Inicio Noticias Especial zombies (II): crítica de ‘Amanecer de los muertos’

Especial zombies (II): crítica de ‘Amanecer de los muertos’

1862
Cartel, en inglés, de 'Amanecer de los muertos'
Cartel, en inglés, de ‘Amanecer de los muertos’

Tras inaugurar el ‘Especial zombies’ con la crítica de ‘Zombies party’, publicamos el análisis de ‘Amanecer de los muertos’. El debut de Zack Snyder no pudo ser más sonoro y es que jugaba con fuego: atreverse con un ‘remake’ de una película de terror conlleva a un alto porcentaje de fracaso y uno de esos miles de casos que se quedan en nada, pues bien sabemos que este es un género del que pocos directores noveles salen realmente bien parados de verdad, ya que crítica y terror nunca se llevaron demasiado bien a la hora de percibir altos grados de calidad cinematográfica.

Pero algo nuevo ocurrió con Zack Snyder. Y es que los primeros diez minutos de película son brutales, atrayentes, geniales, terroríficos. Puro cine. Hace poco escuché del propio Zack que como ‘Amanecer de los muertos’ era su primera película no sabía a ciencia cierta cuál era el orden de rodaje, por lo que rodó prácticamente de forma cronológica y desde luego, se nota que Zack Snyder tenía ganas por demostrar su valía, ya que solamente por su prólogo, ya merece su visionado y la compra en DVD. Esos planos cenitales y ese caos que crece y crece nos deja sin respiración, preguntándonos si esta película aguantará dicho ritmo asfixiante. La respuesta es no. Pero como ya he dicho, solo por ese inicio, Zack Snyder pasó a convertirse en el nuevo niño mimado de Hollywood.

Y es que a partir de este cuarto de hora, la película se mueve por lugares característicos y en este caso, la protagonista y el manido grupo de supervivientes se encerrarán en un centro comercial deshabitado, a la espera de ayuda, la cual será pedida desde lo alto de la azotea.

El grupo de supervivientes sí que de nuevo vuelve a tirar de los típicos clichés, aunque en su justa medida: está el gallito, el negro, el duro, la chica guapa… pero a mí al menos no me da la sensación de estar viendo otra vez al mismo grupo de siempre. No tienen ese trasfondo que personalmente le pido a todos los personajes, pero tampoco llegan a molestar.

Uno de los grandes aciertos que tiene el filme es el estilo que da Snyder a los zombies, tanto en lo general como en lo particular, ya que aquí los ‘no muertos’ están caracterizados por su velocidad de movimientos, hecho que inauguró poco antes Danny Boyle en ’28 días después’, si bien lo explicado en aquella ocasión era que no se trataban de zombies sino de gente infectada por la rabia, por tanto Snyder, aprovechándose quizás de eso, confiere a sus zombies de mayor velocidad y de fuerza, lo mismo que parece insuflarse él. Por otro lado, y hablando ya en particular, los zombies pasan por diferentes fases a través de la película y es que durante el inicio, se asemejarían más a esos protagonistas de ’28 días después’ de los que hablábamos, más humanos que zombies. En la segunda fase, los muertos comienzan a pasar por un estado más cadavérico y en el último tercio del filme, estos se convierten en un despojo, en un zombie clásico, en descomposición. Es por estas cositas por las que el director y su producto salen más que airosos en líneas generales en comparación de otros.

Tampoco está de más comentar el ritmo, que si bien baja tras ese vertiginoso inicio, se mantiene durante el resto de proyección. Un ritmo que aunque se forje a un nivel inferior, está salpicado de momentos con los que se recobra el interés, como por ejemplo el doloroso parto de uno de los personajes, los diferentes encuentros con los zombies o la inclusión con víveres del perro de nuestros protagonistas en el edificio de enfrente para ayudar a un vecino superviviente con el que traban amistad.

El último tercio vuelve a tener un ritmo mayor, ya que el objetivo de salir con vida del centro comercial así lo requiere y Snyder vuelve a filmar con nervio. La preparación de la furgoneta como si de ‘El Equipo A’ se tratase funciona muy bien y todo lo que se cuenta a posteriori, ya que está claro que la amenaza zombie queda lejos de erradicarse y la única esperanza para el grupo es huir por mar a alguna isla cercana.

Es esta una buena película de género, si bien obvia, porque tampoco lo busca, el humor que sí tienen ‘Zombies Party’ (‘Shaun of the dead’) o la recién estrenada ‘Memorias de un zombie adolescente’. Una película con la que Zack Snyder se daría a conocer y con la que hizo fijarse a la crítica. Una de las mejores en su género de los últimos tiempos, un amanecer de los muertos que esperamos no ocurra, algo que, por otro lado, ya sería la guinda.

A los 11 años salí del cine lanzando flechas imaginarias gracias a Kevin Costner en "Robin Hood, príncipe de los ladrones". A los 12 escribí mi primer guión "serio" (que posteriormente rodaría en un corto titulado "La muñeca") y a los 16 o 17 años ya lo tenía claro: no había nada que pudiera superar al cine y la pasión que sentía por él (que me perdone el mundo). He rodado varios cortos (Aquí podéis ver el último, que no os gustará porque es puro drama: http://leonquentin.wix.com/eraseunavezelamor). He escrito guiones, tanto propios como para otros. Actualmente junto a Borja Monclús, escribo un par de proyectos para series de televisión. En cuanto al cómic, he de reconocer que no soy mucho de superhéroes a la vieja usanza, sino que me dejo arrastrar más por el toque realista. Adoro la locura de Alan Moore en general y su obra magna "Watchmen" en particular. Adoro "Predicador", de otro loco de la pluma, Garth Ennis o "Batman, el regreso del caballero oscuro" del reconocido Frank Miller que me parece una vuelta de tuerca ejemplar. Tengo mis gustos al igual que tú tienes los tuyos. Lo que sí que tengo claro es que si estás leyendo esto es que tú también eres uno de los nuestros.