Inicio Cómics Arkham, donde viven las pesadillas

Arkham, donde viven las pesadillas

3238

El Asilo Arkham ha sido destruido. Un símbolo de la maldad que combate Batman ha caído. Recordamos aquí su macabra existencia.

El neogótico edificio ha sido siempre sinónimo de la locura, encerrada, pero nunca bajo control. Gotham miraba aterrada ese edificio que como una olla a presión, amenaza con explotar.

Y cuando lo hace el dolor y el horror se extiende por la Tierra. Cada vez ha resultado ser distinta, ya fuera una fuga, un evento mundial que ha revolucionado el panorama de los superhéroes, o simplemente una rebelión tras sus paredes, sus habitantes nunca han permitido que la oportunidad se pierda y han abandonado el maltrecho edificio. Los mismos residentes huyen de Arkham no sólo por la libertad, sino por alejarse de ese pozo que parece multiplicar la maldad que se le entrega. Encerradas tras las paredes del Asilo Arkham hay más que pacientes, hay una locura inherente que ha contagiado a todos los que han entrado, ni siquiera Batman se ha salvado de ello.

arkham asylum articulo 1

“Un tumor en la faz de Gotham”, así lo definía no hace mucho Gerry Duggan en ‘Mansión Arkham’, colección donde el autor lucha por dar a la nueva cárcel para criminales psicóticos la entidad que tenía el viejo Asilo. Mastodóntica tarea que aún tiene que dar frutos. Pero nunca dejaremos de pensar en Arkham como una vieja mansión construida para albergar fantasmas, locos, construida por enajenados y reconstruida mil veces por el miedo. Más que una casa fantasma es un espectro que toma forma de casa para acosar a todo lo que se acerca a la sombra de su estructura.

Su nombre es un título en sí mismo

Arkham es un nombre que para los aficionados a la literatura de terror y ciencia ficción recuerda a H.P. Lovecraft y su ficticia ciudad en Nueva Inglaterra. Localizado en esa Providence (que sirvió de base real) el escritor creó una urbe plagada de misterios, horrores ancestrales y alienígenas inexplicables para las mentes humanas, y de valientes hombres que se enfrentaron a ello, casi siempre con resultados fatales para los imprudentes. Está fue la génesis de la idea, esa Arkham, de ahí surge el nombre para ese horror primigenio que es la locura. No se tomó el nombre a la ligera, pero creció mucho más allá de lo que creían.

El asilo nació de la mano de uno de los más influyentes guionistas en la vida del hombre murciélago, Dennis O’Neil, y su primera aparición fue en el “Batman 258” en octubre de 1974, aunque fue otro autor legendario en DC Cómics quien acabó de definir el manicomio: Len Wein. El ambiente de locura era palpable, y el creador de la Cosa del Pantano parecía convencido que estaba unido al mal, mas que a la curación. Eran los 80 y el cómic adulto empezaba a desembarcar en USA. Así lo tomó Grant Morrison cuando con Dave McKean construyeron su ‘Arkham Asylum’, una de las obras más crudas y duras sobre la locura y los fantasmas que pueblan el universo batmaniano.

Varias obras entraban en el sanatorio mental, una de las destacadas sería la de Sam Kieth: ‘Asilo Arkham: Locura’. En la obra el americano exploraba no a los locos y malditos del lugar, sino a los trabajadores cuerdos que visitaban el templo a la maldad. Siempre interesante en sus planteamientos, Kieth emplaza al lector en el día a día del centro, algo que resulta más normal de lo que podría creerse. Con una atmósfera malsana, opresivo y lóbrego, el autor crea una historia a través de una enfermera que en su trabajo diario ha sido testigo o ha recibido de veteranos, su dosis de locura.

asilo_arkham_locura arituclo

Los cimientos de la locura

El Asilo Arkham era en sus primeras versiones un hospital común, el aspecto victoriano le fue incorporado por Wein. La transformación de templo de curación a mazmorra del horror se iniciaba con esa pequeña gran decisión. Está situado en las afueras de Gotham City en una colina desde donde observa a los cuerdos y amenaza su idea de normalidad.

