Inicio Cómics ‘Opus’, un ‘manga’ dentro del ‘manga’ o cómo ser un dios sin...

‘Opus’, un ‘manga’ dentro del ‘manga’ o cómo ser un dios sin saberlo

Compartir

Planeta Cómic pública el rocambolesco trabajo del ya fallecido Satoshi Kon

¿Qué sucedería si un ‘mangaka’ que está en un momento culminante de la historia de un ‘manga’ fuera abducido por este e introducido en el cómic que creó? ¿Qué pasaría si algunos de sus personajes se rebelaran contra el destino que les tiene preparado su creador? Estas son algunas de las preguntas que plantea el cómic ‘Opus’ (1995-1996), que ahora publica Planeta Cómic, del célebre director japonés de películas de ‘anime’ Satoshi Kon, quien falleció prematuramente en 2010.

Portada del cómic Opus, publicado por Planeta Cómic

Un ‘mangaka’, como el guionista de una película o el escritor de un libro, se convierte en un dios ante la hoja en blanco. El dios de un mundo al que le tiene que dar unos personajes, un pasado, un presente y un futuro, le tiene que dar nombres, actitudes, sentimientos, dolor, alegría y también esperanza. Al leer un ‘manga’ uno olvida por completo que la libertad de los personajes es porque hay alguien que escribe que tienen que tenerla, pero en cualquier momento él se la puede quitar. No existe la voluntad de los personajes, sino la del guionista. ‘Opus’ reflexiona sobre esos temas, sobre el hecho de que Rin, uno de los personajes del cómic ‘Resonance’, decide luchar contra el destino que le tiene preparado el ‘mangaka’ Nagai Chikara, consistente en morir a manos de su enemigo, el Enmascarado.

Imagen del manga Opus
Imagen del manga Opus

El guionista y dibujante del cómic tiene claro que el personaje de Rin tiene que morir. Lo justifica ante su editor, quien le recuerda que las encuestas de valoración de los lectores sobre el manga ‘Resonance’ han ido a la baja. Se necesitaba dar un golpe nuevo a la serie y este sería la muerte de Rin y del Emmascarado mientras luchan. Pasadas pocas páginas del ‘manga’ ‘Opus’, Satoshi Kon da un giro a la historia cuando Rin aparece en el mundo real para robarle al ‘mangaka’ Nagai la última página en la que aparece muriendo junto al Enmascarado.

El guionista y dibujante de ‘Resonance’ consigue llegar al mundo que él mismo ha creado sin saber si está soñando y se muestra terroríficamente sorprendido con la misma cara que puso Truman al descubrir que su vida era un ‘show’. “Esto es el sueño de cualquier ‘mangaka”, dice Nagai, quien interactúa con algunos de los personajes que él ha diseñado y es perseguido por el mismo gran enemigo que creó. Intenta explicarles a algunos de ellos que él es quien ha creado ese mundo, hecho que genera otro gran debate sobre la voluntad y la libertad de los personajes.

Al enterarse de que viven en un mundo inventado y ficticio, algunos personajes se rebelan. Mientras unos critican que por culpa de la mente de una persona han sufrido multitud de desgracias, otros prefieren pensar que gracias a ese ‘mangaka’ existen y que es un dios. Una reflexión ejemplificada en ‘Opus’ en la creación de un ‘manga’ pero que son preguntas universales que uno puede hacerse en el mundo en el que vivimos.

El genio que creó la trama es Satoshi Kon, quien no destacó solo por los guiones de como ‘Opus’, ‘Regreso al mar’, ‘Historias cortas’ o ‘Seraphim’. El ‘mangaka’ fue un conocido director de ‘anime’ con obras como ‘Perfect Blue’ (1997), ‘Millenium Actress’ (2001), ‘Tokyo Godfathers’ (2003) y ‘Paprika’ (2006). También trabajó en el mítico y recomendable ‘anime’ ‘Roujin Z’ (1991), del realizador japonés Katsuhira Otomo.


Compartir
Pere Francesch Rom

Pere Francesch Rom. Nació en 1981. Viene de la comarca conocida como Baix Camp en Tarragona y es licenciado en Periodismo. Ha pasado por diferentes medios de comunicación como ‘El Correo’ (Bilbao), ‘Diario de Noticias’ de Álava y el ‘Diari’ de Tarragona. Actualmente trabaja en la sección de cultura de la Agència Catalana de Notícies (ACN). Colabora, además, en la revista ‘on line’ Muzikalia y en la de cine pantalla.cat.

Creció muy enganchado a ‘Bola de Drac’ (‘Dragon Ball’), ‘Las Tortugas Ninja’, Astérix y a los cómics de Spiderman y Batman. Soñó con que algún día podría pilotar a Mazinger Z acompañado por unos locos Gremlins y luchando con los Cazafantasmas. Contrario a los prejuicios que aún hay sobre las novelas gráficas, tres cómics le marcarían profundamente: ‘Superman Hijo Rojo’, ‘V de Vendetta’ y ‘Watchmen’. En cine, a grandes rasgos, ‘El Padrino’, toda la filmografía de Tarantino y Hitchcock, ‘El Señor de los Anillos’, todo aquello con aroma a Festival de Sitges o las historias de cómics y superhéroes llevadas al cine destacando sobre todo ‘300’, el Batman de Nolan o ‘Capitán América: Soldado de Invierno’. Es adicto a las series, sus preferidas: ‘Lost’, ‘Los Soprano’, ‘Breaking Bad’, ‘Juego de tronos’, ‘True Detective’ o ‘American Horror Story’. Amante de estas dos artes, cine y cómic, porque ambas tienen esa capacidad de llevarte a aquel lugar imaginativo y soñador del que difícilmente se puede volver.