Inicio Cine El Festival de Cine de Zaragoza convierte la ciudad en un gran...

El Festival de Cine de Zaragoza convierte la ciudad en un gran plato de ‘Cine’

287

Póster 15 edición Festival de cine de ZaragozaFestival de Cine de Zaragoza incluirá en su agenda dentro de la próxima edición del mismo, el Certamen de 36 horas de Supervivencia Fílmica, patrocinado por Ámbar, que cederá sus instalaciones para el desarrollo del original certamen audiovisual.

El Festival de Cine de Zaragoza organiza junto con la red profesional audiovisual Cinemavip, la tercera edición del Concurso de 36 horas de Supervivencia Fílmica (36HSF), que se celebrará entre los días 8 y 11 de diciembre, durante el transcurso de la decimoquinta edición del Festival.

El concurso, que ya se ha celebrado en otras ocasiones en Lerma y Marbella. Este de Zaragoza será la primera vez que se realice y las previsiones son que se celebre cada año dentro del marco del Festival de cine de Zaragoza, patrocinada por la prestigiosa empresa aragonesa Ámbar, que cederá parte de sus instalaciones para el desarrollo de este certamen. Por supuesto hay que resaltar el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza, entre otras cosas por facilitar a través de la gestión del Festival, de la infraestructura necesaria para el buen término del Certamen en la propia ciudad.

El 36HSF consiste en varios grupos de participantes que tendrán la ciudad de Zaragoza como plató cinematográfico durante 36 horas. Calles, edificios, jardines, parajes naturales y monumentos estarán a disposición de los cineastas para que desarrollen sus rodajes. Una vez finalizada esta fase de grabación, Ámbar cederá su antigua sala de embotellado como lugar de postproducción, proceso que deberá concluir en sólo 12 horas.

El Festival de Cine de Zaragoza está muy satisfecho con la celebración de este Certamen dentro de su programación puesto que es una forma más de acercar el cine y el propio festival a las calles, que Zaragoza y los zaragozanos sean testigos y actores principales del certamen, y qué mejor forma que trasladar los escenarios y a los directores a las propias calles de la capital aragonesa.