Inicio Cine Críticas de cine Crítica de Scott Pilgrim vs The World: Tan alocada como divertida

Crítica de Scott Pilgrim vs The World: Tan alocada como divertida

433

Scott Pilgrim vs the World‘Scott Pilgrim vs the World’  es una película basada en el cómic de Bryan Lee O’Malley de seis tomos que ha sido uno de los más vendidos en la década del 2000.

‘Scott Pilgrim vs the World’ es una comedia adolescente delirante donde se mezcla a la perfección elementos de cine, cómics y videojuegos, con una estética muy bien acabada y una dirección solvente, hace que nos entretengamos mucho durante las 2 horas de película.

Dirigida por Edgar Wright (“Zombie Party” y “Arma Fatal”), destaca la interpretación de Michael Cera (“Juno”, “Año Cero”) como Scott Pilgrim, y Mary Elizabeth Winstead (“La Jungla de Cristal 4.0” haciendo de hija de John McClane) como Ramona.

Scott Pilgrim es un veinteañero que toca el bajo en un grupo rockero llamado “Sex Bob Omb” de Toronto, Canadá. Sale con una adolescente asiática, pero un día se enamora de Ramona Flowers y decide conquistarla, pero lo que no sabe Scott es que la Alianza de Ex-Novios malvados de Ramona están dispuestos a enfrentarse a Pilgrim en duras batallas si es que quiere salir con ella. Las peleas al más puro Street Fighter se van sucediendo siendo el siguiente exnovio mas duro que el anterior.

Crítica: Antes de ver esta película recomiendo que os leáis el cómic, porque es divertidísimo y te metes más en la atmósfera del mundo de Scott Pilgrim. El film es tan desvergonzado como el cómic sobre todo cuando introducen a los personajes, las peleas, los efectos y los guiños a videojuegos como “Los Sims” o a películas de cine asiático y anime. Toda esta mezcla podría parece un embrollo pero la dirección de Edgar Wright y sobre todo el montaje rápido, hacen que sea muy entretenida y alocada. Lo que mas destaca es lo diferente que parece al resto de películas basadas en cómics, huyendo del realismos que le dan algunos directores, en esta película se dejan llevar más por la imaginación, lo que provoca que al gran público no acabe de gustarle y haga que la recaudación fuera moderada, pero si te tomas la película como lo que es, es decir una gamberrada, resulta muy divertida.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.