Es donde los enemigos de Batman considerados legalmente enfermos mentales están encarcelados, apartados de la humanidad para no contagiarles algo tan mal visto como es el ver el mundo deformado, o más real, que nadie. El resto de enemigos del murciélago acaban en la Penitenciaría Blackgate, pero no sería extraño que acabaran tras los muros del “centro de curación” de Arkham tras un tiempo en Gotham.

Arkham ASylum articulo 3

Cada autor ha dado el aspecto que ha creído que tiene el lugar donde el mal reside. Desde Aparo o Breyfogle a McKean o Capullo, cada dibujante ha añadido mazmorras, túneles, celdas adaptadas a sus habitantes, o simplemente patios de recreo con fuentes que rememoran asesinatos insanos, como aportaba Sam Kieth en su obra ‘Asilo Arkham: Locura’.

Arkham Asylum: El germen del mal nacía en el pasado

Cuando Wein comenzó su construcción, Arkham era un asilo creado por Amadeus Arkham para alberga y tratar a enfermos mentales a principios del siglo XX. Morrison quería algo más. Así que cuando comenzó su reforma ideó que el origen de esa idea fue la muerte de su madre victima de trastornos mentales. Amadeus trabajaba con su mujer e hija en Metropolis, pasó de la luminosa urbe a la tenebrosa aglomeración de casonas y góticos edificios. Para él doctor significó revivir la muerte de su madre, a sus manos, sacrificándola para su bien, según su vista, y olvidando su protagonismo en el acto. Un trastornado creando un Hospital para gente con problemas, era el comienzo del fin.

Cuando el doctor comunicó a su familia sus planes nadie pensaba que las buenas intenciones de Arkham fueran a crear una puerta a la demencia en la Tierra. Durante las obras de remodelación de la antigua casa familiar, el que acabaría siendo el primer incluso de su hospital se fugaba de la cárcel, Martin “Mad Dog” Hawkins. El asesino psicópata había sido objeto de estudio, y la opinión de un experto con Arkham fue requerida. Hawkings huyó de Metropolis y acabo en Gotham, el mismo viaje que llevó a cabo Arkham. Pero mientras el doctor creía que estaba creando un centro de sanación, el primer atisbo de locura atacaba a su familia. ‘Mad Dog’violaba y asesinaba a su familia cuando el buen doctor aconsejaba como capturar y tratar al demente.

arkham asylum artiuclo 4

El virus largamente hibernado se veía liberado por la sangre de los inocentes. Amadeus comenzaba su lenta espiral descendente hacia la locura. Sus traumas volvían y sobre la sangre de su mujer e hija, vestido con el traje de boda de su madre hace un juramento para usar su casa como contenedor para el mal, un mal que ve con forma de murciélago. El primer cliente del Asilo Arkham es el asesino de su familia, la primera prueba para el nuevo Amadeus, que finalmente ejecuta a Martin “Mad Dog” Hawkins en una sesión de electroshock, accidentalmente según las autoridades. La demencia del doctor empezaba a cosechar sangre, la curación ya no era el objetivo. El mal y su retención en su nuevo hogar obsesionaba al doctor que continuaba su misión.

Finalmente Amadeus sería encarcelado en su propio Asilo. El provecto ciudadano se arruinó en el crack del 29 y le dio por intentar electrocutar a su agente de bolsa, siigh, era una buena idea pero no le dejaron promocionarla más. En su locura rasca las palabras del hechizo en las paredes y el suelo de su celda con las uñas hasta el día que muere. Cierra su trampa con sangre, con su vida, con su salud mental.

Así establecía Morrison las raíces del mal, de la locura, de ese nido de obsesiones y poderes extraños, de seres más allá del bien y del mal, tan adentrados en otros mundos extraños y desquiciados que nadie podía entrar sin verse absorbido por ellos.

arkham_asylum

Eran los 90 y Arkham ya era ese lugar maldito, recorrido por fantasmas de locura y dolor. Fue la época en la que las fugas fueron más comunes, Bane liberó a todos sus residentes durante su ataque a Batman. Era en la saga ‘la Caida del Murcielago’, donde el justiciero más famoso de Gotham acabaría inútil, con la espalda rota, y tendría que nombrar un sucesor. Un hecho que sorprendió a propios y extraños ya que fue Jean Paul Valley ‘Azrael’ otro demente, esta vez por crianza, pero ésa, es otra historia.

