Inicio Cómics ‘DAREDEVIL: NOCHES OSCURAS’, regusto clásico

‘DAREDEVIL: NOCHES OSCURAS’, regusto clásico

1832
Portada Daredevil Noches Oscuras
Portada: Daredevil Noches Oscuras

Y como cada fin de verano, llegaba la ración de Daredevil del verano. Y nuevamente han sido dos libros de golpe: ‘Daredevil: Noches oscuras’, que recopila la serie limitada del mismo nombre; yDaredevil: El camino del guerrero, que termina la primera temporada de Mark Waid a los mandos de la vida del diablo de Hell’s Kitchen. Ambos deberían estar en toda lista de compra de un admirador del cuernecitos por su gran calidad, pero la recopilación de ‘Noches Oscuras’ destaca por su aire a antiguas historias, ¿quizás a mejores épocas?

Tres historias en una serie limitada de ocho números y tres equipos totalmente diferentes para cada una. Para aquellos que recordamos los años de Forum publicando el material Marvel, tenemos en mente que este tipo de historias aparecían como complementos de nuestras mensuales entregas de superhéroes, para los mas jóvenes es una publicación independiente que a veces no se compra porque no involucra la serie madre. ¡Error de lo más grave!, estas historias dan visiones independientes fuera de la regularidad que completan al personaje. Y si dudáis en su compra, no lo hagáis, merece la pena tener muchas miradas sobre un personaje para descubrir todos sus lados y aristas.

Así llega “Noches Oscuras” a España, una serie que ha recibido buenas críticas al otro lado del charco, sobre todo la historia de Weeks, y que viene a probar suerte entre el publico español. “Angeles inconscientes” de Lee Weeks, “Un hombre llamado Buggit” de David Lapham, ambos con color de Lee Loughridge; y “En el nombre del rey” de Jimmy Palmiotti y Thomas Silas (las traducciones para nombrar cada saga por parte de Panini no son como para tirar cohetes, pero tengo que admitir que cumplen su función). Este elenco de artistas muestran tres visiones diferentes del diablo guardián, desde el entregado mártir que hace lo necesario, hasta el intrépido héroe sin miedo, pasando por una pequeñísima muestra de su relación con la abogacía.

Mark Waid afiló sus lapices en la serie de Daredevil y nos mostró su cara mas amable y heroica. El americano es experto en que los colores del traje luzcan, y ha cerrado toda posibilidad de que algún tema de los anteriores guionistas (Bendis, Brubaker, Diggle) venga para morderle el trasero. Ha devuelto al cuernecitos a su época mas heroica y lo ha reiniciado en el último tramo de su primera temporada, para tener la libertad que tanto le gusta a la hora de escribir. Notable etapa, premiada por la critica y el público, y uno de los mejores cómics de superhéroes del momento, junto al ‘Ojo de Halcón’ de Fraction y Aja y algunos proyectos de Image.

Pero “Noches Oscuras” es algo diferente. Para aquellos que los recordamos, tiene regusto a aquellos especiales que publicaba Forum, de primavera, verano, invierno, otoño y hasta de navidad alguna vez, que unían varios títulos en sagas o que simplemente servían para publicar historias cortas que aparecían en el “Marvel comic presents”. Saco esto a relucir porque el lector de cierta edad, como es mi caso, los puede recordar con odio o cariño, y los mas jóvenes leerán esto como si estuviera hablando de la prehistoria. Pero tiene relación, porque eran independientes y eran visiones muchas veces de autores que habían pasado por el titulo en cuestión, o que nunca habían participado en él en otros casos. Y este primer escenario es el que más atrae de “Noches Oscuras”, el ver a Weeks en Daredevil de nuevo, y a Lapham retomar el personaje. Uno tuvo su presencia en una etapa entre guionistas y el otro escribió una serie limitada entre el diablo rojo y el Punisher. Los retornos dicen que suelen pesar porque traen mas equipaje al viaje, en este caso el equipaje no lastra.

