Noticias / Cine / Críticas de cine / Crítica de Dios mío, ¿Pero qué nos has hecho? La Trilogía mas taquillera del cine francés
Críticas de cine

Crítica de Dios mío, ¿Pero qué nos has hecho? La Trilogía mas taquillera del cine francés

En Dios mío, ¿Pero qué nos has hecho? Se cumplen 40 años de matrimonio de Claude y Marie Verneuil. En esta ocasión, sus cuatro hijas deciden organizar una gran fiesta sorpresa en la casa familiar e invitar a los padres de cada yerno. Claude y Marie tendrán que acoger bajo su techo a los padres de Rachid, David, Chao y Charles. Esta estancia familiar promete estar llena de acontecimientos muy enrevesados y divertidos.

Critica:

Philippe de Chauveron dirige la tercera parte de esta trilogía, que comenzó con uno de los mayores éxitos del cine francés, Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho? en 2014, que arraso en taquillas, y continuó con  Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho  ahora? en 2019.

El argumento central en la trilogía es la relación de un matrimonio adinerado de Paris con sus 4 hijas y sus yernos, que son de culturas totalmente distintas. Tienen un yerno de origen chino, otro de origen árabe, otro judío, y el cuarto es un hombre de color de costa de marfil. Los padres que deseaban ver casadas a sus hijas con franceses de raza blanca y de religión católica, se ven abocados a aceptar a regañadientes  a sus yernos de origen multicultural.

Con un humor que roza la frontera de lo socialmente correcto. Saltan continuamente los prejuicios culturales que tiene el padre sobre los yernos, y también entre ellos mimos. Ya que es difícil sentar en una misma mesa al yerno judío, con el árabe, con el chino, y con el último yerno que se incorpora a la familia de Costa de Marfil. La clave del humor está en que ninguno consigue refrenarse al hablar y opinar sobre el resto, diciendo cada uno lo que piensa de los demás sin freno, de principio a fin.

Los padres de los yernos se unen  a la historia

En esta tercera entrega se añaden los padres de los yernos, que viajan a parís para la fiesta sorpresa del 40 aniversario del matrimonio, por lo que aumenta el lío multicultural. En está ocasión tenemos una comedia igual de divertida que las anteriores, pero que no ofrece nada nuevo.  Se sigue una línea argumental similar a las 2 primeras entregas,  con el mismo tipo de humor, y situaciones parecidas. Se ha intentado calcar la primera entrega sin desviarse mucho para intentar repetir la misma fórmula que dio tanto éxito, y han dejado de lado la originalidad, que se mostro en la primera película.

Aunque la trilogía va perdiendo fuelle. Si se ha visto la primera, no se puede dejar de ver la segunda, y esta tercera entrega, en la que van aumentando los personajes  a medida que aumenta la familia.  Con unas palomitas y un refresco, tenemos diversión asegurada en el cine.

Te recomendamos

Noticias relacionadas

Crítica de Spider-Man: No way Home

David Larrad

Primeras críticas de Blonde de Ana de Armas

David Larrad

Primeras críticas a The Fabelmans: ¡Steven Spielberg tiene otra obra maestra!

David Larrad