Reseña AFTERSHOCK Pestilence Tomo 2. Una historia de Satán Reseña AFTERSHOCK Pestilence Tomo 2. Una historia de Satán
Cómics

Reseña AFTERSHOCK Pestilence Tomo 2. Una historia de Satán

La peste negra fue derrotada por Roderick Helms y su compañía de soldados, denominados los Fiat Lux. Planeta Comic nos acerca a una nueva vuelta de tuerca del concepto mientras nos es revelada la verdadera entidad detrás de la enfermedad de Pestilence.

Han pasado seis años en Pestilence Tomo 2 desde que la intervención del Santo Grial librara a la Tierra de la plaga que la asolaba. Los pocos supervivientes del Fiat Lux que quedaron han llevado vidas diferentes, retirado de su anterior labor, alguno incluso ha sido dado por muerto. Roderick Helms pagó un alto precio por su victoria, perdió a muchos amigos y, lejos de serle reconocido su esfuerzo, tuvo que adquirir una nueva identidad para comenzar una nueva vida, con su mujer y su hijo en el sur de Francia, alejado de lo que alguna vez entendió por servicio a la Iglesia.

Las consecuencias del anterior tomo han dado con un nuevo Papa en el trono de Roma, no precisamente el más recto y santo, objetivo perfecto para la manifestación del villano que hasta ahora había permanecido en la sombra, el mismísimo Satán, señor de los infiernos. Instalado en la cúpula del poder occidental, que representaba la Iglesia Católica en el Medievo, tendrá mucho más fácil desatar su reinado de terror de nuevo sobre las tierras europeas que más afectadas se vieron por la peste. Solo que ahora, todos aquellos que sufrieron la enfermedad y la superaron gracias a la propiedad sanadora del Grial, vuelven a ser apestados zombies con la peculiaridad de estar bajo el control del demonio.

Con estas premisas, el guionista Frank Tieri vuelve a reunir a lo poco que queda del antiguo Fiat Lux para volver a combatir el mal redoblado. Este segundo arco argumental no sorprende tanto como el anterior, pues viene a ser poco más o menos lo mismo que ya hemos visto. El regusto es amargo y poco convincente, nos lleva a repetir pasos ya tomados antes y nos muestra a personajes ciertamente ingenuos y rivales que tampoco están a la altura a pesar de ser bastante más numerosos que nuestros protagonistas. Y no hablamos solo de los zombies controlados por Satán.

pestilence 2 página

Mantener el interés por una colección tras su primer arco argumental suele ser uno de los factores más importantes a la hora de que el lector permanezca enganchado a la historia que se le cuente. La crítica que Tieri ofrece es tibia en extensión hacia la Iglesia Católica de la época y apenas rasca la superficie de las depravaciones o la corrupción inherente a una institución que alcanzó y amasó gran poder y riqueza. Pestilence es más una serie con altas dosis de acción que se toma ciertas licencias con la historia real. Y da la sensación de quedar unos pasos por detrás de las verdaderas posibilidades que podría alcanzar.

Las portadas de Tim Bradstreet siguen siendo verdaderas obras de arte terrorífico. Ofrecen una visión muy diferente del interior del comic que luce mucho más luminoso con los lápices del ucraniano Oleg Okunev. Su trazo sigue haciendo muy identificativos a todos los personajes y demuestra un control de la narrativa que pasa, del movimiento dinámico y desbordado a la pausa dramática, de una viñeta a otra. Es un dibujo ágil que resulta fácil de seguir y transporta al lector por una sucesión de secuencias cinematográficas como si de fotogramas se tratase.

El bajón en el interés por la trama y la repetición de factores ya vistos en los números anteriores de Pestilence deslucen lo que venía siendo una obra notable. El final queda abierto a nuevas aventuras pero desde enero de 2019 no se ha publicado nada más relacionado con esta serie de Aftershock. Esperemos que si regresa a las librerías lo haga bajo un nuevo prisma y ofreciendo algo más interesante.

Sinopsis Oficial

Corre el año 1353 y Roderick Helms, convertido en un fugitivo, se ha ocultado y lleva una vida normal con su familia después de que no consiguiera dejar al descubierto la implicación de la Iglesia en la Muerte Negra. No obstante, está a punto de suceder algo que le hará volver a entrar en acción… algo que ha obtenido un papel relevante y que amenaza con convertir la plaga, que parecía que estuviera en declive, en una crisis más oscura y siniestra aún. Y, claro, ese «algo» es nada más y nada menos… ¡que el mismísimo Satán!