Inicio Cine Crítica de ‘La La Land’: Cómo soñar a ritmo de jazz

Crítica de ‘La La Land’: Cómo soñar a ritmo de jazz

1252

Si por algo destaca ‘La La Land’ es por su increíble banda sonora, sus coreografías perfectas y un reparto espectacular

‘La ciudad de las estrellas (La La Land)’ no ha parado de conquistar a la crítica y a los espectadores desde su estreno. Y no es para menos. Para los nostálgicos de los musicales esta es una obra maestra. Desde la primera escena el público se sumerge en un increíble musical. Rodada en un único plano secuencia, Damien Chazelle despliega su potencial con baile, color y una canción pegadiza. Y así lo mantendrá durante los 129 minutos de película. 

Crítica de La La Land

Siendo un homenaje a los musicales de Hollywood de los años 40 y 50, ‘La La Land’ se sitúa en los Ángeles. La ciudad de las estrellas, de los sueños cumplidos, la cuna del cine. Una ciudad donde la fantasía y la realidad se juntan. Una dicotomía entre perseguir los sueños y rendirse ante las exigencias del mundo contemporáneo. 

Coreografías y ritmos que recuerdan a Jacques Demy

Así lo ha calificado la crítica. Chazelle combina las producciones de la RKO y la MGM de los años 30, 40 y 50 con la reinterpretación más madura y dramática de los musicales de Demy:  ‘Las señoritas de Rochefort’ (1967) y ‘Los paraguas de Cherburgo’ (1964).

Fotograma de La La Land

Y es que el musical es un género en desuso e infravalorado (siempre que se haga bien). Cuesta mucho ver un musical tan vivo como éste. Pero que plantee una reflexión moral que, al espectador que no goce con este género, también le haga disfrutar. Y esto lo consigue sin dudar.

Una película que transita el musical y el drama sentimental, aderezado por un punto cómico que hace sonreír más de una vez. Una coreografía bien montada que devuelve la fe al género. Ambos intérpretes tienen una excelente técnica trabajada que, junto con la química natural entre ellos, hace que cada paso esté en el momento, nota y ritmo perfectos. Las letras de las canciones son inspiradoras y van acompañadas de una melodía de ensueño que culmina con un vestuario llamativo que potencia el movimiento de los artistas. 

“Un mundo desde tu habitación”

Así la describe el protagonista. La sensación que defiende por encima de todo: soñar. Un músico frustrado a través del cual se critica la sociedad moderna que abandona el arte y se rinde a las grandes empresas. Esa sociedad que destruye la música y el cine. La prostitución a la diosa del éxito que arrasa como un tornado desafinado que destruye buenos acordes. Los contratiempos e improvisaciones del jazz cobran protagonismo. Y, a través de una espectacular melodía, la historia avanza. Mediante un pentagrama lleno de notas nostálgicas y sueños frustrados. Todo ello obra del increíble compositor Justin Hurtwitz, quién confesó tener la ardua tarea de inspirarse en los musicales clásicos sin que pareciese uno de ellos. Y es que la canción estrella, “City of Star”, lleva semanas sonando en las radios y se llevó el Globo de Oro.

Pero no solo se destruye la música. El papel de actriz frustrada y finalmente vendida a un guionista nos deslumbra con la autentica realidad actual. El cine cada vez es peor porque los espectadores se conforman con todo. Películas industriales que dejan a su paso resultados mediocres y vacíos de historias. De esas de verdad como ‘La La Land’Porque la belleza escénica que envuelve la película se complementa con un reparto todavía mejor. La conexión entre Ryan Gosling y Emma Stone es indescriptible. Ya vista en ‘Crazy, stupid, love’ (2011). La emoción aumenta conforme sus personajes se encuentran. Una historia donde la pasión está reñida con el amor.  Ilusiones que se desvanecen y sueños que se cumplen ( a medias).

“Brindo por aquellos que son capaces de perseguir sus sueños por muy insensatos que parezcan”

Gosling hace de perfecto caballero: elegante, divertido, apasionado… “¿Por qué haces que el ser romántico suene tan terrible?”, le pregunta a su hermana. “George Michael”, le apoda la guapísima Emma Stone. La clase del Hollywood antiguo concentrada en él, que hará a todas las damas presentes disfruten de su presencia en la pantalla. Ella se encarga, por otro lado, de devolvernos a la realidad, al presente. Momentos mágicos interrumpidos por el sonido de su móvil y por la urgencia de llegar a trabajar en una cafetería dotada de las últimas tecnologías.

Ryan Gosling y Emma Stone en La La Land

Dicen que al amor de tu vida solo lo encuentras una vez. Y que la suerte de pasar tu vida con él está al alcance de muy pocos. Una canción perfecta con un mensaje amargo. El mundo es duro y la vida es real. Cuando la ambición personal, las decepciones, la lucha no están en el mismo tono que el amor, algo se tiene que romper.

Con un guión a la altura, lo que pudo ser y no fue pone la guinda del pastel. Ese adiós dulce con un regusto amargo que te hace soltar las tímidas lágrimas al son de la misma canción que ha acompañado toda la película al llegar los créditos finales. Una obra maestra que en pleno enero ya pone el listón del 2017 muy alto. Ha ganado el Globo de Oro a Mejor Comedia o Musical. También Mejor Dirección y Mejor Guión para Chazelle, nuevo niño prodigio de Hollywood, que ahora se encamina a los Oscar. También ha ganado el premio a Mejor BSO y Mejor Canción.