El momento más bestia de The Walking Dead que no vimos en televisión El momento más bestia de The Walking Dead que no vimos en televisión
The Walking Dead

El momento más perturbador de The Walking Dead que no vimos en televisión

El momento más perturbador de The Walking Dead que no vimos en televisión

El cómic de The Walking Dead tiene situaciones tan exageradamente retorcida que no han aparecido en la serie de televisión.

Tanto en el exitoso programa de televisión como en los cómics en los que se basó, The Walking Dead ha presentado unos cuantos momentos absolutamente desagradables. Hemos visto como Negan golpeaba a Glenn hasta la muerte con un bate de béisbol, Tyreese fue decapitado y Lori y Judith asesinadas. Pero, el momento más repulsivo de los cómics nunca llegó a la serie de AMC.

Atención SPOILERS. En el cómic The Walking Dead # 43 de Robert Kirkman, Charlie Adlard, Cliff Rathburn y Russ Wooten, podemos comprobar como el Gobernador está tendido en el suelo sin un brazo y casi muerto después de que Michonne se vengara por torturarla. Sorprendentemente, a pesar de que le sacaron el ojo y lo dieran por muerto, el Gobernador logra recuperarse. Después de que reúne a los ciudadanos de Woodbury para atacar a Rick, Michonne y los sobrevivientes en la prisión, el gobernador es visto en su casa.

En uno de los momentos más grotescos de los cómics, saca los dientes de su sobrina zombie y le da un beso en la boca.

El momento más perturbador de The Walking Dead que no vimos en televisión

Ese momento del cómic de The Walking Dead es profundamente inquietante, ya que puedes ver la sangre de la sobrina del gobernador ir a la suya. La viñeta siguiente muestra que el villano vomita inmediatamente después del beso, y el Gobernador le dice a su sobrina zombificada “Oh, cariño … lo siento. No pienses nada de eso. Estoy seguro, con el tiempo, yo me acostumbraré al sabor”.

Besar a su sobrina zombie de una manera es bastante grotesco, pero no sabemos que hubiera ocurrido si no le interrumpen ¿Hubiera ido más lejos? Es entendible que la serie de televisión de The Walking Dead prefiriera no recrear ese momento. Curiosamente, en un cómic lleno de brutales asesinatos de zombis, tripas y sangre, la escena más repulsiva es un beso.