Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Skyline’: Los aliens nos roban el cerebro

Crítica de ‘Skyline’: Los aliens nos roban el cerebro

1414

‘Skyline’ es el ejemplo de como crear expectación con un buen tráiler y luego decepcionar al espectador

poster de skylineCuando una película trata sobre una buena idea, un género muy atractivo, posee un tráiler increíble y rodeado de unos efectos especiales alucinantes, estás convencido de que verás algo por lo menos entretenido, pero ya las primeras críticas de ‘Skyline’ que venían de Estados Unidos hablaban de película de serie B, actores horribles, aburrimiento y lo peor es que era una copia mala de otros films, como “La guerra de los mundos”, ”Matrix” o ‘Independence Day’ vista desde la perspectiva de un pequeño grupo de ciudadanos que solo intentan sobrevivir estilo “Monstruoso”.

Los responsables de esta cinta son los hermanos Colin y Greg Strause, que desde que eran adolescentes se interesaron por los efectos especiales, pronto dieron el salto a Hollywood y han trabajado en películas como “300”, “Avatar” o “Iron man 2”. Pero parece que no han aprendido mucho de dirigir y solo se quedan en la parte técnica. Ya que la película es un cúmulo de despropósitos, sobretodo la actuación de los actores, todos sacados de series como Donald Faison (“Scrubs”), David Zayas (“Dexter”), Brittany Daniel (“Las gemelas de Sweet Valley”) y una mención especial para lo poco creíble que está el protagonista Eric Balfour (“The O.C.”, “24” o “A dos metros bajo tierra”).

Sinopsis

Una joven pareja viaja a Los Ángeles al cumpleaños de un amigo, un actor que se ha hecho famoso e intenta convencer a su colega que se quede en la ciudad para que trabaje con él. Pero después de una fiesta, una luz azul tan molesta como una mala resaca les despierta, pronto se dan cuenta que esa luz los atrae hacia ella y los succiona hacia el cielo. Unas naves alienígenas gigantes se están llevando a los honrados ciudadanos, las abducciones son masivas por toda la ciudad. Primero reina la confusión e intentan esconderse, luego el grupo de jóvenes intenta huir pero eso es peor idea, así que regresan al apartamento solo para ver como un pequeño grupito de aviones del ejército ataca, consiguen golpear la nave con una bomba atómica derribándola pero solo consiguen cabrear a los malvados aliens saca cerebros.

Crítica:

La película solo sirve para promocionar los efectos especiales y a la empresa que los ha creado, es decir un anuncio de hora y media de la compañía responsables de diseñar las navecitas que realmente están muy bien hechas. Pero cuando vas al cine esperas algo más que efectos especiales, el público quiere un guión coherente, diálogos interesantes o al menos que los actores hagan un buen trabajo, pero de eso no encontraremos en “Skyline”, ya que desde el principio la película huele a telefilme. Nunca se nos explica bien la relación de los personajes y no consiguen trasmitir nada de empatía para que sientas algo por ellos, aunque sea simple lastima o tensión cuando están en momentos limites.

La originalidad brilla por su ausencia ya que los aliens son iguales que los centinelas de “Matrix”, la pelea aérea con aviones sacada de “Independence Day”. ¿De donde vienen los extraterrestres?, ¿Por qué seres que vienen de lejanas galaxias les sirve nuestro cerebro para recargarse? Son preguntas que mejor no nos hacemos ya que nunca encontraremos respuesta.

Los actores son todos secundarios de series y no consiguen convencernos, en especial el protagonista Eric Balfour un joven que prometía con su actuación en la película dramática “Miente conmigo” pero se ha quedado en un actor más del gremio que cuando le dan un blockbuster no lo aprovecha y no brilla como debería. La única que se salva es la protagonista femenina Scottie Thompson actriz también forjada en series como “Navy”, “CSI” o “Ley y orden”.

En conclusión, que para que vengan unos seres de fuera para descerebrarnos ya lo podemos hacer nosotros solos.

Tráiler de Skyline

Reseña Panorama
Crítica de 'Skyline'
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.