Cómics / Factor-X 1: ¡Bautismo de fuego!: ¡El gran regreso de la Patrulla-X original!
Cómics

Factor-X 1: ¡Bautismo de fuego!: ¡El gran regreso de la Patrulla-X original!

Factor X 1. ¡Bautismo de fuego! ¡El gran regreso de la Patrulla-X original!

Factor-X, la serie que devolvió a la Patrulla X original a la acción vuelve a las estanterías españolas. ¡Vuelven las aventuras de los primeros alumnos de Xavier!

La franquicia mutante avanzaba, y Marvel quería una nueva serie, no era suficiente con la producción de Chris Claremont, pero el autor no podía con más trabajo, Y Bob Layton, Jackson Guice y Jim Shooter crearon un nuevo concepto para recuperar a los antiguos X Men, algo llamado Factor-X. Y lo primero que hicieron, fue preparar el regreso de Jean Grey entre los vivos.

La Patrulla X recorría el mundo sin ninguno de los integrantes originales del grupo. Pero estos volvían de vez en cuando a la cabecera, Cíclope formó parte de esta segunda génesis pero finalmente abandonó tras la muerte de Jean Grey. Algunos formaron parte de grandes grupos como los Vengadores, que fueron el hogar de la Bestia un tiempo, o de secundarios donde llegaron a juntarse casi todos como ocurría en los Defensores con el Angel, el Hombre de Hielo y nuevamente la alegre Bestia. Pero el plan era unirlos de nuevo.

Todo comenzó con una idea, que Bob Layotn, Jackson Guice y Jim Shooter habían perfilado.

Todo comenzaría en los Vengadores y los 4 Fantásticos, que crearían un prólogo en el que descubrimos que Jean Grey nunca fue Fénix y que estaba viva. Esta resurrección unía a los antiguos X Men de nuevo, pero la pareja eterna, Jean y Scott, llevaban mucho tiempo separados, con una muerte, un duelo, y una recuperación con otra mujer y un hijo de por medio. Las cosas habían cambiado mucho.

SI bien las ideas eran rompedoras, no pudieron mantener al grupo de creadores mucho tiempo al mando, ni tampoco juntos. Chris Claremont siempre mostró su disgusto con la serie, su control sobre la franquicia era conocido y ver como otros podía decidir, no le parecía bien. Pero todo cambió cuando Louise Jones llegó al título, colaboradora y amiga de Claremont, trabajo con su apoyo, y el padrino mutante pudo respirar.

Si la autora dejaría una huella indeleble en los mutantes y en este título, fue por sus ideas frescas y por conseguir que una serie secundaria tuviera tanta calidad como la serie principal. Y de paso consiguió que su marido dibujara en Factor X. Porque poco después, dejó de firmar Jones, y comenzó a firmar Simonson. SI, Walter Simonson, el hombre que resucitó la serie de Thor y se encuentra en el Olimpo de los autores de Marvel, se encargaría de ilustrar las palabras de su mujer.

Pero nos alejamos de lo importante, la serie. Factor X tenía muchos temas que tocar, los mutantes se veían como una amenaza, y protegerlos era peligroso. Así que surgió la idea de una organización que se encargaba de solucionar los problemas que los homo superior creaban. Una agencia de control y detección de mutantes, una pesadilla para los X Men, que en realidad encubría a los X Men originales en su misión de encontrar y ayudar a mutantes en problemas. Y como siempre, dentro de esta trama principal, existían muchos temas secundarios, que con Simonson ganaron cada vez más potencia, las relaciones entre los miembros, el peligro de los mutantes descontrolados, la intervención del gobierno. Pero algo lo cambió todo, llegó la Masacre Mutante, y tras ella, Apocalipsis. Uno de los mayores villanos de los mutantes nacía en esta serie, y dejaría huella eterna en la franquicia.

Las tramas ganaron velocidad y fondo con Simonson, mejor narradora que Layton, y sobre todo por querer acercarse más al estilo de lo que Claremont hacía en la Patrulla-X, al contrario de su antecesor, que pretendía darles un tono superheroico lejos de los problemas sociales que encumbraron a los hombres X. Y si este tomo es un claro ejemplo de algo, es de la capacidad de cambiar en muy pocos números un título totalmente, una de las grandes virtudes de Marvel, la mutabilidad.

En cuanto al listado de autores no podemos dejar de lado a Jackson Guice, autor que sigue trabajando, y tuvo mucha presencia en el Capitán América de Brubaker. Autor de los clásicos, donde primaba que siempre hubiera dinámica en las viñetas, la acción siempre era su premisa. Posteriormente ha ganado empaque, tras haber pasado varios cambios de estilo en el tiempo y el resultado ha sido la pluma de un ilustrador poderoso. Y en estos números, ya demostraba todo esto.

El segundo nombre a destacar es Walter Simonson, en una ocasión hasta Sal Buscema uno de sus colaboradores más afines en Thor. EL dibujante le imprime a la serie toda la vida, la dinamicidad, esas impresionantes batallas, que caracterizan a Simonson. Y la serie pasa a ser un espectáculo maravilloso en el que hasta las conversaciones más banales, resultan vivas y se resuelven con vivacidad.

En conclusión, Factor-X da ejemplo de cómo la franquicia mutante y Marvel evolucionaron, crecían, e introducían temas y nuevos personajes para crear un futuro maravilloso, con autores que ahora son leyenda. Ahora puede resultar cándida para los lectores actuales, pero cuando apareció, tenía mucho que ofrecer a un público que quería más de esos mutantes, odiados y temidos por todos.