Inicio Noticias Crítica de Predators: Retorno a la selva

Crítica de Predators: Retorno a la selva

807

Nimrod Antal dirige el reboot o remake de ‘Predator’ con Adrien Brody como protagonista

‘Predators’ gira en torno a Royce (Adrien Brody), un mercenario que, a regañadientes, encabeza a un grupo de guerreros de élite que acaban dándose cuenta de que los han llevado juntos a otro planeta… para servir de presa. Con la excepción de un médico desprestigiado, todos ellos son unos desalmados asesinos -mercenarios, yakuzas, presidiarios, miembros de escuadrones de la muerte-, ‘depredadores’ humanos que ahora están siendo cazados y eliminados sistemáticamente por una nueva raza de Depredadores extraterrestres.

Predators

Crítica de Predators:

Tenía muchas ganas de ver está nueva entrega de ‘Predators’, desde siempre me he considerado fan del género, mucha culpa la tiene la primera aventura en la que aparecía en escena el bicho y se enfrentaba a Arnold Schwarzenegger. La película se estreno en 1987 y fue dirigida por todo un especialista de films de acción John McTiernan, responsable de las dos primeras entregas de “La Jungla de cristal”, y films como “El guerrero nº 13” y “Basic”. Después le siguió “Predator 2” (1990), esta vez sin Schwarzenegger, que era sustituido por Danny Glover (Arma Letal) y la acción se trasladaba a la ciudad de Los Ángeles, en aquella cinta pudimos ver en el interior de la nave del “Predator”, una sala de trofeos en la que se encontraba en cráneo de un Alien, para muchos fue la cuenta atrás de una historia que tardo en llegar “Alien vs Predator” (2004) dirigida por Paul W.S. Anderson (Resident Evil: Ultratumba), a la que siguió una segunda entrega en (2007), pero a los fans de las dos sagas decepciono el resultado, ya que muchos esperábamos un resultado parecido a la historia que nos contaban en el cómic, y más ambientada en el espacio.

Fotograma Predators

Con esta nueva entrega se pretende relanzar la franquicia y hacer las paces con los fans, algo que hace a medias. El film no se puede considerar un remake como tal, ya que en el transcurso del film dirigido por Nimrod Antal, las referencias y los guiños a la primera película son continuos, incluso han mantenido su ya famosa banda sonora, pudiendo decir que es una secuela de la misma, claro está, dándole una vuelta de tuerca y trasladando la acción a la selva de otro planeta; hubiera estado bien recoger a modo de introducción del film el momento de la abducción de sus protagonistas, al que se echa en falta. Para está película han creado una nueva raza de Predators más grandes que los ya conocidos, aunque tampoco se olvidan de la criatura creada por Stan Winston.

El film es entretenido aunque le sobra algo de metraje, intentan utilizar el mismo tono de suspense de la primera, pero en esta falla por la falta del factor sorpresa y esta algo falta de acción. En cuanto a los efectos especiales están correctos intentando darle ese toque ochentero. Y como decía antes tratándose de una secuela hay demasiadas referencias a la original, pudiendo incluso comparar personajes de las dos películas, tanto por armas como por la forma de comportarse. El más obvio es Hanzo el Yakuza con Billy el rastreador amerindio, que acompañaba al grupo de Schwarzenegger.

En cuanto a los actores están correctos y cumplen con su cometido, aunque algunas apariciones queden en pura anécdota, como es el caso de Nolan (personaje que interpreta Laurence Fishburne), el papel de Adrien Brody no está mal del todo, aunque no le pega el personaje de tipo duro. En definitiva un film entretenido que gustará a los fans de la saga y poco más.

Reseña Panorama
Crítica de Predators
Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.