Inicio Cómics ‘La Bruja Escarlata. La senda de las brujas’, nuevas sendas para la...

‘La Bruja Escarlata. La senda de las brujas’, nuevas sendas para la magia antigua

175

La Bruja Escarlata ha sido crucial en algunos momentos del universo Marvel, nunca ha tenido importancia como personaje en solitario.

La Bruja Escarlata. La senda de las brujasEsto se resuelve de la mano de James Robinson, el aclamado guionista llega para colocar las piedras de una nueva vida para La bruja escarlata, y lo hace con un enemigo y una visita a la Rioja.

James Robinson ha escrito muchos personajes, ha sido el artífice de grandes regresos como el de Hawkman o Starman en DC Cómics, y ahora se encarga de sentar las bases de un nuevo mundo para un personaje muy viejo. Mucha historia, pero que nunca ha sido solitaria, casi siempre con Los Vengadores, o con el que fuera su marido, La Visión, aparte de alguna historia limitada, compartida o no, hasta ahora no tenía un titulo propio para crecer y buscar su sitio en la Casa de las Ideas. Y si en algo es experto Robinson, es en sentar bases, y dejar crecer el edificio de forma orgánica.

En este caso primero coloca la magia, ya que Jason Aaron se ha dedicado a destrozarla en Doctor Extraño, y que ya hay un grupo de hechiceros supremos, Robinson prepara su camino a su manera, los poderes de Wanda son mutantes, puede que haya magia, hechizos, pero la base es genética, así que su mundo es diferente. Pero no deja de ser el plano mágico, con Agatha Harkness de guía, bueno, su fantasma, y con una misión, arreglar desaguisados sobrenaturales, La Bruja Escarlata tendrá que pelear, localizar el error y a su nuevo contrincante.

Todo muy relacionado con la mitología celta. Sin olvidar la importancia de los panteones variados de otras mitologías, Robinson teje su red y deja que avance, con calma, hasta que desvela el secreto que oculta ese nuevo enemigo. No es su mejor obra, resulta un poco apresurada, quizás porque exigían una base ahora que el mundo mágico de Marvel iba a estar en el punto de mira del aficionado gracias a la película del Doctor Extraño.

La Bruja Escarlata. La senda de las brujas

El que cada capítulo sea obra de un autor tampoco ayuda a que nos centremos en la trama.

Aunque Del Rey y el recientemente fallecido Dillon, dejan su impronta personal, no logran llenar el hueco que la falta de pretensiones del guion deja. Pero en el último número nos encontramos una de esas historias que siempre alegra, una historia muda bien planteada, bien llevada y resuelta. El español Javier Pulido adapta una historia de brujería en La Rioja, en España, y lo hace casi sin palabras, lo que realza el guion de Robinson y la capacidad del dibujante, con el que ya tuvo relación en Mr. Shade, y que aquí confirma la buena sintonía que ya hubo.

En resumen, un buen comienzo, deja un personaje en fase de crecimiento, con un rival, con varias historias, y con futuro. Pero que no termina de concretar demasiado en nada. Si eres fan de las historias mágicas seguramente la veras entretenida, pero hay mejores para adquirir, pero si eres fan de la Bruja y de los superhéroes, encontraras más puntos positivos para mantenerte a la espera de la siguiente entrega.

a la venta en milcomics

Reseña Panorama
[Crítica] 'La Bruja Escarlata. La senda de las brujas'
Artículo anteriorLa sorprendente película que inspiró ‘Thor: Ragnarok’
Artículo siguiente‘Assassin’s Creed. Prueba de fuego’ cuando la sangre de traidores se derrama
José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote. Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo. Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.