Arkham resistió el gran terremoto que destruyó Gotham y la convirtió en ‘Tierra de Nadie’, su reconstrucción y resurgir de las ruinas conllevó un nuevo asilo, pero incluso cuando estaba vacía, la gran cárcel de lo corrupto dirigía sus ecos hacia Gotham. Fue un descendiente del orgulloso propietario original, Jeremiah, sobrino de Amadeus, quien tomó las riendas del sanatorio tras esas épocas de gran confusión. No tuvo grandes logros, las fugas proseguían y cada vez más Arkahm era sinónimo de enfermedad y locura. Pero Jeremiah Arkham creía en su hospital, tal y como ocurría con su antepasado su alma estaba siendo corrompida por los fantasmas del horror y el sufrimiento.

La vida sigue, la demencia aumenta

F3E1FC54APoco tiempo de alivio tiene Gotham, esa semilla de maldad nunca deja de crecer, como la mala hierba. Arkham se reconstruyó y reformó, se hizo “más terapéutico” según Jeremiah. Los planos originales se vieron complementados con algunas reformas que descubrió el doctor en viejos proyectos de su tío Amadeus. La semilla de la locura estaba plantada, se había aumentado aún más el macetero y las raíces eran fuertes, la planta demencial y surreal volvía a crecer, fuerte y todavía más grande. Hasta que Mascara Negra hizo volar por los aires ese santuario de lo insano y lo corrupto. Claro, que ese Máscara Negra, el segundo de ese nombre,  era un aspecto esquizofrénico del mismo Jeremiah que el guionista David Hine completaba en sus series de ‘Arkham Renacido’.

Recientemente, en la nueva regeneración del universo DC, los Nuevos 52,  todo cambiaba y la historia no era la misma, se olvidaban máscaras y los personajes volvían a su lugar par empezar de nuevo, Jeremiah era doctor y su salud mental regresaba. Pero los locos que pueblan los pasillos y celdas de Arkham fueron liberados. Si bien en esta ocasión ha sido una maniobra para mantener ocupado a Batman y sus allegados. Muy superheróico todo el asunto, pero siempre con ese toque desquiciado de los “amables” habitantes del Asilo.

Ha sido en ‘Batman: Eterno’ donde los autores han podido volver a visitar las catacumbas que como un laberinto habitan bajo las piedras de Arkham. Batwing, muy nuevo en esto de la locura, y Jim Corrigan, muy viejo en esto de la locura, se veían obligados a recorrer esos pasillos, la supuesta hija del Joker les esperaba, acompañada de cierto reverendo recuperado de una obra de Jim Starlin, otro autor capital en el universo de Batman.

Los fantasmas de los muertos, de los locos, o quizás sólo el ambiente que crea tan horrible edificio los rodeó y ni siquiera El Espectro, la cólera de Díos, pudo serles de mucha ayuda. El horror inundo a los investigadores como ocurría en los relatos de Lovecraft y los espectros convertían la realidad en un infierno. El resultado fue sorprendente. Tras más de 40 años aterrorizando a Gotham, el Asilo Arkham se veía aplastado por su propio y maldito poder y se hundía en las entrañas de la tierra.

Destruido, extirpado, ¿muerto?

4169930-arkham+manor+01

El edificio ha desaparecido, tragado por la tierra que tanto tiempo envenenó, una venganza de la realidad contra un foco de anormalidad y pestilencia. Pero que no exista el lugar no significa que el mal haya desaparecido, se ha trasladado a sus internos e incluso a su director, Jeremiah parece cada vez más cercano a ser internado en su sanatorio, como ocurrió con su tío.

Ahora, la Mansión Wayne es la Mansión Arkham, el reducto donde esconder lo más horrible de Gotham, aquello que todos temen. Y su locura ahora se ha contagiado, como un virus ahora tiene otra herida abierta que infectar. Y si algo ha hecho eterno a Arkham son dos cosas, su nombre, y su inmortalidad. La antigua Mansión Wayne es sólo un edificio, la locura ya ha entrado, existían fantasmas viejos y nobles entre sus paredes, ¿Cuánto tardarán en sucumbir a los espíritus malvados de Arkham y sus habitantes?

