Cómics / Patrulla-X: Renovación 3: Guerra Psíquica. Los orígenes de los nuevos hombres X y el regreso de un villano
Cómics

Patrulla-X: Renovación 3: Guerra Psíquica. Los orígenes de los nuevos hombres X y el regreso de un villano

Patrulla-X: Renovación 3

Los mutantes siempre están en constante cambio, pero el fin de siglo llevó a una renovación total de conceptos. Patrulla-X: Renovación recoge todos estos cómics que cambiaron la franquicia

La etapa de Joe Kelly y Steven T. Seagle en la patrulla-X incluía a nuevos miembros, nuevos problemas, y nuevos desafíos. Estas novedades llegaban como avalanchas de amenazas, y los hombres X, ahora sin el profesor Xavier y sin recursos casi, tenían que improvisar cada paso que daban. Uno de los factores más importantes era que no tenían psíquicos potentes, y que sus nuevos reclutas escondían muchos secretos. Y ambas cosas iban a cambiar en ‘Guerra Psíquica’.

El plano psíquico siempre ha sido muy importante para los mutantes, les permitía acceder a todos sus miembros, compartir, comunicarse de forma segura, y controlar muchas situaciones. Pero también es el hogar de monstruos. Chris Claremont reinventó los poderes mentales y sus usos en su etapa, el tándem Kelly- Seagle no iban a dejar ese aspecto de los mutantes sin visitar en su renovación de la Patrulla. Y de paso aprovecharon para recuperar viejos personajes, situaciones, y hacer evolucionar a sus nuevos personajes en sus relaciones y psiquis.

La Patrulla-X sigue recuperándose, los primeros integrantes se reúnen con Scott y Jean en su nuevo hogar en Alaska, y acaban metidos en medio de un lío mitológico y psíquico, de nuevo el mundo mutante absorbe a un grupo de amigos que no deseaba ningún problema. Pero la respuesta de los humanos no parece muy diferente del resto del mundo que conocen. Mientras, descubrimos el origen de Oruga, su relación con Magneto, y sus poderes, que son muchas veces una pesadilla más que un don. Y para acabar un tomo lleno de contenidos, tenemos el regreso a África de la Diosa, Ororo, acompañados de Mariposa Mental, ya que el grupo no tenía una psíquica, lo que traerá de vuelta a uno de los grandes enemigos de la Patrulla X.

Las dos series conjugaba a la perfección, y lo que una no tocaba, lo hacia la otra, una explicaba quién y de donde viene Oruga, y la otra examinaba que hace a Médula ser un depredador incansable, a la vez que una adolescente asustada. Los escritores iban lanzándose bolas rápidas para ver cómo arreglaban los desafíos, y no dejando que se escapara ni una. Fue una época de cambios y giros, muchos de ellos abortados por sus editores, pero que dejaron tramas llenas de entretenimiento y momentos puros de los X Men.

Y el dibujo iba acorde a la época, impactante, colorido, claro, y sobre todo exagerado, con influencias japonesas. El manga triunfaba y su influencia era notable. Germán García, continuaba el trabajo de Carlos Pacheco y daba ejemplo de espectacularidad, y de paso daba los pasos para que los autores españoles comenzaran una invasión que a día de hoy ya está completa. Pero también estaba Chris Bachalo, que empezaba a mutar su estilo, otra vez, dejando atrás su oscuridad, y sus lecciones de anatomía, para poder retorcer la realidad y saltar las viñetas y la página.

A la serie le quedan un par de entregas para terminar, y de aquí en adelante, ante el final cercano. Kelly y Seagle aceleraron, y aunque se notó en la calidad, las ideas seguían brillando en una época muy gris para los supers, y dando espectáculo y entretenimiento a la vez que giros inteligentes e interés.