Star Wars: Darth Vader revela el punto débil de los inquisidores Star Wars: Darth Vader revela el punto débil de los inquisidores
Cómics Star Wars

Darth Vader revela el punto débil de los inquisidores en Star Wars

Star wars Darth Vader- 006

El número 6 de Star Wars: Darth Vader muestra desde el principio cómo los Inquisidores nunca podrían ser los grandes Asesinos de Jedi que se suponía que eran.

Darth Vader es un ocupado Lord Sith tras los eventos de Star Wars: La venganza de los Sith. Casi tan pronto como emerge con su armadura robótica, Palpatine lo pone a trabajar creando las bases de su nuevo Imperio Galáctico, y Vader demuestra rápidamente por qué es un villano tan poderoso cuando explota una debilidad en las armas de los Inquisidores.

En Darth Vader Nº 6 de Charles Soule y Giuseppe Camuncoli, tiene la tarea de entrenar al nuevo equipo de asesinos Jedi del Emperador, los Inquisidores. Si bien el programa Inquisición de Vader y Palpatine crea una unidad de temidos soldados, los defectos importantes en su entrenamiento significan que nunca podrán convertirse en los asesinos Jedi que se espera de ellos.

El primer encuentro de Darth Vader con un Inquisidor es una prueba del Emperador. Palpatine le ordena al Gran Inquisidor que explore los Archivos Jedi, pero no le informa a Vader. Vader se enfrenta al intruso en los archivos mientras investiga. Un duelo con sables de luz estalla rápidamente y el Gran Inquisidor muestra su sable de luz de doble hoja tecnológicamente avanzado que puede enrollarse y girar como un mortal helicóptero láser.

Aunque visualmente es impresionante, Darth Vader encuentra instantáneamente una debilidad en el arma. Simplemente dirige la punta de su espada en los rotores de este sable mejorado y se rompe, al igual que sucede cuando arrojas un palo en los radios de la rueda de una bicicleta. Tras derrotar Vader al Gran Inquisidor, el Emperador Palpatine revela sus intenciones y presenta a Vader el programa Insquisición: “una espada que cortará la infección Jedi de la galaxia de una vez por todas”.

Darth Vader (2017)

La primera impresión de Darth Vader de los Inquisidores no es buena. No solo vence fácilmente a su líder en su enfrentamiento, tampoco le gusta cómo el Emperador está entrenando a sus posibles reemplazos delante de él, pero ese no es realmente el objetivo del programa Inquisitorius.

Palpatine nunca enseñaría a los Inquisidores el verdadero poder de un Sith porque eso crearía potenciales rivales al trono. No solo quiere mantenerlos más débiles que los Sith, sino que también diseña un plan para mantenerlos susceptibles al controlarlos a través de sus debilidades inherentes, como la sed de conocimiento de los Grandes Inquisidores. Los Jedi nunca los dejarían entrar en los archivos, pero Palpatine sí, lo que fácilmente hace que se gane su lealtad.

Los Inquisidores se forman para encontrar a los Jedi que sobrevivieron en el momento en que se ejecutó la Orden 66. Palpatine cree que con la ayuda de Vader, pueden entrenar a los Inquisidores en guerreros lo suficientemente hábiles para matar Jedi, pero mantenerlos lo suficientemente débiles como para nunca desafiar el asiento de poder de los Sith. Esta es la razón por la cual los Sith instalan debilidades en los Inquisidores: para mantenerlos como nada más que soldados obedientes.

Sin embargo, a la larga, estas debilidades nunca permitirán que los Inquisidores que derroten a los Jedi que sobrevivieron a la Orden 66. Palpatine cree que puede tener asesinos Jedi y soldados obedientes al mismo tiempo, pero esto demuestra que no es así. Después de todo, cualquier Jedi que fuera lo suficientemente inteligente como para sobrevivir a la Orden 66 es ingenioso sin medida. Es muy poco probable que los portadores de la Fuerza desfavorecidos de los Sith puedan derrotar a cualquiera de los supervivientes de la Orden 66.

Los fans obtienen pruebas de las debilidades de los Inquisidores en Star Wars Jedi: Fallen Order. Kel Kestis derrota a dos hermanas Inquisidoras durante su viaje y, aunque obviamente es un usuario experto de la Fuerza en el camino para convertirse en un Maestro Jedi, está lejos de ser el Jedi más fuerte al que se enfrentan los Inquisidores.

Es obvio que no hay forma de que puedan derrotar a los verdaderos Maestros Jedi. Vader podía derrotar a los Inquisidores con una mano atada a la espalda y unos Jedi diferentes lo derrotaron en la batalla. Si Palpatine hubiera enviado a sus Inquisidores a matar, digamos, Kirak Infil’a, habrían sido asesinados en unas pocas viñetas. La negativa de Palpatine a entrenar a los Inquisidores bajo el protocolo Sith apropiado solo evita que se conviertan en verdaderos asesinos Jedi.