Inicio Cómics Especial 75 aniversario de Superman (y II): la evolución del hombre de...

Especial 75 aniversario de Superman (y II): la evolución del hombre de acero

2334

CurtSwan_Superman_1971Después de repasar el origen de Superman con motivo de su 75 aniversario, continuamos con la segunda parte del especial. Curt Swan, inspirado en el nadador y actor Johnny Weissmuller y en los dibujos de Tarzán, creó el Superman definitivo. Añadió más detalles y expresiones humanas al rostro del hombre de acero y, aunque detalló más su musculatura, lo hizo más humano en detalles en su rostro y suavizó la línea de la mandíbula que Wayne Boring había instaurado para demostrar fuerza y poder. Durante muchos años, Swan dibuja casi todas las diferentes colecciones de Superman: Adventure Comics, Superboy, Jimmy Olsen, Superman, Lois Lane, Action Comics, World´s Finest

Los años 70

Así llegamos a 1970. Superman, a nivel de guiones, empieza a necesitar una renovación. El continuo aumento de superpoderes pone en un aprieto a los guionistas que ya no saben qué inventar para enfrentarse a la maravilla de Metrópolis. Así que el guionista Denny O´Neil empieza a escribir una saga en la que realizará dos cambios muy importantes: primero hace desaparecer la kriptonita, que queda convertida en hierro, y después Superman perderá parte de sus poderes al aparecer un doble energético en el experimento que transforma la Kriptonita en hierro, que le va absorbiendo poderes a lo largo de la mencionada saga que duraría nueve números en la colección Superman.

En la década de los 70, Swan sigue predominando en los dibujantes de las colecciones de Superman. También colaboran dibujantes como Dick Dillin, Ross Andru, Bob Brown, el gran Jack Kirby, José Delbo, Kurt Schaffenberger, José Luis García López, Murphy Anderson… En cuanto a los guionistas de esta década encontramos a Leo Dorfman, Geoff Brown, Len Wein, Gerry Conway, Jim Shooter, el omnipresente Jack Kirby, Tom de Falco, Steve Englehart

Los años 80 y  ‘Crisis en Tierras Infinitas’

En la siguiente década, los 80, Swan sigue de nuevo al frente del variado mundo editorial de Superman y también siguen colaborando un gran número de dibujantes, guionistas y entintadores. Hasta llegar a 1985. Entonces, sucedió algo similar a lo acontecido en 1970. Superman necesitaba una nueva renovación, de la que se encargó el gran John Byrne. Aprovechando que se había publicado la aclamada miniserie de doce números ‘Crisis en Tierras Infinitas’, serie que provocó la ruptura y cambios en todas la colecciones del Universo DC, Byrne, como guionista y dibujante, renueva todas las historias del hombre de acero, volviendo a sus orígenes y presentando a un Superman con menos poderes y más humano. Un guión coherente y original y un dibujo excelente son la mezcla perfecta para que la franquicia suba como la espuma.

En 1987, tras 30 años de carrera, Curt Swan se retira de los lapices. Disfrutará de un merecido descanso. En 1988 se cumple el 50 aniversario del personaje y Byrne continúa en la franquicia durante los primeros meses del año. Finalmente desaparece. Su dibujo deja de brillar poco a poco hasta que se marcha definitivamente. A partir de entonces, y hasta el final de la década, se encargan de los lápices dibujantes como Jerry Ordway, Mike Mignola, Dan Jurgens, George Perez, Eduardo Barreto y, el que se convertirá en el nuevo dibujante “oficial” de Superman, Kerry Gammil. Los guionistas predominantes de aquella década fueron Cary Bates, Marv Wolfman, Joey Cavalieri, Paul Kuppergberg o Denny O´Neil, entre otros.

La muerte de Superman

La década de los 90 marcaría un antes y un después del personaje

Llegamos a los años 90. En 1991 se publica una nueva colección, Superman, the Man of Steel, escrita por Louise Simonson y dibujada por Jon Bogdanove. Entre 1992 y 1993 se producen dos hechos que cambiarán para siempre la leyenda del hombre de acero. Primero, Superman revela su identidad secreta a Lois Lane y segundo, se enfrentará con un nuevo enemigo llamado Doomsday y morirán los dos en un espectacular combate durante la saga La muerte de Superman. Resucitado el personaje, los años 90 continúan con las diferentes colecciones de la franquicia con dibujantes como el propio Bogdanove, Stuart Immonen, Breeding, Tom Grummet o Paul Ryan y guionistas como Simonson, Karl Kesel, Dan Jurgens, Peter David o Grant Morrison, entre otros.

