COVID-19. Ejecutivos de Disney en guerra con la compañía COVID-19. Ejecutivos de Disney en guerra con la compañía
Cine

COVID-19. Ejecutivos de Disney en guerra con la compañía

Walt Disney Company

Disneyland en Anaheim es uno de los parques temáticos que permanecen cerrados indefinidamente a causa de la pandemia de Coronavirus y Disney negocia recortes salariales durante el tiempo de cierre con sus empleados.

Fuentes de The Hollywood Reporter dicen que la modificación de los contratos de Disney a sus empleados  usan la palabra “temporal” para describir las reducciones salariales del 20 al 30 por ciento, pero no ofrecen una fecha de finalización firme, por otro lado porque en Estados Unidos nadie sabe cuanto tiempo pueden alargarse los cierres y cese de actividad en trabajos no esenciales, en otros países como en España hay confirmado un mes de cese de actividades no esenciales, pero seguro que durará más tiempo.

Estas medidas ha provocado que se este gestando una batalla entre los ejecutivos de Disney y los altos directivos sobre los recortes salariales de la compañía que se dieron a conocer el 30 de marzo.

Los ejecutivos afectados a nivel vp, senior vp y ejecutivo vp están molestos porque los recortes salariales se decidieron unilateralmente y representan una reducción de 20 a 30 por ciento en sus ganancias. Más alarmantemente, los contratos modificados enviados a estos ejecutivos no proporcionan una fecha de finalización, y los empleados solo tuvieron dos días para firmarlos.

Ese movimiento ha provocado una violenta reacción en todo el conglomerado mundial, que promocionó los recortes tan necesarios “mientras navegamos por estas aguas desconocidas”. El presidente Bob Iger renunciará a su salario completo y el recientemente nombrado CEO, Bob Chapek, tendrá una reducción del 50 por ciento en su salario base a medida que Disney lidia con la nueva pandemia de coronavirus.

Un vicepresidente de Disney generalmente gana entre 150.000 y 200.000 dólares de salario base, según las fuentes, mientras que el salario de un vicepresidente ejecutivo puede superar los 700.000 dólares, dependiendo del departamento (los ejecutivos de marketing, distribución y creativos históricamente ganan más que las funciones corporativas). Algunos empleados también son compensados ​​a través de las acciones de Disney.

Pero aquellos familiarizados con las nuevas reducciones (20 por ciento para vps, 25 por ciento para vps senior y 30 por ciento para vps ejecutivos) notan que la mayor parte de la compensación de Iger y Chapek permanecerá intacta porque los recortes solo se aplican a sus salarios base. En el caso de Chapek, su base es de 2.5 millones, pero su bono objetivo anual es de 7.5 millones y su subsidio anual de incentivos a largo plazo es de 15 millones.

Del mismo modo, el salario base de Iger en el año fiscal más reciente fue de 3 millones, pero ganó 44.5 millones como compensación adicional, que permanecería intacta (la compensación adicional de Iger se basa en gran medida en el desempeño de la compañía y probablemente no coincida con esa cifra este año). En una presentación ante la Comisión de Bolsa y Valores, Disney también señaló que “el Sr. Iger … también renuncia a su derecho a recibir su asignación de automóvil pagadera durante el mismo período en que la exención salarial está vigente ”. Ese gesto no pasó desapercibido para algunos, cuya compensación anual total está en línea con el costo de un vehículo de lujo.

Una fuente de Disney desestimó las quejas y le dijo a THR: “Gran parte de la compañía se ha detenido debido a esta pandemia, y que estas personas se quejen ante tanto sufrimiento en el mundo es increíblemente egoísta y triste”. Disneylnad

Las fuentes dicen que los contratos modificados de Disney usan la palabra “temporal” para describir los recortes, que son efectivos de inmediato, pero no ofrecen una fecha de finalización firme. Algunos creen que la crisis del virus, al menos según lo definido por su impacto en Hollywood, podría durar fácilmente 18 meses. Esa es la cantidad de tiempo que los expertos creen que se necesitará antes de que una vacuna esté disponible para la población.

Las fuentes dicen que los contratos modificados “son bastante voluntarios”. Sin embargo, la expectativa es que los ejecutivos firmen. Si un ejecutivo no firma, él o ella se arriesga con respecto a su futura movilidad profesional dentro del estudio y la posibilidad de conseguir posibles bonos.

Los contratos de Disney difieren ligeramente de los de los ejecutivos que vinieron de Fox, que Disney adquirió el año pasado. Disney cita un período de tiempo de 10 semanas antes de que la compañía pueda extender o suspender un contrato por causas de fuerza mayor o disposiciones que cubren interrupciones debido a actos de Dios. Por el contrario, los contratos de Fox no incluyen lenguaje de fuerza mayor.

Los representantes que han rechazado en nombre de sus clientes ejecutivos se han reunido con un departamento de asuntos comerciales de Disney que no está dispuesto a negociar.

Al igual que el resto de Hollywood, Disney ha sido golpeado por la crisis de coronavirus, que ha estallado en más de 1 millón de casos en todo el mundo y unos 50.000 fallecimientos. El 28 de marzo, la compañía anunció que todos sus parques temáticos en todo el mundo estarían cerrados hasta nuevo aviso debido al brote. Estrenos inmediatos como Mulan y Black Widow han modificado sus fechas de estreno y varias producciones se han paralizado, con un coste de hasta 350.000 dólares por día y película.

Disney anunció el 2 de abril que suspenderá a los empleados “cuyos trabajos no son necesarios en este momento” a partir del 19 de abril. Wall Street ha estado preparándose para un golpe bursátil y advirtió a los inversores el mes pasado que su resultado final podría verse afectado significativamente . “Ha habido una interrupción en la creación y disponibilidad de contenido en el que confiamos para nuestras diversas rutas de distribución, incluida la cancelación de ciertos eventos deportivos y el cierre de la producción de la mayoría de los contenidos de cine y televisión”, escribió el conglomerado a la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos (SEC).