Inicio Cómics

CÓMICS | DC/VERTIGO: Death Bed. Lecho de muerte

A veces necesitamos de estímulos externos para darnos cuenta de la verdadera necesidad que tenemos de hacernos con las riendas de nuestras vidas. En muchas ocasiones caminamos bajo los auspicios de otras personas que nos guían o directamente nos ordenan cual es la ruta a seguir. Joshua Williamson y Riley Rossmo nos van a mostrar, en Death Bed: Lecho de muerte, serie limitada de Vertigo publicada por ECC Ediciones, que no debemos vivir la vida a través de otros ojos, que tenemos que coger al toro por los cuernos.

Death Bed: Lecho de muerte de Vertigo, nos presenta a Antonio Luna, un hombre extraordinario que ha llevado una vida de aventuras sin límite y desenfreno. En sus últimos días ha buscado la presencia de una escritora que le haga de “negra” para plasmar su autobiografía. Esa es Valentine Richards, una mujer que destacó en su infancia por la creación de una historia premiada pero que no ha visto progresión en su vocación por la escritura. Ahora se dedica a escribir para otros al ser incapaz de crear historias propias.

La que parte como un personaje secundario irá cambiando su forma de ver el mundo, dejará su pose acomodada que la lleva a no tomar riesgos para afrontar las últimas aventuras de Luna, a medida que se desgranan algunos de sus más destacados acontecimientos vitales. Valentine no tendrá más remedio que tomar decisiones importantes que la definan y al mismo tiempo supongan un punto de inflexión en la propia vida de Antonio.

Joshua Williamson (al que hemos tenido durante una larga etapa en Flash o autor de Batman/Flash La Chapa) nos hace recorrer escenarios sorprendentes y fantásticos, miedos, fobias y filias de sus personajes. Los va a rodear de personajes místicos que les hagan superar barreras. Todo ello bajo el dibujo en muchas ocasiones caricaturesco de Riley Rossmo (Constantine: Hellblazer), que dota a cada figura de una personalidad y características propias, de la enjutez de un ajado Antonio Luna a la voluptuosidad curvilínea de Val. La paleta de colores utilizada por Ivan Plascencia (Flash) acaba de rematar un conjunto muy notable, dotando de claroscuros a la obra, con un juego de luces muy conseguido.

Es de agradecer que sigan apareciendo obras autoconclusivas de este nivel, que nos hagan experimentar cosas diferentes, una apuesta fresca que no necesita de continuidad, que se disfruta de forma directa, sin apenas presentaciones. Con cambios de ritmo que nos hacen saltar a la acción en menos de lo que se tarda en chasquear los dedos. Una lectura interesante y recomendable compuesta por seis números USA incluidos en España directamente en un tomo de tapa dura.

Portada de Death bed: Lecho de muerte

Sinopsis Oficial de Death Bed de DC/Vertigo

Leer
Hulk sufre la peor muerte posible para un héroe de Marvel


Antonio Luna es el hombre más extraordinario que ha existido. O seguramente el más censurable. En cualquier caso, nadie ha conocido su historia al completo… hasta ahora. Luna está en su lecho de muerte, preparándose para dictarle sus memorias a Valentine Richards, una novelista fracasada que ahora trabaja como escritora para otros sin obtener reconocimiento alguno. Alguien tan poco aventurero como Val parece una extraña elección para contar la historia de un hombre que ha llevado la vida más aventurera de todos los tiempos, pero las cosas se vuelven aun más extrañas cuando ella descubre que alguien más intenta borrar la historia de Luna por completo… ¡y lo hace asesinando a cualquier persona de su pasado que pudiera corroborar sus delirantes relatos sobre mutantes alienígenas, ninjas con aspecto de momia y sectas caníbales!.

Reseña Panorama
CÓMICS | DC/VERTIGO: Death Bed. Lecho de muerte
Artículo anteriorHe-Man y los Masters del Universo como nunca se habían visto
Artículo siguienteJJ Abrams habla del retorno del Emperador en Star Wars
Destetado en unos recreativos jugando al Ghost N’ Goblins y criado bajo el prisma del comic nacional de Ibañez, Escobar, Vazquez… y los clásicos Don Miki de Disney, su vida cambió el día que cayó en sus manos el número 45 de Spider-Man de Comics Forum. Desde entonces Marvel entró en su vida para no abandonarla jamás, al igual que lo han hecho los videojuegos. Amante de las etapas míticas de Claremont, Byrne, Miller, Stern o Simonson, confiesa sin pudor que su mujer es una parte culpable de que cumplida la cuarentena siga embebido por unas aficiones que no le abandonarán jamás.