1989-arkham-asylum-615x359

ILUSTRES RESIDENTES

Martin “Mad Dog” Hawkins: Celda desconocida, supuestamente desaparecida en las reformas posteriores

El Joker: Celda 562 inicialmente, pero la 0801 a partir de Alan Moore y su obra.

Dos caras: Celda 993

El Espantapájaros: Celda 826 o 743

Harley Queen: Celda 41

El Pinguino: Celda 922, aunque en la etapa Nuevos 52 es un residente de Blackgate.

Acertijo: Celda 445

Bane: Celda 1953, también ha pasado su epoca penitenciaria en Blackgate en varias ocasiones.

Victor Zsasz: Celda 82

Sr. Frío: Celda 189, se ha adaptado, pero depende de la historia ha ocupado lugares específicos por su aflicción.

El Sombrerero Loco: Celda 888

Killer Croc: Celda especial que ha tenido varias reformas para reforzarla

Deadshot: Celda 269. Aunque en la actualidad goza de buena salud mental (suficiente para ir a cárceles comunes), antes era un psicópata con tendencias autodestructivas y adictivas.

Clayface: Celda 14, todas las encarnaciones han pasado por el Asilo, pero su habitante más común fue Clayface III.

Scarface y el Ventrílocuo: Celda 35

Hugo Strange: Celda 268

Hombre Calendario: Celda de la milla verde número 8

Hiedra Venenosa: Celda de la milla verde numero 1

Arkham más allá de las viñetas

Aunque todos recordamos las apariciones cinematográficas de Batman, la verdad que Arkham ha tenido poca relevancia en su vida en fotogramas. En la horrible ‘Batman Forever’ aparece al final de la película como un castillo de aspecto más medieval en lugar del clásico victoriano neogótico americano, la escena pertenece al encierro del Acertijo (Jim Carrey en su versión más histriónica, disparatada y ridícula).

B_&_R_Criminal_Property_LockerEn el otro gran crimen contra el hombre murciélago, ‘Batman & Robin’, aparece varias veces. En esta ocasión lo emplazan en una isla (Joel Schumacher no te has leído un libro de Batman en la vida, y la serie de Adam West no vale de referencia única) Hiedra Venenosa (Uma Thurman dando asquito, Joel, logras lo imposible) es encerrada allí al final, y Mr. Frío (Arnold, ¿cuánto te pagaron?) es un habitante regular.

Como detalle aparecen las vestimentas de Dos Caras (Tommy Lee Jones, ¿qué te hicimos los fans?) y Acertijo por allí, como recordatorio del anterior crimen de Schumacher.

La llegada de la nueva trilogía de manos de Christopher Nolan definió una nueva Gotham, un nuevo Batman, y el sanatorio no podía ser ignorado. En ‘Batman Begins‘, tiene un papel central ya que es donde el Doctor Jonathan Crane, ‘El Espantapájaros’, realiza experimentos con sus pacientes e infecta el agua de Gotham con su toxina del miedo para apoyar el plan de Ra´s AlGhul. En la segunda parte, ‘El Caballero Oscuro’ es recordada por sus personajes, ya que los locos cómplices el Joker proceden en parte de allí. Y en la tercera no aparece, pero debería, se nombra en la conversación que no apareció finalmente en el cine en la que revelaban que ahora era el paradero de Joker tras su detención.

En ‘Batman versus Superman’ o ‘El Escuadrón Suicida’ suponemos que debe aparecer como mínimo en alguna referencia, pero es más plausible creer que aparecerá dada la cantidad de reclusos del Asilo que aparecerán en ambas películas. La aparición de Joker, De Harley Quinn y de algún otro criminal demente de la galería de villanos de Batman asegura que el edificio tenga al menos su lugar como origen de locura y maldad.