Con la llegada del nuevo milenio una nueva hornada de profesionales se encargan de las aventuras del kriptoniano: en los guiones predominan Joe Kelly, Mark Schultz, Joe Casey, Kurt Busiek,  o los viejos lobos de mar, y anteriormente nombrados: Immonen, Kesel, Morrison… Entre los dibujantes destacamos a Mark Pajarillo, Jim Lee, el propio Immonen, Ron Frenz, Ian Mandrake, Alex Ross, Phil Noto…

En los primeros años de la década en la que nos encontramos podemos destacar a guionistas como James Robinson, Sterling Gates los prolíficos Joe Casey y Grant Morrison, Mike Johnson y dibujantes de la talla de Mark Bagley, Jesús Merino, Jim Lee, Gary Frank, Mahmud Asrar o Mike S. Miller.

Mejores historias

Es muy difícil hacer un ‘top ten’, e incluso un ‘top 20’, de los mejores cómics de Superman. Setenta y cinco años dan para muchas historias. Aun así nombraremos unas cuantas de las mejores historias del hombre de acero. Primero, la anteriormente citada La Muerte de Superman, Superman: Identidad Secreta, Kingdom Come, All Star Superman, Hijo Rojo, Paz en la Tierra, Superman: Las historias de Alan Moore, Last Son, Exile o Last Stand of New Kripton.

Hasta aquí el repaso de los 75 años de Superman en el cómic. Esperamos que os haya gustado y que disfrutéis de la nueva adaptación al cine de las aventuras del hombre de acero.

¡Hasta la próxima!

Kingdom Come de Alex Ross
Kingdom Come de Alex Ross
Nací en Zaragoza hace ya muchas lunas. Ávido lector de libros y cómics. Con estos últimos viví los mejores años de mi niñez y preadolescencia. Peleé en las Secret Wars, en las Crisis en tierras Infinitas y fui parte de las Legends; acompañé a Los Vengadores en mil y una misiones, cabalgué junto a Wonder Woman; peleé junto a Logan, Ororo, Scott y compañía; contemplé con tristeza La Masacre de los Mutantes; sentí las llamas del Inferno; mi corazón se quebró como el de Kitty Pride cuando Peter Rasputin se lo rompió en mil añicos; asistí a la aparición de La Liga de la Justicia Europea; luché junto a Batman en The Cult y reí en La Broma Asesina; me vengué junto al hombre de la mascara de Guy Fawkes en 'V de Vendetta'; observé como Surtur intentaba destruir La Tierra y Thor se lo impedía; odié con todas mis fuerzas a Bill Sienkiewicz por su trabajo en Los Nuevos Mutantes, aunque al final le cogí un poquito de cariño; me emborraché junto a Tony Stark y volé junto a él; asistí a las perrerías que le hacía Kingpin al pobre Daredevil; combatí al Doctor Muerte junto a Los Cuatro Fantásticos y sitúe Latveria en mi mapa imaginario; también patrullé con Mahoney, Tackleberry, Hightower y compañía; me aburrí soporíferamente con Darryl, Howard y Rocketeer; fuí un Goonie más; viví las Aventuras en la gran ciudad; viajé junto a Dennis Quaid en 'El Chip Prodigioso' y, por supuesto, en el Halcón Milenario; luché contra los temibles Gremlins y los mortíferos Critters; quise vengar al padre de Íñigo de Montoya; viví, codo con codo, con Christian Slater al filo del abismo; combatí a los vampiros de 'Jóvenes Ocultos', con el histriónico Kiefer Sutherland a la cabeza.... Pasado un tiempo, descubrí el rock, los bares y el calimocho. Me pasé al lado oscuro y dejé de lado todas esas cosas. Nunca del todo, también es cierto. Siempre tuve tiempo para ver una buena película y leer algún cómic que me trasladara a aquellos felices tiempos. Tiempos en los que las únicas preocupaciones que tenía era en qué habría para cenar, en aprobar el examen de mates y en conseguir el cromo que me faltaba para completar mi álbum de 'El Retorno del Jedi'. Hace dos años y pico que creé un blog en el que escribo mis relatos y mis ralladas. Aquí os dejo su dirección: subte76.over-blog.es. Últimamente he colaborado con un relato en un nuevo fanzine nacido en Zaragoza llamado 'Los Diletantes'. Me llaman friki, luego existo.....