Inicio Series de televisión Netflix Crítica de ‘Black Mirror: Arkangel’: La triste realidad se funde con la...

Crítica de ‘Black Mirror: Arkangel’: La triste realidad se funde con la ficción

Compartir

Análisis de ‘Black Mirror: Arkangel’, episodio de la temporada 4 de ‘Black Mirror’. Esta crítica no contiene spoilers sobre el capítulo.

A priori, ‘Black Mirror: Arkangel‘ no me pareció un gran episodio. Quizá incluso me pareció muy poca cosa, dada la resonancia pública y el impacto mediático que tenía dicho capítulo de la serie de Charlie Brooker solo por el mero hecho de que Jodie Foster -junto al propio creador de ‘Black Mirror‘- se iba a encargar de dirigir esta historia. Sin embargo, el destino -como viene siendo habitual- quiso que viera este episodio y que saliera a la luz una noticia en Alemania que es indispensable comentar antes de hablar de ‘Black Mirror: Arkangel‘. Porque, en este caso, ‘Black Mirror‘ ha sido precursora de una tristísima realidad. Y nunca, bajo ningún concepto, le desearía a nadie que lo que sale en los episodios de esta aclamada serie se fundiera con la vida real.

Cuando la ficción fue superada por la realidad. O como ‘Black Mirror: Arkangel’ se trasladó a la mayor potencia de Europa: Alemania.

Hace apenas unos días salió la noticia de que Alemania había prohibido el uso de relojes inteligentes para niños. Se puso de manifiesto que los padres lo usaban para espiar a sus hijos y a los maestros de estos en las escuelas. Es decir, no solo hacían uso de esta tecnología que choca directamente con los límites de la moralidad y la ética -así como las legislaciones europeas– para monitorizar la vida y el comportamiento de sus hijos. Sino también para valorar directamente la profesionalidad de otros campos y disciplinas. En este caso, el ámbito educativo. De tal manera que es una afrenta directa a la escucha encubierta. La cual está prohibida en países como la nación alemana.

Black Mirror: Arkangel (Netflix)

Pero, ¿por qué es tan importante esta noticia para entender ‘Black Mirror: Arkangel‘? Porque, paradójicamente, ese es el punto de partida del capítulo de esta temporada 4 de ‘Black Mirror’. Una madre, obsesionada por el paradero de su hija tras un enorme susto que vivió en los primeros compases de la infancia de la niña al más puro estilo ‘Heavy Rain‘ pero con consecuencias positivas, implanta un chip con el que es capaz de monitorizar todo lo que hace o deja de hacer su hija. Sin embargo, ‘Black Mirror: Arkangel‘ expande más si cabe este gravísimo y malintencionado uso de la tecnología. Ya que dicho dispositivo funciona como cámara e incluso es capaz de controlar las emociones de la persona. ¡Incluso imposibilitarle hacer algunos comportamientos! Me quedaré ahí, para que la sorpresa sea mayor cuando veáis el episodio.

Los límites de la privacidad y la relación paterno-filial. ‘Arkangel’ solo expone hechos, no da soluciones. Si no quieres mirar, no mires. La ignorancia hace menos daño que la verdad, a corto plazo. A la larga…

‘Black Mirror: Arkangel’ es un interesante análisis sobre los límites de la privacidad y, una vez más, el mal uso de la tecnología en las manos inadecuadas. Es decir, en las de un humano. Durante todo el episodio se abordan esos límites con una auscultación y una precisión de cirujano. Jodie Foster y Charlie Brooker nos ponen a ver este Gran Hermano en forma de Gran Madre que es ‘Arkangel‘. El problema empieza, como todos los problemas, por unos primeros pasos inusitados, sinuosos y casi tímidos. Para acabar en una metástasis de dudosa moralidad que termina por dinamitar los cimientos de la propia privacidad, haciendo que se diluya como aquellos recuerdos que son lágrimas en la lluvia.

Black Mirror: Arkangel (Netflix)

Lo que, a la vista está, es un relato sobre la privacidad se acaba convirtiendo también en una crítica encubierta al comportamiento usual, rutinario y extendido de los progenitores con sus padres. En muchos casos raya lo arcano y enfermizo. Que se lo digan a la protagonista de ‘Cisne negro‘ o a la futura Lady Bird‘ de Greta Gerwig. Pero, en otros, roza el patetismo extremo por la ineptitud de unos seres que son incapaces de ejercer su labor como padres, avocando de esta forma a unos niños inocentes a una vida en la mayoría de los casos oscura y peligrosa.

Resumen…

Black Mirror: Arkangel (Netflix)

Black Mirror: Arkangel‘ no pretende sugerir este punto medio aristotélico. No se busca la virtud, solo exponer una realidad -como se ha demostrado- a los ojos de todo el mundo. Este episodio no es apto para todos los públicos. Habrá padres que justificarán los actos de la madre. E hijos que defenderán los actores de la protagonista. Pero, en última instancia, lo que pretende el episodio es avisarnos de lo que está en nuestras manos. Aquí no se dan soluciones, se exponen hechos. Y son hechos que, aunque parecían ficción, acabaron convirtiéndose en una triste realidad. Otra más en este mundo de mierda.


Reseña Panorama
Crítica de 'Black Mirror: Arkangel'
Compartir
David Lorao

Graduado en Periodismo. Concibo el cine como la fábrica de sueños que forjó George Méliès y vivo a medio camino entre el Asilo de Arkham y la Cocina del Infierno. Devorador de cómics y adicto a la literatura y las series de televisión. Admiro por encima de todo la obra de Alan Moore, Frank Miller y Neil Gaiman, aunque no le daría la espalda a nada que haya salido de los lápices creativos de Ibáñez. Generación ‘Goonie’ y pasión por la escritura. “Nunca abandones tus principios, ni siquiera en presencia del apocalipsis”. También puedes leerme en twitter como @goonielor.