NIMR_Batman_Begins

La pantalla pequeña aprecia el desorden

En televisión ha corrido mejor suerte nuestro odiado y querido sanatorio, tanto en ‘Batman: The Animated Series’ (más tarde ‘The Adventures of Batman & Robin’) aparece con asiduidad. La arquitectura responde al estilo victoriano clásico, pero más afilado y agresivo. El edificio sigue siendo oscuro y tenebroso, y aunque las celdas se parecen a las de los cómics, las puertas de las celdas son de vidrio para aumentar la potencia audiovisual.

Arkham_Asylum22545

En la versión futurista del hombre murciélago ‘Batman Beyond’, concretamente en la película que originó, ‘Return of the Joker’, tiene un papel más protagonista ya que es la escena de la batalla de Batman contra el Joker y la de Batgirl contra Harley Quinn. También es el lugar donde Robin al que han lavado del cerebro para convertirse en una versión junior del Joker, mata al Payaso del crimen.

La posterior incursión animada del cruzado nocturno, ‘The New Batman Adventure’s’, también contó con su ración de Arkham. Acaba siendo el lugar donde acaban la mayoría de enemigos del murciélago y en esta nueva visita, el Asilo se encuentra en una isla y está conectado a la ciudad por un puente. En la serie de la ‘Justice League’ en el episodio ‘A Better World: Part 2’ aparece en una dimensión alternativa donde la Liga se ha apoderado del mundo y acaba con los villanos o los lobotomiza.

Más recientemente han aparecido algunos filmes animados como ‘Batman: Under the Red Hood’ donde Batman y Nightwing van para interrogar al Joker debido a que ha aparecido un nuevo Capucha Roja y evitan que el mismo criminal acabe con el payaso. Y en ‘The Dark Knight Returns’, la serie de películas basada en el cómic de Frank Miller: ‘Batman: The Dark Knight Returns’, aparece cuando se anuncia que Harvey Dent se ha recuperado y reaparece en la segunda parte cuando el Joker contempla la televisión en una de sus salas, como edificación en si no tiene presencia.

Y no podremos olvidar ‘Arkham Assault’, la película de animación más reciente sobre nuestro edificio favorito. Como su título cuenta sin ningún pudor, es el ataque al sanatorio que se encuentra en medio de una rebelión. Con el ‘Escuadrón Suicida’ de invitados por si alguien necesitaba algún aliciente más para disfrutarla.

pimgkid-com

Actualmente podemos encontrar el sanatorio en la serie de televisión ‘Gotham’, donde ha sido escenario de varios capítulos y tramas, incluida la típica fuga de los residentes, hasta han creado un barrio completo a su alrededor. Más alejada de la estética clásica y victoriana, se presenta como un edifico viejo y mas cercano a una desastrada Alcatraz u otra prisión de mediados de siglo con algún toque macabro.

En el mundo de los videojuegos ha protagonizado grandes momentos, ya que es el principal escenario de la serie Arkham Asylum. Batman: Arkham Asylum, Batman: Arkham City y Batman: Arkham Origins. En estás representaciones se muestra no como el centro independiente que siempre ha sido, sino como parte de Gotham City, una isla habitada por más criminales que por buenas personas.

batman_pc_physx_14

No son todos los que son

El Asilo Arkham ha sido visitado por tal cantidad de autores que es difícil hablar de cada uno de ellos en sus recorridos por los abismos de la locura. No pretendo ser exhaustivo, la historia la han construido entre todos, pero es la de la locura y la demencia, el crimen y el horror, asesinatos macabros y sucesos paranormales. Arkham es una pesadilla hecha realidad para los personajes de DC, y ha sido gracias a la aportación de muchos, entre ellos los ya nombrados Dennis O´Neil, Len Wein, Grant Morrison, David Hine, Sam Kieth, Jim Starlin, Jim Aparo y Norman Breyfogle, pero, han sido casi todos los autores que han establecido la mitología de Batman los que han puesto su granito: Marv Wolfman, Doug Moench, Alan Grant, Chuck Dixon, Ed Brubaker, Greg Rucka, Devin Greyson, y un gran etcetera. Todos han añadido a un nuevo loco o una nueva victima, una habitación o una esquina al Asilo, una piedra en el muro, y por ello los recordamos, por crear palmo a palmo una gigantesca cárcel para nuestras pesadillas.