Wolverine y su naturaleza violenta dividió a los creadores de Marvel
Cómics

Wolverine y su naturaleza violenta dividió a los creadores de Marvel

Wolverine y su naturaleza violenta dividió a los creadores de Marvel

El editor en Jefe de Marvel, quería que Wolverine nunca fuera abiertamente un asesino, sino que siempre estuviera al borde de eso, incluso si iba en contra del desarrollo de su personaje.

Wolverine siempre se ha destacado del resto de sus aliados en los X-Men por su disposición a utilizar medidas letales cuando sea necesario. Pero esta característica del querido personaje fue en realidad bastante controvertida entre algunos creadores de Marvel.

Mientras que los otros miembros más jóvenes de los X-Men tenían un fuerte sentido de moralidad en sus acciones, Wolverine siempre mataba a un enemigo si surgía la necesidad. Un ejemplo muy gráfico de esta diferencia ocurrió en Uncanny X-Men # 116, de Chris Claremont y John Byrne. Mientras viajan por la Tierra Salvaje, un grupo de X-Men se encuentra con un guardia. Mientras Nightcrawler planea usar sus poderes para derribar a la guardia sin que nadie lo note, Wolverine se escabulle y lo asesina. Cuando se reúne con el resto de sus sorprendidos compañeros de equipo, simplemente señala que el camino ahora está despejado. Wolverine acaba de matar a un hombre y para él eso no es gran cosa.

Wolverine y su naturaleza violenta dividió a los creadores de Marvel

Como explicó el mítico Chris Claremont durante una entrevista: “La idea era que Wolverine no era como los otros X-Men. Él es, cuando surge la necesidad, un asesino. Nightcrawler no lo es. Tormenta no lo es, ya que ella la ha matado, y eso la ha perseguido desde entonces. Wolverine, si la necesidad lo requiere, saldrá y matará a alguien. Fin de la historia. No lo pensaré dos veces. Fue un motivo de discordia con el editor jefe Jim Shooter”.

Jim Shooter siempre insistió en que todas las personas asesinadas por Wolverine habían sobrevivido, ya que no creía que un miembro heroico de los X-Men fuera un asesino.

Esto provocó una gran controversia entre editor y creadores.

Chris Claremont dijo: “El sentimiento de Jim Shooter era que los X-Men no matan, y él quería que estableciéramos que todos los guardias del Hellfire Club y los soldados de la Tierra Salvaje todavía estaban vivos en alguna parte. Estaban golpeados realmente mal, pero sobrevivian. Mientras que creo que John Byrne y yo sentimos que era muy importante establecer que Wolverine tenía esta letalidad interna.Algo que lo marcaba como diferente del resto de los X-Men”.

Jim Shooter también insistió en que Wolverine sea el comodín del equipo, siempre a punto de matar a alguien, incluso a sus compañeros de equipo. Claremont dijo que: “Lo que Shooter quería era que Wolverine tuviera la capacidad de volverse loco y matar, pero que nunca se le permitiera matar. Quería que Wolverine fuera un peligro potencial para los X-Men”. Uno de esos momentos llegó durante Uncanny X-Men # 143. Nightcrawler coquetea juguetonamente con Mariko frente a Wolverine y Logan lo ataca. Sin embargo, esto iba en contra de lo que estaban haciendo los creadores. Claremont explicó que habían estado “tonificando a Wolverine, haciéndolo más racional, la razón de esto es que no podría haber amado a Jean, no podría haber experimentado X-Men # 137… La respuesta de Wolverine fue crecer”.

Esto molestó especialmente a Dave Cockrum, otro creador que trabajó en Wolverine: “Cuando atacó a Nightcrawler por besar a Mariko debajo del muérdago… Vamos, él sabe que estas personas son amigos. Él no va a hacer eso… Quiero decir, eso no fue una amenaza. Eso aparentemente se hizo por orden de Shooter. Haz que Wolverine haga algo loco. Personalmente, creo que fue una mala elección. Eso es incompatible con lo que han hecho con él”.

Wolverine creó controversia entre editores y creativos de Marvel. Pero al final su imagen es la de un personaje que matará si hace falta.