Weeks nos presenta una historia que podría sin ningún tipo de problema encajar en los números de Miller, ‘Nocennti’ y en las primeras de Chichester, cuando aún no había ninjas y agentes de Hydra hasta en la sopa. Una historia de sacrificio y heroísmo, en la que el camino de Daredevil se llena de secundarios y sus historias. Nada de colorines, una horrible tormenta de nieve y un corazón que significa la vida de una niña, perdido en medio de una ciudad desierta, que revela su lado mas oscuro y mas compasivo a un tiempo. Weeks usa sus armas mas potentes, su capacidad para narrar y para ilustrar la acción, que recorre una historia complicada de contar que resuelve con pocas palabras y muchos gestos. El diablo guardián regresa en esta historia a épocas menos luminosas mediante un pretexto, una excusa sencilla, amnesia. Y así Weeks nos involucra en una historia pequeña que explica grandes conceptos.

‘Un hombre llamado Buggit’ es una historia corta, dos números, sobre un personaje pequeño con un gran problema. David Lapham es uno de los artistas mas dinámicos del panorama USA, escribe héroes, novela negra, terror, histórico, vamos que no le hace ascos a nada y sale airoso de todo, en algunos casos de forma muy sobresaliente, su Balas Perdidas debería estar junto a las novelas de Hammet, Chandler y Thompson. La segunda historia de esta serie es tal vez la mas ecléctica, mezcla héroes, juicios y responsabilidad. Una historia de redención a través de una persecución por una ciudad que sufre un épico combate entre los Vengadores y un monstruo gigante. Elegante y dinámica es más cercana a lo que se presenta en la actual serie de Waid, pero con ese tono de cine negro, con mafiosos, tiroteos y mala baba que tanto gusta a Lapham en sus historias. Y si no lo conocía alguien como dibujante podemos ver que no es manco. Trazo elegante y sencillo, es un maestro en sombras, pero en un cómic en color le pesa un poco esa falta extrema en los contrastes. No es el punto mas fuerte de la obra, pero resulta dinámico, dotando de velocidad a la historia y la narración es fluida, mucho mas que suficiente.

La tercera historia es la que ya se diferencia sin leerla. Mientras que en las anteriores un autor se encargaba de historia y dibujo, en esta encontramos a Jimmy Palmiotti y a Thomas Silas en los textos y las ilustraciones respectivamente. Esta tercera entrega es la mas ligera, no por eso peor, y nos lleva a la soleada Cuba, en busca de un testigo secuestrado y tras la pista de un mafioso cubano, un tanto histrionico en sus formas. Y bien acompañado que esta el diablo, Misty Knight de Héroes de Alquiler y las Hijas del Dragón le ayudará en esta historia llena de peleas y tiroteos. Mas cerca de una aventura de James Bond que del clásico Daredevil, la historia es mas ligera que sus dos compañeras, pero lo que no quieren buscar los autores en profundidad lo dan en acción. La lectura es ágil y rápida y Palmiotti demuestra que lo que mejor se le da es el mas puro entretenimiento, y lo consigue. Un Daredevil que no ganará premios, pero que entre tirarle los trastos a Misty y patear traseros consigue sacar al lector sonrisas y un rato muy divertido.

‘Daredevil: Noches oscuras’, es un tomo para aquellos que no conozcan al cuernecitos y quieran ver si es su héroe. Es una serie para los que ya acompañan al guardián de Hell’s Kitchen desde hace tiempo, porque les traerá buenos recuerdos y quizás les haga revisitar viejas glorias. Y sobre todo es un buen cómic con tres buenas historias, que no pasaran a los anales de la historia, pero que se disfrutan. Personalmente la de Lee Weeks me parece una de las mejores historias cortas que se ha hecho de Daredevil en muchos años. Compradlo, disfrutadlo, si no os gusta, es que no habéis comprado el cómic que os he dicho.

José Carlos Royo
Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para que este de verdad vivo.