CÓMICS: Reseña de 100 Balas. Black Label. Tomo 1 CÓMICS: Reseña de 100 Balas. Black Label. Tomo 1
Cómics

100 Balas. Black Label. Tomo 1. Mata a quien lo merece, no te pasará nada

100 Balas. Black Label. Haz justicia por lo que te hicieron, mata a una mala persona. Sin consecuencias, serás libre. ¿Serías capaz?

Brian Azzarello llego al estrellato con esta serie, y ahora se incorpora a la línea Black Label con 100 balas. Y para esta ocasión ECC Ediciones nos trae un nuevo formato para celebrarlo, 5 volúmenes con un diseño espectacular para tener toda esta serie, que ha marcado la industria del cómic americano desde que se estrenó en el año 1999.

Dizzy acaba de salir de la cárcel, su futuro es ahora algo muy diferente, no va a volver entre rejas, no va a hacer nada que pueda devolverla a una celda. Hasta que un hombre le ofrece un arma y 100 balas irrastreables.  La oportunidad de arreglar un asunto que nunca se cerró, la muerte de su chico. Un jugador aprende los trucos del oficio con su amigo, pero al crecer uno sigue siendo un pringado en las mesas de la calle y el otro un poderoso criminal, una sola partida separa a Chucky de llegar a las grandes apuestas. Pero alguien se lo impide desde hace tiempo. 100 balas, un arma, y eso cambiaría. La vida de un hombre se fue al garete por un juego estúpido, niños ricos demostrando su poder, y su vida acabó en la cloaca, solo necesita una oportunidad, de plomo y pólvora.

Y detrás de todo esto, una lucha por el poder, por lo justo, para ordenar una sociedad caótica que deja a los poderosos hacer lo que les plazca y pisa la cabeza de los que están debajo. El Trust, Graves y sus aliados, hay un mundo escondido de personas que dominan el mundo, que establecen quien paga y quien cobra. Es hora que los desposeídos den un paso al frente para cambiar algo, como mínimo, para vengarse y matar a unos cuantos de los poderosos, asustarles, cambiar un poco el mundo.

La premisa potente de 100 Balas sorprendió a todos hace más de una década, y a día de  hoy sigue siendo tan poderosa como cuando se planteó. Un drama social de género negro, en el que los protagonistas pasaban de ser presas de la clase baja a depredadores de los poderosos. La venganza era solo el principio de esta trama, había mucho más escondido entre las páginas de una obra que ha pasado por derecho propio a formar parte de la selección de cómics USA que “hay que tener”.

20 años después los amantes del género y del medio han repasado y hablado todo lo posible de este título, dando lugar a estudios y amplias reseñas sobre él. Pero lo básico, el principio de todo, es simple: ¿si nos dan la oportunidad de enderezar nuestra vida bala a bala, lo haríamos? 100 Balas es una historia moral, en la que las decisiones lo son todo, donde cada personaje está tan cuidado y bien desarrollado que el lector se sumerge en sus vidas con facilidad, y comparte esas decisiones, esa lucha por llegar a una vida que valga la pena, puede, que pisando las cabezas de muchos.

100 bullets

Azzarello proponía una engañosa idea inicial, que tenía muchas ramificaciones, muchas caras. Y poco a poco las iba desplegando, atrapando al espectador en una red de secretos, de luchas secretas y grandes conspiraciones. La calle se llenaba de sangre en una lucha por un poder inmenso que nadie veía. Los titiriteros estaban asistiendo a la revolución de las marionetas, y no iba a estar parados. Pero no era esa batalla enorme y secreta lo que hacía a 100 Balas diferente, lo hacían sus protagonistas. Llenos de vida, te acompañaban tras la lectura y dejaban su poso, pasan a formar parte de tu día a día, porque, ¿quién no ha deseado arreglar el mundo, quién no tiene un deseo que si le dieran la oportunidad de cumplir cambiaría si vida? Una historia sobre personas, reales la mayoría, con vidas de mierda, pero que resultaban cercanos, historias que podían darse en cualquier calle, y que podían cambiar, 100 balas mediante.

Si la historia se construía de forma escalada, con una estructura oculta que desplegaba misterios y luchas, y unos personajes trabajados, el dibujo no se quedaba atrás.Eduardo Risso firma lo que para el que suscribe estas palabras su mejor obra.

Con una gran capacidad para el dibujo en blanco y negro, Risso construye páginas y secuencias fluidas con agilidad, la historia se desarrolla en medio de negros puros, sin tramas ni grises, con diseños de personajes que resultan expresivos hasta en el mínimo gesto. Con una acción y una capacidad para desarrollar paginas dinámicas que corren sola entre los dedos del lector, el argentino nos transporta a las calles de USA rápidamente, y nos encierra en ese microuniverso de negros y blancos, de colores pálidos en los que el mundo se desliza. Pocas veces se ve un dibujo tan furioso y tan hermoso al mismo tiempo.

Este primer tomo recoge las primeras 19 entregas, material de sobra para entrar en este mundo, para conocer a buena parte de sus habitantes, y para dejarte pidiendo más. Más violencia, más secretos, más acción, y sobre todo, más de Dizzy, de Chucky , de Graves, de Lono, porque esos personajes saltarán del papel, y acabaran acompañándote en un viaje de esos que no se olvidan.

100 Balas es una de las grandes obras del cómic del siglo XX y del siglo XXI hasta donde hemos llegado, pocos autores han conseguido una premisa tan poderosa y un desarrollo tan potente. Azzarello y Risso han dejado un inmenso puzzle para que cada lector se trabaje su lectura, para que una las piezas, y decida sobre el dibujo final, porque no creáis que vais a tener todas las piezas, eso, sería justo, y la vida, no lo es.