fbpx ¿Y si realmente Batman fuera un vampiro? - Cinemascomics.com
Cómics

¿Y si realmente Batman fuera un vampiro?

¿Y si realmente Batman fuera un vampiro?

Batman siempre ha intentado infundir miedo a los criminales, por eso lo han confundido a veces con una criatura sobrenatural de la noche, pero ¿y si fuera un vampiro? Astro City explora esta sombría posibilidad.

A pesar de no tener superpoderes reales, Batman ha dedicado un gran esfuerzo a cultivar una reputación casi sobrenatural. Haciendo que incluso algunos héroes que lo conocen se pregunten si es algo más que humano. Pero Bruce Wayne sigue siendo un hombre mortal. Pero… ¿Y si no lo fuera?

¿Qué pasaría si los rumores sobre Batman fueran realmente ciertos, y el Caballero Oscuro fuera una criatura sobrenatural de la noche? Sorprendentemente, el aclamado escritor de cómics Kurt Busiek realmente exploró estas posibilidades en su cómic Astro City, para el galardonado arco de la historia “Confesiones”.

Astro City explora el mundo de los superhéroes desde múltiples perspectivas únicas y hay una versión alternativa de Batman.

Cada número de la serie profundiza en un universo tan rico y variado como los universos Marvel o DC Comics, con personajes que se inspiran en los superhéroes más conocidos. Por ejemplo, el mejor campeón de Astro City es un ser increíblemente poderoso que vuela con un traje rojo y azul y se hace llamar “samaritano”. Al más puro estilo Superman.

Sin embargo, cuando llegó el momento de traer a los lectores la versión de Batman de Astro City, a Busiek se le ocurrió un enfoque único al presentar a su audiencia a Brian Kinney, un adolescente que se muda a esa ciudad y comienza a frecuentar lugares de reunión de superhéroes. Sin embargo, cuando Brian es atacado por un supervillano usa sus habilidades de artes marciales para derribar al ladrón, revelando que realmente está interesado en que uno de los héroes lo tome como compañero.

Esa noche, el Confesor, una misteriosa figura envuelta en túnicas de sacerdote negro y una máscara, se acerca a Brian y lo convierte en su compañero, Altar Boy. Esta versión alternativa de Batman lo entrena en técnicas de investigación de crímenes y lo lleva a patrullas regulares. Inicialmente, todo esto es muy divertido para Brian, que espera convertirse en un superhéroe y ganar el respeto que siente por su padre, un médico de buen corazón que murió en la ruina después de tratar a muchos pacientes de forma gratuita.

¿Y si realmente Batman fuera un vampiro?

Con el tiempo, sin embargo, Brian comienza a notar cosas extrañas sobre su mentor.

Como la forma en que solo aparece de noche, parece capaz de desaparecer a voluntad y aparentemente es capaz de cautivar a los ladrones con una mirada. Aunque Brian le pide al Confesor que le diga la verdad sobre sí mismo, el héroe enigmático solo se burla de Brian y le dice que use las habilidades deductivas que ha estado aprendiendo para encontrar las respuestas por sí mismo.

Sin embargo, Brian pronto se ve envuelto en misterios adicionales, cuando los héroes de la ciudad aparentemente comienzan a cometer crímenes, volviendo a los políticos locales y al sentimiento público en contra de ellos. Simultáneamente, un misterioso asesino en serie con poderes posiblemente sobrenaturales comienza a matar personas inocentes en Shadow Hill, el lugar más místico de Astro City. Preocupado, Brian investiga y descubre que el Confesor es un vampiro … pero que no está detrás de los asesinatos como sospechan algunas personas.

La historia se vuelve más interesante

Felicitando a Brian por su deducción, el Confesor revela que fue un ex sacerdote que fue mordido y transformado por un vampiro que había llegado mucho antes de que se construyera Astro City. Después de décadas de odio hacia sí mismo, el sacerdote se enteró de la existencia de superhéroes y decidió adoptar esa identidad él mismo, incluso usa una gran cruz en el pecho para causarle dolor intencionalmente y mantener su mente fuera de su sed de sangre. Mientras el Confesor afirma que tomó a Brian como socio para cumplir con su deber sacerdotal de enseñar, Brian sospecha que su compañero también quería un confidente después de tantos años de aislamiento. Algo parecido a lo que hace Batman con los Robins.

Trágicamente, después de solo días de compartir su historia con Brian, el Confesor muere. Pero puede exponer un complot alienígena para reemplazar a políticos clave y poner al público en contra de superhéroes para ayudar en una invasión. Peor aún, su identidad de vampiro está expuesta y el público cree que fue el asesino de Shadow Hills. Aunque frustrado por la forma en que el público elige empañar la reputación de su amigo, Brian se da cuenta de que el Confesor, al igual que su propio padre, eligió colocar lo que era correcto sobre cómo fue percibido por los demás.

Inspirado, Brian continúa entrenando, y cuatro años después, toma el manto de un nuevo Confesor en honor a su mentor.

Además de ser una reimaginación de la historia de Batman y Robin, “Confession” profundiza en la verdadera naturaleza del heroísmo y la responsabilidad de los superhéroes. Mientras Brian llegó a Astro City con la esperanza de convertirse en un superhéroe que el público admiraría y respetaría, sus experiencias con el Confesor le enseñan que el sentimiento público puede cambiar muy rápidamente. Lo que hace que la fuerza para hacer lo correcto en tiempos difíciles sea aún más importante.

Cuando Brian considera renunciar a la vida del héroe después de que las personas que intenta proteger le arrojan basura.

El Confesor le pregunta si hace lo que hace para que la gente les agradezca adecuadamente, o porque es lo correcto. Su observación refleja el dilema de héroes como Batman, Spider-Man y los X-Men. Quienes son habitualmente villanos cuando el público en general necesita un blanco fácil de culpar por sus problemas. Esto hace que el lector se pregunte por qué tienen que pasar todo esto los verdaderos héroes.

Además, el enfoque propio del Confesor de la heroicidad es único entre los superhéroes. Donde Batman usa su símbolo de murciélago como una forma de infundir miedo en los criminales que persigue, el símbolo de la cruz del Confesor convierte ese miedo y dolor hacia adentro, controlando la parte del vampiro. Constantemente recordando su monstruosa identidad, el Confesor todavía se esfuerza por ser una mejor persona y predicar con el ejemplo.

Al final, Brian ha seguido el ejemplo del confesor al tomar su manto. Sabiendo que será odiado y temido por el público que conoce la identidad vampírica del original. Sin embargo, él también acepta esto, dándose cuenta de que los delincuentes se enfrentarán al nuevo Confesor ahora humano con ajo, agua bendita y cruces, en lugar de pistolas y cuchillos. Lo que facilitará el trabajo de Brian. Es un final sorprendentemente edificante para una versión oscura de la leyenda de Batman.