Alan Moore crítica duramente a las películas de superhéroes Alan Moore crítica duramente a las películas de superhéroes
Cine Cómics

Alan Moore crítica duramente a las películas de superhéroes

El mítico guionista de Watchmen, o la Broma Asesina, Alan Moore, critica duramente al cine de superhéroes en una entrevista para Deadline

El mítico guionista de Watchmen, o la Broma Asesina, Alan Moore, critica duramente al cine de superhéroes en una entrevista para Deadline

No es para nadie desconocido que la relación de Alan Moore y el cine no ha sido nada buena para el creado de Watchmen o V de Vendetta que ha crítica siempre duramente la forma de llevar sus historias a la gran pantalla, incluso llevándole tomar la decisión de no permitir que su nombre se vincule para este tipo de proyectos, incluso negándose a beneficiarse de las encarnaciones de la pantalla grande, una decisión que él estima que le ha costado, millones. Esta vez el mítico guionista no ha perdido la oportunidad de hacer lo propio criticando el cine de superhéroes durante una entrevista concedida a Deadline, con motivo de la presentación de un proyecto propio, The Show.

Ahora, Alan Moore está intentando entrar en el negocio del cine marcando él sus propios términos con The Show, película que ha escrito y de la que se ha presentado esta semana su primer tráiler. Dirigida por Mitch Jenkins y protagonizada por Tom Burke, que cuenta una fantástica aventura, ambientada en Northampton, la ciudad natal del escritor y guionista Alan Moore, que sigue la búsqueda de un hombre de un artefacto robado, un viaje que lo lleva a un mundo surrealista de crimen y misterio.

 

La entrevista

Moore, en su entrevista a Deadline para hablar de The Show, declaró que ha sido un proyecto apasionante para él y sus productores manteniéndolo independiente en cada paso del camino, insistiendo en mantener el control creativo y los derechos sobre su propia propiedad intelectual. Después de hacer varios cortometrajes y ahora este largometraje, Moore tiene planes para una serie de televisión basada en los mismos personajes y ya ha elaborado material para 4 o 5 temporadas. La película podrá verse mañana en el Festival de cine fantástico de Sitges en la sección Noves Visions.

Pero también habló en ella del momento en el que decidió retirarse del mundo de los cómics tras finalizar La liga de los hombres extraordinarios en 2018 y su opinión acerca de la industria del cómic y del cine. Diciendo que “Ya no me interesan tanto los cómics, no quiero tener nada que ver con ellos. Llevaba cuarenta y tantos años haciendo cómics cuando finalmente me retiré. Cuando entré en la industria del cómic, el gran atractivo fue que se trataba de un medio que era vulgar, había sido creado para entretener a la clase trabajadora, especialmente a los niños. La forma en que la industria ha cambiado, ahora son ‘novelas gráficas’, tiene un precio total para una audiencia de gente de clase media. No tengo nada en contra de la gente de clase media, pero no estaba destinado a ser un medio para los aficionados de mediana edad. Estaba destinado a ser un medio para personas que no tienen mucho dinero.

La mayoría de la gente equipara los cómics con las películas de superhéroes ahora. Eso agrega otra capa de dificultad para mí. No he visto una película de superhéroes desde la primera película de Tim Burton Batman. Han arruinado el cine y también la cultura hasta cierto punto. Hace varios años dije que pensaba que era una señal realmente preocupante, que cientos de miles de adultos estaban haciendo cola para ver personajes que fueron creados hace 50 años para entretener a niños de 12 años. Eso parecía hablar de una especie de anhelo de escapar de las complejidades del mundo moderno y volver a una infancia nostálgica y recordada. Eso parecía peligroso, infantilizaba a la población.

Esto puede ser una pura coincidencia, pero en 2016, cuando el pueblo estadounidense eligió un satsuma nacionalsocialista y el Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea, seis de las 12 películas más taquilleras fueron películas de superhéroes. No quiero decir que uno cause el otro, pero creo que ambos son síntomas de lo mismo: una negación de la realidad y una necesidad de soluciones simplistas y sensacionales”.

Acerca de la difícil situación que atraviesa la industria del cómic a causa de la pandemia dijo: “Dudo que las principales empresas salgan del bloqueo en alguna forma. La industria del cómic convencional tiene alrededor de 80 años y tiene muchas condiciones de salud preexistentes. No se veía tan bien antes de que ocurriera COVID.

La mayoría de nuestras industrias del entretenimiento han sido un poco pesadas durante un tiempo. Las grandes corporaciones, los intereses comerciales, tienen tanto dinero que pueden producir estos gigantescos éxitos de taquilla de un tipo u otro que dominarán sus mercados. Puedo ver que eso está cambiando, y quizás para mejor. Es demasiado pronto para hacer predicciones optimistas, pero es de esperar que a los intereses más grandes les resulte más difícil maniobrar en este nuevo panorama, mientras que a los intereses independientes más pequeños les puede resultar un poco más adaptado. Estos tiempos podrían ser una oportunidad para que las voces genuinamente radicales y nuevas salgan a la luz en ausencia de antaño”.

Pero el momento más crítico de la entrevista llegó cuando le preguntaron si veía cine de superhéroes y que le parecía Joker, película protagonizada por Joaquin Phoenix y que tan buena críticas había recibido: “Oh, Dios, no, no veo ninguno de ellos. Todos estos personajes han sido robados a sus creadores originales, todos ellos. Tienen una larga fila de fantasmas detrás de ellos. En el caso de las películas de Marvel, Jack Kirby [el artista y escritor de Marvel]. No me interesan los superhéroes, fueron algo que se inventó a fines de la década de 1930 para los niños y son perfectamente buenos como entretenimiento para niños. Pero si intentas hacerlos para el mundo de los adultos, creo que se vuelve algo grotesco.

Cada vez más creo que la mejor versión de Batman fue Adam West

Me han dicho que la película de Joker no existiría sin mi historia de Joker (Batman: The Killing Joke de 1988), pero tres meses después de haberlo escrito la estaba repudiando, era demasiado violenta: era Batman para Cristo, es un tipo vestido como un murciélago. Cada vez más creo que la mejor versión de Batman fue Adam West, que no se lo tomó en serio. Tenemos una especie de personaje de superhéroe en The Show, pero si tenemos la oportunidad de desarrollarlos más, la gente podrá ver que todos los personajes tienen aspectos bastante inusuales”.