Inicio Cine Entrevista a Lindy Hemming. Por Diego Sánchez

Entrevista a Lindy Hemming. Por Diego Sánchez

454

Entrevista a Lindy Hemming.

Coincidiendo con el estreno de la nueva entrega de James Bond “SKYFALL”, os traemos una interesante entrevista que nuestro colaborador Diego Sánchez pudo hacer a Lindy Hemming,  responsable del diseño de vestuario de la saga Bond desde GoldenEye hasta Casino Royale.

Diego Sánchez entrevistando a LindyHemming
Diego Sánchez entrevistando a Lindy Hemming
Gracias a ella supimos que Christopher Nolan había rodado toda una secuencia de los orígenes de Bane para El Caballero Oscuro: la leyenda renace; una escena de la que Lindy Hemming se sentía especialmente orgullosa aunque se había caído del montaje final. Y no es para menos, pues durante la entrevista que mantuvimos con ella en Londres el pasado cinco de Julio confesó su debilidad por diseñar el vestuario de los villanos. Pero, ¿qué tienen los malos de las películas que les hacen tan interesantes? ¿Cómo afrontó la oscarizada diseñadora la puesta a punto de una exposición que recorrió los cincuenta años de estilo en la saga de James Bond?

Lindy HemmingCercana, pero visiblemente cansada tras un largo viaje, Lindy Hemming nos atendió en el centro de arte Barbican de Londres, donde el pasado verano se pudo disfrutar de una exposición que recorría cincuenta años de diseño de un mito como James Bond. “Habiendo trabajado más de once años con los productores Barbara Broccoli y Michael Wilson en cinco películas, quería hacer un libro o una exposición sobre vestidos femeninos en el universo de Bond”, rememora la oscarizada diseñadora. Y el universo la puso en contacto con Stephanie Wenborne, que tenía la idea de llevar a cabo una exposición durante el cincuenta aniversario de la saga.

Tras trabajar durante todo el 2011 en El caballero oscuro: la leyenda renace, Wenborne se puso en contacto con ella de nuevo, le comentó el interés de Bronwyn Cosgrave, (historiador de moda) en la exposición y finalmente que a la gente del Barbican Center de Londres le interesaría acoger la exposición durante las Olimpiadas. Así que el siguiente paso fue decidir qué iban a hacer con esa idea. “La gente del Barbican no quería sólo que mostráramos vestidos, así que iniciamos una labor de investigación para rescatar todo tipo de material relacionado con el universo de James Bond”, comenta Hemming. “terminaos con una fantástica recopilación de memorabilia relacionada con el personaje y todo su entorno, todo aquello que aporta su granito de arena a ese gran, inimitable y elegante estilo de James Bond.

El universo de James Bond es quizá el más rico de la cinematografía mundial, pues a lo largo de veintidós películas que por primera vez los fans pueden disfrutar en Blu-ray, los espectadores hemos sido transportados a los rincones más insospechados del mundo, desde una estación espacial hasta un hotel de hielo, pasando por las selvas, las montañas y los ríos más importantes del mundo. “Ese aire de viajero es parte del estilo de James Bond, es lo que hace que muchos quieran ser como él” aseguraba Humming. “Todos queremos viajar, vivir aventuras y visitar esos lugares tan espectaculares. Sin los viajes, Bond no sería lo mismo”.

Y es que tanto gadgets, maquetas y decorados,  como vestidos, bebidas y coches, destilan un brillo especial, un sabor muy particular que sólo un agente doble cero puede crear. Hasta los decorados de toda la saga son un alarde de diseño, una obra de arte en la mayoría de los casos y que el espectador no llega a ver. “Muchas veces el espectador no se fija”, lamentaba Hemming durante la entrevista, “El espectador no es consciente de todo el trabajo que hay detrás de una película como estas, pero luego ves la cantidad de comentarios en las revistas o escuchas a la gente a la salida de los cines comentado tal o cual vestido de los protagonistas, esta o aquella localización o lo chulo que era el gadget y todo queda pagado”.

Curiosamente, para la diseñadora de vestuario (en cuyo currículo también cuenta con sus colaboraciones en la saga de Harry Potter), lo más fácil es diseñar la vestimenta del protagonista, del impecable James Bond. “Aunque en las últimas entregas pudimos jugar un poco más con su estilo, las reglas de lo que podemos hacer con él son muy claras y no varían mucho”, nos confesaba la diseñadora . “Eso si”, continuaba, “con los trajes de Bond tienes que ser capaz de luchar hasta el borde de la muerte pero mantener ese estilo que hace que las mujeres caigan a tus pies y los hombres te adoren como modelo a seguir”. James Bond tiene que ser masculino, fuerte, agresivo y luchador, pero no puede dejar de resultar encantador, sexy y carismático. Un ganador, seguro de sí mismo… Y todo eso tiene que decirlo el vestuario. “En Casino Royale introdujimos algunos detalles que en la saga no habíamos tenido ocasión de trabajar, pero igualmente queríamos emular los clásicos que empezó vistiendo Connery, así que buscamos un punto medio entre el clasicismo de Sean Connery hace cincuenta años y la modernidad del Bond de Daniel Craig”.

¿Quiere eso decir que el estilo de James Bond ha cambiado con los años? : “En realidad no”, asegura Hemming. “La ropa de James bond tiene que estar siempre perfecta, el quiere estar siempre perfecto para cualquier ocasión, es la ropa de las mujeres la que cambia con el tiempo, en función de la moda”.

Llegados a este punto de la entrevista, Hemming mira a los lados y nos incita a acercarnos, como si quisiera contarnos algo importante, como si quisiera susurrarnos al oído: “Si os digo la verdad, lo más divertido es diseñar los trajes y la ropa de los malos”, confiesa cómplice, sonriendo con un regocijo interno que indica que realmente dice la verdad: “No puedes hacer muchas cosas con el héroe, pero con los villanos las posibilidades son infinitas. Puedes añadir un poquito aquí, una máscara allá…” Eso si, Hemming tiene siempre que tener cuidado para que cada detalle cuadre con el guión y la visión del director. A parte de eso, los antagonistas otorgan mucha más libertad a los diseñadores: “Son personajes al límite”, nos explica, precisamente, en la sala dedicada a los villanos del universo Bond: “Normalmente con características estrafalarias y llevados al extremo, los “malos” son siempre los más divertidos. Aunque a veces viene bien esperar a tener al actor para diseñar sobre el y amoldar lo que tenemos dibujado en papel con el cuerpo del actor”.

 Doce elementos que configuran el diseño de Bond, según Hemming.

1- El esmoquin de Timothy Dalton

2 – El  Aston Martin DB5 de Goldfinger

3 – Miniatura del “Wet Nellie,” el anfibio Lotus Espirit – La espia que me amó

4 – El traje de Daniel Craig en Casino Royale

5 – Las micro pistolas de Al servicio secreto de Su Majestad

6 – La mítica mandibula de Tiburón, el villano en La espia que me amó

7 – El traje de chaqueta blanca de Francisco Scaramanga en El hombre con la pistola de oro

8 – La pistola plateada de El hombre con la pistola de oro

9 – La actriz Jane Seymour vistiendo el fastuoso vestido en Vive y deja morir

10 – El bikini de Halle Berry en Muere otro día

11 – El traje lunar de Moonraker

12 – Shirley Eaton como la asesinada Jill Masterson en Goldfinger

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.