Crítica de la última temporada de Las chicas del cable de Netflix Crítica de la última temporada de Las chicas del cable de Netflix
Series de televisión

El final que merece Las chicas del cable con una segunda parte errónea e irreal

Las chicas del cable

Después de una primera parte frenética e irreal, Las chicas del cable de Netflix llega a su fin con un cierre conmovedor. El 14 de febrero de 2020, la plataforma estrenó 5 capítulos que dejaban con ganas de más y que por fin podremos conocer. Estos episodios prometen cerrar todas las tramas que nos han acompañado desde 2017 cuando abrió la exitosa compañía telefónica. La primera serie española de Netflix se despide  con el estreno de su última temporada marcando un hito en la ficción de nuestro país.

La historia se retoma siete meses después donde Lidia sufrirá la cruel venganza de Doña Carmen, su continua enemiga. Sus objetivos serán muy ambiciosos y puede que lejanos aunque algunas personas queridas se queden por el camino.

Lidia Aguilar personaje interpretado por Blanca Suarez concluye conEl mejor de los finales es aquel en el que sientes que todo encaja y Las chicas del cable es un claro ejemplo de ello. La segunda parte se queda muy por debajo de las anteriores con capítulos sin nada que contar hasta llegar a su conmovedor clímax donde más de uno llorará sus pérdidas. Prometían más de lo que han llegado a contar a pesar de sus continuas muertes capítulo tras capítulo.

Las chicas del cable

Es una serie que intenta normalizar sin grandes pretensiones, trabajadas por sus correctas actrices. A pesar de que su función sea entretener, ha conseguido mezclar ciertos valores que colocan el broche de oro a Las chicas del cable. Aunque esta temporada vuelve a pecar otra vez de lo irreal, con historias poco creíbles pero muy cautivadoras. Todas ellas son mujeres valientes, generosas y orgullosas, que lucharon y aún luchan por la igualdad de derechos y por la libertad del ser humano.