vez más grandes, e incluso a veces, cuando están juntos, el impulso de cantar y de bailar las canciones de su grupo favorito es tan fuerte que se ponen a hacerlo en mitad de la calle. Y eso es porque se lo están pasando bien. Muy bien.

Valladolid. Poco más de treinta años después. David y Layla no se han vuelto a ver desde finales de los ochenta, pero nunca se han olvidado el uno del otro. A Layla las cosas, al menos en lo profesional, no le
han podido ir mejor: es directora de cine y ha ganado un Oscar. La vida de David, en cambio, ha sido más normal y ni es famoso ni ha ganado ningún premio. Layla vuelve a la ciudad para recibir un homenaje y los dos pasarán juntos una semana.

Durante esos días ya no cantarán y bailarán por la calle. Pero se darán cuenta de que los niños que fueron no han desaparecido del todo.

En 1989 y en 2022, los protagonistas de esta historia lucharán con todas sus fuerzas por no dejar ir a su primer amor. Y por pasárselo bien.

Crítica

David Serrano regresa al largometraje tras haber dirigido Tenemos que hablar en 2016, y algunos capítulos de la primera temporada de Venga Juan. Lo hace con un guion casi biográfico. Con los dos protagonistas llamándose igual, David (como el director) y Layla (la amiga de la infancia de David Serrano). Utilizando la banda sonora de su infancia para la película, a la que ha querido dar un gran protagonismo, haciendo de la película un musical, en el que podemos ver a las versiones más jóvenes de los protagonistas, cantando y bailando con un montón de coreografías las canciones del disco de los Hombres G, que toma el título la película.

Los números musicales están bien, pero la base de la música aunque era la partitura del mítico grupo, al ser adaptado para la película, pierde bastante, al igual que escuchar a los niños sin el apoyo del tema original y la voz de David Summers de fondo.

En cuanto a la historia, he encontrado ciertos paralelismos con Nothing Hill, ya que en ambas el protagonista masculino es un librero, divorciado, y la protagonista se dedica al cine. En la película Roger Michell, el personaje de Julia Roberts era una estrella de cine, y aquí, Layla, es una directora de cine de fama internacional a la que le ofrecen una película de superhéroes. Aunque solo se queda en eso. Pero sería interesante saber si estaba pensando en ello David Serrano cuando escribió el guion de Voy a pasármelo bien.

Nostalgia de tiempos mejores

La película es un viaje al pasado para los que crecimos en aquella época y enseñarles a nuestros hijos como fue nuestra infancia, en mi caso nacido en el 74, recuerdo aquella época dorada en la que estaba terminando la desaparecida E.G.B., y empecé a reconocer un montón de easter eggs, los coches, las chuches, las frases, las revistas en especial la Tele indiscreta que pude reconocer en un quiosco, con la presentadora Mayra Gómez Kemp del Un, dos, tres en la portada, y ¡El GALERIAS PRECIADOS!

De hecho recuerdo que el casette de Voy a pasármelo bien, se lo regalé a mi hermana pequeña, que era super fan del grupo, de hecho me reconozco en la película de David Serrano, ya que era uno de los que decían que Hombres G, eran para pijos, aún así me molaban. Recuerdo haber ido al cine a ver Sufre Mamón en el 87 (si una película que no era friki), con la banda como protagonista, y salir de la sala pensando en montar un grupo de música con mi primo para ligar, ilusos.

Pero volvamos al análisis de la película, las actuaciones de los niños están geniales, destacando sobre todo, el personaje de Luis niño, interpretado por Rodrigo Gibaja, es simplemente brutal. De las interpretaciones de los adultos destacar la de Karla Souza (En la mente de un asesino) y Jorge Usón. En cuanto a Dani Rovira, lo siento, pero es un actor que como monologuista me encanta, pero como actor no termina de gustarme. Atentos al cameo del director como padre del joven David.

En definitiva una película muy divertida, que tira de nostalgia, especialmente para los que vivimos nuestro paso de la niñez a la pubertad a finales de la década de los 80.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Will Smith regresa a lo grande con Emancipation

David Larrad

Crítica de Avatar. El regreso de James Cameron a la ciencia ficción

Carlos Gallego Guzmán

Primeras críticas de Hellraiser: 100% positivas

David Larrad