Inicio Cine Críticas de cine Crítica de ‘Mad Max: Furia en la carretera’. Un asombroso espectáculo de...

Crítica de ‘Mad Max: Furia en la carretera’. Un asombroso espectáculo de acción sin fin

2106

Coches, desierto, explosiones y mucha acción es lo que nos encontraremos en ‘Mad Max: Furia en la carretera’.

Del director George Miller, creador del género apocalíptico y maestro de la legendaria franquicia ‘Mad Max’, viene ‘Mad Max: Furia en la carretera’, una vuelta al mundo del guerrero de la carretera, Max Rockatansky. Perseguido por su turbulento pasado, Mad Max cree que la mejor forma de sobrevivir es ir solo por el mundo. Sin embargo, se ve arrastrado a formar parte de un grupo que huye a través del desierto en un War Rig conducido por una Emperatriz de élite: Furiosa.
Tom Hardy (‘El caballero oscuro: La leyenda renace’) protagoniza ‘Mad Max: Furia en la carretera’, la cuarta película de la franquicia. La ganadora del Oscar Charlize Theron (‘Monster’, ‘Prometheus’) interpreta a la emperatriz Furiosa.

El realizador ganador del Oscar George Miller (‘Happy Feet’) dirige la película a partir de un guión que ha escrito con Brendan McCarthy y Nico Lathouris. Miller es también el productor de la película, junto con su socio en las labores de producción de toda la vida, nominado al Oscar, Doug Mitchell (‘Babe, el cerdito valiente’, “Happy Feet’), y P.J. Voeten.

Crítica de ‘Mad Max: Furia en la carretera’:

No sabíamos que había sido de él desde hacía 30 años, pero al fin conocemos como ha continuado su periplo por el cercano futuro pos apocalíptico, en el que lo más preciado es el agua y el combustible. En cada episodio de su vida la sociedad ha ido degenerando a marchas forzadas bajo la ley del más fuerte. Las tierras son incultivables por su acidez, y el agua o cualquier alimento es más difícil de encontrar. Ante la injusticia aún existen brotes de esperanza, y ahí encontramos a Mad Max para equilibrar la balanza.

Con una explosión de imágenes, sonidos, y con pocas palabras, nos llega esta obra maestra de acción en la que vamos a pasar 2 horas increíbles de persecuciones, luchas y explosiones sin fin. En está ocasión el argumento y los diálogos no tienen importancia. Tal es así que casi carecen de ello. Hasta al propio Max se le ha olvidado cómo se habla, ya que solo balbucea y emite monosílabos, aunque poco a poco va recuperando el uso del lenguaje. Sobran porque lo importante es admirar cada imagen, y cada escena que conforman un espectáculo visual como pocas veces ha habido. Si nos quedamos con ganas de ver más de aquella legendaria persecución al camión que conducía Mad Max, aquí vamos a tener ración completa.

mad max fury road imax
Tom Hardy interpreta de un modo excelente a Mad Max, que vive en solitario atormentado por su pasado, cuya única motivación es la de sobrevivir un día más. En esta ocasión Max no es el protagonista indiscutible, pudiéndose decir que su actuación queda eclipsada por la de Charlize Theron, que interpreta a un personaje muy interesante, la emperatriz furiosa, del que se sabe muy poco. Nicholas Hoult también destaca en el papel de Nux, un soldado de la horda fanática de perseguidores, que se pasa al bando de Max. El resto de actores dan vida a personajes únicos en su personalidad o forma de vestir. En esta ocasión se ha dejado de lado el hiperrealismo de las anteriores entregas por un toque más al estilo de los comics, con vestimentas y escenarios extravagantes.

La acción no para durante más dos horas.

Casi la totalidad de la acción se desarrolla en carreteras polvorientas del desierto, o en caminos cenagosos, siempre en amplias zonas exteriores bajo el sol o bajo la luz de las estrellas. Siempre en escenarios espectaculares llenos de luces, tormentas de arena, tornados, o el sol abrasador. Cada vehículo es único y tiene su propia personalidad, a la medida de quien los conduce. En esta ocasión los malos no son malos porque si. Nos adentramos en su guarida, en su psicología, y en las motivaciones que les mueven.
Después de admirar la película se hace aburrido montar en tu coche y encender la radio, habiendo visto que se puede llevar en la parte frontal del coche una plataforma para llevar encadenado a un guitarrista heavy metal. O que cuando te aburres de tu coche puedes saltar en marcha a otro que te guste más. Por suerte esto se puede disfrutar en una pantalla de cine a lo grande con el sonido a todo volumen, y sin tener ningún accidente grave en la vida real. También te hace pensar que deberíamos cuidar más nuestro planeta para no llegar a los extremos que se nos muestra, de una tierra estéril. También debemos aprender de la actitud de Mad Max que siempre se levanta, se repone, sigue adelante, e intenta hacer lo correcto.

A ‘Mad Max: Furia en la carretera’ le damos de nota 8,5 sobre 10.