Inicio Cine ‘Clase Letal’, adolescentes aprendiendo a matar

‘Clase Letal’, adolescentes aprendiendo a matar

Compartir

En medio de una América en crisis un adolescente reclutado para ser el mejor asesino posible. ‘Clase Letal’ de Rick Remender es una obra que no deja indiferente a nadie.

Una antigua academia elige a Marcus López para que aprenda entre sus muros el arte más antiguo del mundo, el asesinato. Rick Remender une el mundo del instituto americano con mística y conspiraciones, asesinatos y madurez. Es hora de reservar plaza.

La adolescencia es una época peligrosa y llena de dudas, los padres de Marcus murieron en un trágico y surrealista accidente y ahora vive en la calle, así que para él, es poder comer cada día y no morir en las calles de San Francisco. Pero todo cambia cuando conoce a una joven que lo lleva a través de una loca carrera a lo que puede ser lo mejor que le ha ocurrido en la vida, la escuela Kings Dominion de Artes Letales, una institución mundial para entrenar asesinos, y quieren que asista a sus clases. Pero tras la apariencia imponente se encuentra un mundo que es conocido por todos, el del instituto. Las clases, los enfrentamientos, el estatus, las chicas, las escapadas, todo ello envuelto en pruebas macabras, secretos mortales y clases tan animadas como “magia negra”. Si el instituto puede ser un infierno, ¿cómo será cuándo todos están entrenándose para ser asesinos?

Rick Remender ha sacado todos sus fantasmas del pasado y los ha incorporado a una obra de fantasía potente y violenta. El americano utiliza todas esas experiencias y recuerdos de su época del instituto para potenciar ‘Clase Letal’. Y no hablamos de la parte ficticia de asesinos y clases exóticas, ni de los orígenes de sus compañeros, hablamos de lo que en los institutos americanos suelen contener, resentimientos, clasismo, violencia, y sobre todo muchas bombas a punto de explotar por culpa de las hormonas. Algunas de sus historias del “insti” fueron bastante extremas, y por eso esta obra es más personal de lo que puede parecer a simple vista, tiene mucho de ese odio, miedo y inmadurez que él mismo tenía en esa época.

Clase Letal puede parecer una versión de ‘Harry Potter’ con armas y violencia. Nada que ver con eso. Es una historia dura, y sobre todo llena de decisiones, con diálogos lucidos, llenos de las dudas que todos tenemos a la edad de los protagonistas. Pero no es un drama adolescente, es un pelicula de acción que cuenta el drama de la adolescencia. Y para eso Remender usa armas, drogas, artes marciales, y un zoofilo desfigurado. Y por si no fuera suficiente con todos esto, la historia de Marcus tiene lugar en un tramo de la historia norteamericana que marco a la generación que la vivió, otra vez más autobiografía del escritor, la época de Reagan.

dc22

Y si Remender se esfuerza con la historia, el arte que transforma las palabras en imágenes poderosas es notable. Wes Craig crea una película de acción en la que la espectacularidad y la velocidad envuelve al público casi sin notarlo. Composiciones visuales complejas y que se absorben en un vistazo, que repasas por vivirlas totalmente, por masticar toda su potencia. Pero no sólo de acción vive el hombre, el guión tiene muchos diálogos largos y no pesa el texto a las imágenes. Además, Craig es capaz recrear esos pasillos del instituto como lo que eran para los estudiantes, laberínticas paredes y clases tenebrosas, bien es cierto que la ficticia institución tiene ese aspecto, pero es también el que muchos veían en sus escuelas. Todo envuelto en un color poderoso que reafirma las escenas y potencia la vida y la fuerza de los personajes.

Clase Letal es uno de los mejores cómics de Remender, y eso es decir mucho, por su cercanía a lo que cuenta, y porque también añade esa fantasía que todos deseábamos en esos años, ese poder que no teníamos. Muy recomendable lectura para todo aficionado al cómic, y un estreno imprescindible a todo aquel que quiera leer algo más que superhéroes. Es hora de matricularte en la King’s Dominion de Artes Letales, ten cuidado, no todos se gradúan, muchos mueren.


Compartir
José Carlos Royo

Desde que tengo memoria he leído cómics. Mi madre me compró el primero antes de aprender a leer bien, alguien le contó a la pobre que ayudaba a los niños a acercarse a la lectura. Aún busca a la persona que se lo dijo para agradecérselo apropiadamente, con un garrote.

Apasionado del mundo de la viñeta devoro todo cómic que se me pasa por delante. El americano es mi predilección pero el japonés y el europeo también llena mis estanterías. Si le añades los libros, las series de tv y las películas soy lo que hoy día llaman friki, y estoy orgulloso de serlo.

Periodista con tendencias televisiva,s cuando me lo permiten hasta escribo. No me caso con nadie y ya sea aburrido, trepidante, intenso o un gasto de papel, un cómic hay que leerlo y comentarlo para
que este de verdad vivo.