Inicio Cine Repaso a la trilogía de ‘Evil Dead’: ‘El ejército de las tinieblas’

Repaso a la trilogía de ‘Evil Dead’: ‘El ejército de las tinieblas’

6852
Cartel de 'El ejército de las tinieblas'
Cartel de ‘El ejército de las tinieblas’

Última parte de nuestro repaso a trilogía original de EVIL DEAD, ‘Army of darkness’ fue estrenada en 1992, siendo recibida con buena respuesta por parte de la crítica especializada así como por el público que la convirtió al poco tiempo en una película de culto.

Claramente diferenciada de sus predecesoras, ‘Army of darkness’ apuesta por otros géneros en lugar del terror y el ‘gore’ del que se nutrían las anteriores, tomando en esta ocasión relevo el humor y la aventura, una apuesta que funciona muy bien y que le da al producto un aire fresco y novedoso para una saga que había dado todo lo que podía dar de sí en el interior de una cabaña años atrás.

Sam Raimi ya contaba en este rodaje con 33 años y 6 películas previas, lo cual se nota desde el inicio, con una película mucho más pulida que deja de tener cualquier toque amateur involuntario, y que señala a Raimi como un director solvente capaz de adentrarse en cualquier tipo de proyecto, como así ocurriría en el futuro.

El ritmo de la cinta es mejor que en Evil Dead (Posesión infernal) & Terrorificamente muertos y tiene una manera más fluida de contar los hechos (algo que se remarca en el prólogo, que deja de ser torpe para contarnos los acontecimientos previos de forma dinámica, algo de lo que pecaba Evil Dead II).

Otros hechos que también hicieron de esta tercera parte una película más cuidada fueron tanto los nombres con los que trabajó en el proyecto, desde el mítico productor Dini de Laurenttis, al compositor Danny Elfman o los encargados de efectos especiales de maquillaje entonces desconocidos, Berger y Nicotero, como el amplio presupuesto que tuvo entre manos, con el cual y dicho sea de paso, Raimi no se vio embriagado, utilizándolo con sumo cuidado para mejorar el producto final, y no como mero artificio.

Bruce Campbell, en 'El ejército de las tinieblas'
Bruce Campbell, en ‘El ejército de las tinieblas’

Centrándonos en la película, podríamos decir que Raimi no se anduvo con rodeos, iniciando pronto la acción con la vida del protagonista en juego y esta vez sí, sacándole el mayor partido, con un Ash carismático a cada paso, un Bruce Campbell que lleva todo el peso del relato y que en ningún momento aburre, pese a que la premisa no deja de ser una mera excusa para el entretenimiento que la dupla Raimi-Campbell nos quieren ofrecer.

Por otro lado, ese es quizás el mayor hándicap de la película, ya que no hay tramas secundarias que aporten peso a la cinta, sino más bien una sucesión de escenas para llegar del punto A al punto B., aunque eso sí, el joven director nos realiza dicho viaje de forma original y sabiendo de sus limitaciones, saca el mayor partido a los elementos con los que cuenta.

‘Army of darkness’ no tiene reparos en ser una película para todos los públicos (algo en lo que seguro tuvo mucho que ver Laurenttis) y por tanto la más disfrutable de la terna para todas las edades, ya que las anteriores quizás pecaban de ser películas realizadas especialmente para los amantes de un género tan peculiar como es el terror.

En este aspecto también podemos disfrutar de otro tipo de referencias a otros géneros que el director no deja de lado, como la magia y brujería con especial inciso a la película de ‘Conan el bárbaro’, a la Hammer, productora británica de culto de los 70, la película ‘Ultimátum a la Tierra’, Ray Harryhausen y sus creaciones esqueléticas para ‘Jasón y los argonautas’, su propio universo de ‘Posesión Infernal’, Gulliver o incluso el característico ‘cartoon’ de tipos como Tex Avery.

La duración vuelve a ser de unos ajustados 80 minutos, ideal para el disfrute pleno de este tipo de productos sin mayores pretensiones, aunque es en los últimos cuarenta donde el relato se hace más interesante, pues Ash desata de forma divertida a esos ejércitos de las tinieblas a los que hace referencia el título y la locura se desata en forma de batalla, con ese asalto al castillo, que sin ser la batalla del abismo de Helm, es una secuencia de acción muy bien rodada, bien montada y de gran ritmo. Hasta entonces es una película de altibajos que no llega a enganchar del todo pese a contar con grandes momentos, hoy ya míticos. Como curiosidad comentar que la película llegó a estrenarse con dos finales, el segundo, mucho más apocalíptico, podréis encontrarlo en el DVD.

La sensación final al término de ‘Army of darkness’ es la de haber pasado un rato muy entretenido siendo este un broche de oro totalmente diferente de lo que se esperaba a una trilogía iniciada con un presupuesto ínfimo 10 años atrás. Una trilogía que en su conjunto es muy disfrutable y que sin que haya una parte tremendamente superior a otra, cada una en su estilo y momento, son películas que se ven con cierto encanto cada vez que se retoman. Para mí personalmente esta tercera parte es la mejor por el acabado final y lo irrelevante de la apuesta, pero eso no quiere decir que lo sea también para vosotros. Hay motivos para tener cariño por cualquiera de las tres.

Aquí os dejamos una escena del film:

Podéis leer el repaso a EVIL DEAD I (Aquí) y a EVIL DEAD II (Aquí)

Artículo anteriorLO+HOT: ROONEY MARA. Protagonista de ‘Efectos secundarios’
Artículo siguienteBUSCANDO A DORY, será el título de ‘Buscando a Nemo 2’
A los 11 años salí del cine lanzando flechas imaginarias gracias a Kevin Costner en "Robin Hood, príncipe de los ladrones". A los 12 escribí mi primer guión "serio" (que posteriormente rodaría en un corto titulado "La muñeca") y a los 16 o 17 años ya lo tenía claro: no había nada que pudiera superar al cine y la pasión que sentía por él (que me perdone el mundo). He rodado varios cortos (Aquí podéis ver el último, que no os gustará porque es puro drama: http://leonquentin.wix.com/eraseunavezelamor). He escrito guiones, tanto propios como para otros. Actualmente junto a Borja Monclús, escribo un par de proyectos para series de televisión. En cuanto al cómic, he de reconocer que no soy mucho de superhéroes a la vieja usanza, sino que me dejo arrastrar más por el toque realista. Adoro la locura de Alan Moore en general y su obra magna "Watchmen" en particular. Adoro "Predicador", de otro loco de la pluma, Garth Ennis o "Batman, el regreso del caballero oscuro" del reconocido Frank Miller que me parece una vuelta de tuerca ejemplar. Tengo mis gustos al igual que tú tienes los tuyos. Lo que sí que tengo claro es que si estás leyendo esto es que tú también eres uno de los nuestros.