Injustice: God among us (Número 7) - Reseñas de cómics Injustice: God among us (Número 7) - Reseñas de cómics
Cómics

Injustice: God among us (Número 7)

Injustice gods among us

Injustice: God among us un cómic que merece mucho la pena.

Injustice: God among us es muy recomendable. El numero 7 comienza con un avión se dispone a lanzar un misil a un pueblo entre las montañas. El piloto ordena lanzarlo y el misil despega del propio aparato, pero no hace contacto en la tierra ante la extrañeza de su comandante que no puede creérselo. Activa las cámaras para ver que ha ocurrido pero se da cuenta que es Superman el que ha mediado en ello. Sin pensárselo dos veces, vuela a toda velocidad hacia ellos destruyendo el avión.

Injustice: God among us

En otra parte, el consejo del gobierno americano presencia los hechos y poniendo sobre la mesa las bajas que ha causado el acto de Superman. Los ánimos están descontrolados y ya no se sabe a ciencia cierta qué hacer con el hombre de acero. Ha matado sobre suelo americano y nadie ha hecho nada y ahora derroca gobiernos con el fin de evitar una masacre.

Así que se les ocurre un plan, uno para intentar disuadir a Superman. Unos hombres bien equipados se han acercado hasta el hogar de los Kent e irrumpen por sorpresa en la noche mientras ellos dormían. Asustados e intentando protegerse mutuamente, los militares les piden que se echen al suelo. Martha cae al suelo zarandeada por uno de los militares pero Jonathan se abalanza contra él lleno de furia para asestarle un puñetazo en la cara que le deja sangrando, aunque le sirve de poco ya que lo reducen entre otros tres sin problema dejándolo inconsciente.

Al salir de la casa, los militares prenden fuego al hogar de los Kent, enviando a Martha y Jonathan a un lugar lejos. Cuando llega Superman a su casa, está ardiendo y entra para buscar a sus padres pero lo único que encuentra es un cristal desde el uno de los que se ha llevado a sus padres le dice que deje de interferir en las guerras y los gobiernos. Si no lo hace, enviaran pedazos pequeños de sus padres a modo de aviso y al menos, le dejaran elegir a él qué parte quiere que le envíen. Una clara amenaza para un hombre que ya no está en sus cabales y que han decidido cabrear a base de bien.

Superman termina golpeando la mesa fuerte mientras intenta contener su ira, aunque no durará mucho tiempo.

Continuará…